Buscar

Cargando...
16

NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL - The Monsanto Years (2015)

NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL - The Monsanto Years (2015)

...hay que tener el escroto muy gordo o bien que con sus 69 tacos está de vuelta de todo para involucrarse en estos fregados y crear una obra tan combativa, con marcado carácter conceptual.... 


Lo ha vuelto a hacer. Sí, el maestro canadiense no ha faltado a su asidua cita musical anual con la que nos está acostumbrando en los últimos tiempos. 

Y lo ha hecho en el 2015 mostrando su vertiente más crítica, posicionándose con rotunda valentía. Si nos paramos a pensar en su trayectoria nada es extraño y nada sorprende a estas alturas pero, en este caso, hay que tener el escroto muy gordo o bien que con sus 69 tacos está de vuelta de todo para involucrarse en estos fregados y crear una obra tan combativa, con marcado carácter conceptual. Y ello merece destacarse muy por encima de ser mejor o peor disco. Porque con The Monsanto years nos hallamos ante uno de los álbumes-denuncia más significativos y osados de la historia, donde ataca sin tapujos ni disimulos a la multinacional agroquímica Monsanto por el uso de OMG’s como fuente de alimentos genéticamente modificados dentro de la fuerte controversia que acarrea respecto a su conveniencia, seguridad e impacto sobre el medio ambiente y sobre las personas. 

NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL - The Monsanto Years (2015) 2
Más allá de todo ello nos podrán decir que estamos ante una obra menor, que pertenece a la segunda división de NEIL YOUNG, que el más grande es cada vez más excéntrico, que debería hacer tal cosa y dejarse de rollos, que el disco falla porque no entiende los nuevos métodos sobre la agricultura sostenible, que existe mucha desinformación, que cae en tópicos y rumores, que… Nos dirán, nos dirán y nos dirán porque algo hay que decir de un artista de esta envergadura. Bueno, y por supuesto también el sector entusiasta y acérrimo que dirá y elevará sus bondades hasta exageradas cotas insospechadas. 

Intentando ser objetivo en mi pasión subjetiva por el legado de Neil Young no es su mejor disco, eso está más claro que el agua pero ¿y qué? Tampoco sé si es de segunda o de tercera división porque aunque lo fuera de regional preferente (por poner un símil futbolístico) el nivel es excepcional en comparación a la mayoría de artistas del espectro musical internacional. Y, todo sea dicho, mal que le pudiera pesar a algún crítico, erudito o aficionado del rock, estamos ante un auténtico ejemplo de supervivencia, el mejor de los dinosaurios, el que más se muestra creativo, constante, inquieto, con calidad y regularidad desde el período cretácico de la era mesozoica rocanrolera. Sí, eso mismo lo dije el año pasado con el Storytone. Exacto, y me repito otra vez más como el ajo. 

NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL - The Monsanto Years (2015) 3En su compromiso, en su lucha por el medio ambiente no faltan las referencias al motor de la vida, al amor. El mundo pende de un hilo, que el sol nos ilumine en un intento de mantener unida a la gente contra los codiciosos. Si la voz de Neil Young se muestra quebradiza en A new day for love es en Wolf moondonde se exhibe más frágil que nunca dentro de esas sonoridades acústicas que también lo identifican. Apuesto que cuervos, águilas, alces, peces e incluso campos de trigo agradecen esta defensa a ultranza de los prados, de los cielos, de los sembrados y de los mares. 

Mucha gente prefiere mirar a otro lado cuando en los telediarios salen niños que se mueren de hambre, cuando la gente lo pasa mal. Mucha gente prefiere escuchar canciones “chorras” sobre amor y, sin embargo, People want to hear about lovese erige como un auténtico himno de otro amor, el de la solidaridad y empatía por la gente más desfavorecida o por los hermosos peces que surcan la belleza muda de los secretos del mar. Eso también es amor. 

No se salvan de las críticas otras grandes empresas como la cadena de café Starbucks, como la petrolera Chevron o como la corporación de minoristas para grandes almacenes Wallmart. ¿Cómo, cuando vamos a recuperar nuestra libertad? Escoltado por Lukas y Mikah, los hijos de Willie Nelson, también antitrasgénicos declarados, Neil Young recibe con la banda Promise of the Real una auténtica inyección de sonidos que nos devuelven la esencia de los Crazy Horse. Ejemplo de ello es Big box”. 

NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL - The Monsanto Years (2015) 4
“Con los políticos fascistas y los gigantes químicos caminando del brazo”. Ese verso deA rock star bucks a coffee shop es una auténtica bomba, toda una declaración de intenciones. Estamos ante una prueba de elaborada resistencia e indignación y, lo mejor de todo, es que la envuelve entre silbidos. Digo lo mejor porque a pesar de la gravedad del asunto esos sonidos agudos siempre relajan, siempre resultan una grata sensación de bienestar emocional tanto en el emisor como en el receptor. En este caso nos podríamos acordar también de animales tan bellos como muchas serpientes que realizan una especie de silbido cuando están irritadas o amenazadas. Que los agricultores tengan libertad para cultivar lo que deseen y que las madres puedan saber lo que alimentan a sus hijos. El Workin’ man toma posiciones contra los que se han adueñado de las semillas. Nadie es dueño de la semilla sagrada (Monsanto years), las leyes de los hombres no pueden cambiar eso, el estribillo de Rules of change es una delicatessen, puro góspel. 

NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL - The Monsanto Years (2015) 5
Dijo el que fuera primer ministro socialista chino Zhou Enlai que "incurrir en el pecado del silencio cuando se debiera protestar, hace cómplices y cobardes a los hombres". También dijo el escritor y filósofo peruano Manuel González Prada que "la protesta en masa o colectiva no puede venir sin haber sido iniciada por una serie de protestas individuales: muchísimos seguirán el ejemplo, cuando algunos empiecen a darle". La sangre corre por las venas de la Tierra y no queremos que se desangre. Así, con I don’t knowtenía que acabar este reivindicativo disco donde Neil Young ha plasmado su protesta, su gran cruzada. Y sí, aunque el maestro canadiense sea el más grande esto es una auténtica lucha de David contra Goliat pero, lo mejor, insisto, es que ha puesto en el candelero algo que pasaba desapercibido para mucha gente. 

Incombustible, prolífico, genio, comprometido, activista. Ninguna ley mordaza podrá borrar su legado. Se llama Neil Young y es el más grande de la historia del rock (opinión subjetiva sin ánimo de ser compartida). Larga vida. Amén.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

16 comentarios :

  1. En estas fechas, de música vacía y con fecha de caducidad, se agradece otra obra del maestro. Recuperando buenas tonadas y furia suficiente como para que sea mi disco del verano. No es su mejor disco, ni puede estar entre las mejores porque el listón es insuperable y son otros tiempos, más jodidos si cabe. Si te gusta Neil Young te va a gustar este disco, seguro. Sigue en mi ipod y creciendo cada vez más. Tu análisis es estupendo, como siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Impresiona Tío Neil, por lo que hace, todo lo que hace y como lo hace. Qué vorágine compositiva la suya en los últimos 5 o 6 años es alucinante, y aquí encima con reivindicación con la que se podrá estar más o menos conforme, pero se moja.
    Habrá que estudiarlo a fondo.

    Brazzzzos.

    ResponderEliminar
  3. Ayer publiqué mi reseña en ZRS y mañana o el sábado irá en mi blog, me sorprende la forma tan similar en la que encaramos este disco, la carrera de Neil y su actual actividad. Me gusta el disco, por supuesto ideológicamente y también mucho musicalmente, dejando claro que sus POM ya estan en el olimpo y que dificilmente se repetiran, como dices este disco siendo no de primera fila en tan inmenso legado, deja en calzones a muchos.
    Me ha encantado esta reseña con la que coincido plenamente.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El maestro hace lo que estima oportuno y nosotros lo disfrutamos, GENIOOOO!!!!, un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo pedido y antes he solicitado me informen del precio en vinilo. No me gustaría volver a pagar los 74,90 € que me cobraron por su anterior "Storytone". Es, lo se, un tanto indigno iniciar mi comentario hablando de dinero y de Neil Young pero, lo cortés no quita lo valiente, empiezo a estar un poco cansado de las últimas aventuras del canadiense y, si para mayor inri, pretende subirse económicamente a la parra, pues va a ser que no. Y me dolerá tomar esa decisión (ojalá no sea el caso) ya que tengo toda su colección (incluidos numerosos bootlegs) en vinilo. Vale por su posicionamiento político (no podía ser de otra manera), por su apuesta con los hijos de Willie Nelson (que hace al disco más interesante si cabe) pero dado lo exiguo del fondo monetario (no del Internacional, del mío digo) tendré que elegir entre lo último de Neil o algo más emocionante. Insisto, ojalá no sea ese el caso.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
  6. Muy loable su actitud, admirable, pero musicalmente me suena a versionearse a sí mismo. Esta canción nueva ya la he escuchado con otro título. Comparto sus ideas pero necesito que su música me transporte como siempre lo ha hecho. Claro que el señor Young merece más escuchas, confío en que me aporte algo. Yo también estoy haciéndome mayor y más cascarrabias.

    ResponderEliminar
  7. Me parece que no vais muy desencaminados, ni Neil en sus protestas y avisos ni el redactor de esta entrada en su llamada a la reacción ya sea esta individual o colectiva. Muchas veces doy las gracias a mi concepción personal de Dios, porque en mi tierra no haya petróleo ni gas ni ningún otro objetivo codicioso. Sí, en cambio, tenemos el paraiso en forma de playas y montes y ,uchas veces pienso en si el dichoso e intangible, etéreo, eje del mal, lo que tiene reeervado para el sur de europa, italia, portugal, grecia o españa; son precisamente un destino paradisiacompara los esteesados norteños, con las infraestructuras y hoteles ya construidos y con el factor humano amprecio de saldo.

    El planeta está regido por intereses, por El Capital y por los empresarios cornudos, avaros y deshumanizados. Armas, petróleo, semillas,,,, estamos en guerra, Johnny,mpor si nadie se ha dado cuenta.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  8. No me ha llamado la atencion me parece irregular y con descartes en su mayo parte. cierto que hay un puñado de canciones magnificas pero veo que el artista se esta dispersandio en demasia. Respecto a la cuestón de denuncia es evidente que la apoyo pero no me creo mucho al artista que varia de ideas cada tiempo y sus veleidades comerciales no son muy acordes con lo que prpugna

    ResponderEliminar
  9. "Mucha gente prefiere mirar a otro lado cuando en los telediarios salen niños que se mueren de hambre, cuando la gente lo pasa mal. Mucha gente prefiere escuchar canciones “chorras” sobre amor y, sin embargo, “People want to hear about love” se erige como un auténtico himno de otro amor, el de la solidaridad y empatía por la gente más desfavorecida o por los hermosos peces que surcan la belleza muda de los secretos del mar. Eso también es amor": Dios mío, qué asco me da le gente que pasa de la política, como si pasar de la política fuera posible. (Y perdón a quien se sienta ofendido.) No he oído todavía el disco, pero tu reseña me vale por ahora. Si Neil Young no es el más grande, bien que hace por parecerlo.

    Un abrazo, Johnny, hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es política Gonzalo, si no nos posicionamos en torno a lo que somos, quienes somos y lo que quermos nada se mueve y eso es un letargo tan parecido a una muerte dulce que no mola nada, todos somos juez y parte en lo que ocurre, los que pasan y miran a otro lado tambien, aunque no se lo quieran decir al tipejo del espejo.
      Salud y un abrazo.

      Eliminar
  10. Johnny ,
    Todavía no lo he escuchado , pero este tema no está mal, y también el mensaje que da a conocer y que tan bien detallas en tu artículo. Otra cosa es la credibilidad del artista con su mensaje , después de montar su maquinaria PONO (no sé si en este país se lo ha comprado alguien) es un poco desconcertante , pero como no voy a investigar ni juzgar nada de sus negocios me quedo con su música, El resto de lo que hace (lo mismo con Dylan o Van Morrison ambos cargados en el $ con sus directos) me importa poco. Que siga la música!
    Abrazos,

    ResponderEliminar
  11. Así lo veo yo, apreciado Antonio, sin ser su mejor disco, un listón demasiado alto, es un gran álbum, como casi siempre con este fenómeno del rock.

    Exacto Savoy, se podrá estar más o menos conforme, pero se moja sin pelos en la lengua. Estudia, estudia.

    Es lógico que coincidamos en la apreciación sobre este disco, mysuperfriend Addison, porque tenemos gustos, principios y pensamientos muy similares.

    Ahí Silvo, en mayúsculas: GENIO.

    Pues a mí Javier, la única obra de Neil Young que me ha decepcionado de los últimos tiempos es “A letter home”, las demás (“Le noise”, “Americana”, Psychedelic pill”, “Storytone” y este “Monsanto years”) me parecen de un nivel evolutivo encomiable, al alcance de elegidos para la gloria, de los que envejecerán bien, cosa que poquísimos dinosaurios pueden conseguir.

    Quizás”A rock star bucks a coffee shop” pueda recordar mucho a “Like a giant” del “Psychedelic pill” por los silbidos. Yo creo que el disco es muy bueno, Millan65, que crece en cada audición aunque siempre nos evoque cosas del más Grande y no supere al pildorazo psicodélico mencionado por ejemplo.

    Me parece muy, muy, muy (al cubo) interesante tu comentario, apreciado tocayo Ned. Más allá de matices es una llamada a la reacción. La codicia es uno de los grandes males de la humanidad.

    A mí me parece un buen disco Bernardo. Digo “buen” y no digo “sensacional” u “obra maestra” pero mejor que las nuevas publicaciones actuales de la mayoría de artistas de dilatada trayectoria. En cuanto al tema de denuncia no he visto ni observado contradicciones ni incoherencias, quizás sí detalles u opiniones demasiado extravagantes pero eso lo achaco más a su espíritu indomable.

    Es que grandmaster Gonzalo, la gente que calla o mira hacia otro lado es la que da alas a las injusticias. Después podemos estar más o menos de acuerdo con determinados detalles pero como dice Addison todos somos juez y parte en lo que ocurre y hay que posicionarse.

    A mí me parece, amigo Jordi Digital33rpm, que a Tito Neil se la pela ya todo, que cuando se le pasa una cosa por la cabeza va a muerte, con los márgenes de error que pueda cometer. En realidad eso le pasa a todo aquel que está convencido de algo y quiere hacer partícipe de ello a los demás. El disco es bueno, si cerramos los ojos y escuchamos atentamente sin comparar con su trayectoria lo es más pero tampoco es que sea para lanzar cohetes en mi opinión.

    Se agradece la deferencia en dejar comentarios. Ojalá le queden muchos discos más a Neil Young. Abrazos a tutiplén.

    ResponderEliminar
  12. Un gran disco. Me gusta su música y admiro su actitud.

    Quizá es que he alcanzado es incierta edad en la que las cosas se valoran de otra forma.

    Gracias maestre, JJJ, amigo.

    ResponderEliminar
  13. Sin haber alcanzado esa incierta edad, ya falta menos, pienso como tú, querido Alberto, sobre la música y sobre la actitud de Neil Young. Abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Creo que voy a romper mi costumbre de añejar los discos nuevos de Tito Young ! tantos amigos no pueden estar equivocados ...jaja
    Un abrazo gran Johnny y perdona la tardanza en visitarte

    ResponderEliminar
  15. A mí con Neil Young me encanta estar al día, apreciado Luther, es un crack absoluto. Abrazo, my friend.

    ResponderEliminar

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER