5

THE CLIENTELE - Music for the age of miracles (2017)

THE CLIENTELE - Music for the age of miracles 1

...una delicatessen en toda regla, con una carga artesanal melódica asombrosa, de una belleza melancólica y otoñal espectacular, extraordinariamente rica en minuciosos arreglos de piano o de instrumentos de viento y en embaucadores coros...

No es moco de ningún pavo el retorno de los británicos THE CLIENTELE siete años después de “Minotaur”. Se podría especular que es demasiado tiempo pero, a la vista del resultado, es mejor hablar de una justa duración que les devuelve la riqueza que atesoran como banda de culto independiente.

THE CLIENTELE - Music for the age of miracles 2
Music for the age of miracles es una delicatessen en toda regla, con una carga artesanal melódica asombrosa, de una belleza melancólica y otoñal espectacular, extraordinariamente rica en minuciosos arreglos de piano o de instrumentos de viento y en embaucadores coros.

Seguramente los amantes de la música de Belle & Sebastian o de Dean Wareham, tanto en solitario como con sus legendarias bandas Galaxie 500 y Luna, hallarán el mejor sustento y refugio en esta obra de la banda del londinense Alasdair MacLean. Se podría decir que en esa línea evolucionan hacia parámetros más dulces e, incluso, con ciertas connotaciones más lisérgicas y orientales.

THE CLIENTELE - Music for the age of miracles 3
The neighbour”, “Lunar days”, “Falling asleep o Everyone you meet son elegancia pura, distinción británica aunque exista una base de rock alternativo americano. Con similar orientación y casi alcanzando la bóveda celeste despuntan Everything you see tonight is different from itself y The circus”.

Por su parte pasajes instrumentales comoLyra in April”, “Lyra in October o North circular days reflejan la madurez y el firme propósito de plasmar una ambientación añeja.

THE CLIENTELE - Music for the age of miracles 4
La recta final conConstellations echo lanes es de cruzar galaxias siderales para conmover con una extraordinaria perfomance poética, The museum of fog”, y culminar con ese colofón casi sobrenatural que es The age of miracles”.

Es difícil, francamente difícil, no quedarse prendado de tanta sensibilidad. Por ello es fácil conjeturar que el flechazo pueda derivar en amor eterno, ese que cuando pasen los años provocará volver a esta milagrosa obra de pop onírico alternativo. Porque estas hojas son perennes y difícilmente caerán por el transcurso de los tiempos.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

5 comentarios :

  1. Hace un par de meses más o menos empecé con él. No termino de engancharme a la primera, pero la verdad es que enseguida me fui a Polonia y a la vuelta no lo recordaba y no lo he recuperado. Seguro que debo darle más cancha, pues siempre me gustaron estos tipos, así que además de reseña has escrito para mi, un recordatorio y un motivo para animarme a retomar el disco.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Estuve no hace mucho leyendo un artículo sobre la banda en la revista Shindig!, y ya entonces me llamó la atención. He escuchado algunos cortes y, la verdad, después de la convicción empleada en esta entrada ya entra dentro de las posibles y futuras adquisiciones.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
  3. Guardaba buenos recuerdos de esta banda. Con la aparición de este disco, se vuelven a poblar los suelos de hojas doradas.Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hace algunas semanas me lo pasaron en formato digital junto a otras delicatessen y la verdad que crece con cada escucha.Saludos

    ResponderEliminar

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER