9

RAY DAVIES - Americana (2017)

RAY DAVIES - Americana 1

...a favor tiene tantos argumentos como los expuestos y, en contra, principalmente, el de  competir con un buen número de propuestas alternativas más juveniles o de nombres de culto que aportan bastante más a la actualidad y que muchas veces son ninguneadas...

Bueno, pues parece ser que ya está comenzando a disminuir la agitada marejada sobre la nueva publicación del venerable RAY DAVIES. Lo cierto es que he asistido impertérrito, cauteloso y hasta incluso desconcertado, a una desorbitada batería de reseñas, artículos y, sobre todo, de dispares opiniones vertidas sobre esta obra en las redes sociales, tantas que poca novedad creo que un servidor pueda aportar, aunque al final….¿Por qué no opinar fuera de todos esos tendenciosos y apasionados círculos si es un disco que me gusta aunque no lo considere para tirar cohetes e iluminar una noche con fuegos artificiales? 

RAY DAVIES - Americana 2
Helo aquí, pues, mi turno tras haberme hinchado a escucharlo tantas veces como Dios manda, seguramente más que muchos opinantes y menos que bastantes juzgadores. Por partes. 

1. Ese revuelto anglosajón de sonidos americanos y británicos con aires bucólicos y la escolta de los Jayhawks es resultón en Americana, un título que, todo sea dicho, no me gusta nada. No voy a reflexionar ni profundizar sobre ello pero, junto a la portada, me huele mal el enfoque. 

2. Como álbum me parece el mejor que he escuchado desde el “Misfits”. Demasiado ha llovido desde el 78 y, por tanto, con carácter subjetivo, considero que tiene su mérito. Ojo, canciones buenas siempre ha tenido pero muchas más de morralla para redondear discos desde el mencionado trabajo. Ya puestos aprovecho para recordar que el nombre de Ray Davies es solamente conocido a nivel popular por los fans de los Kinks y frikis de la música más diabólica, nada comparable a Jagger, Dylan, Lennon,… Tremenda injusticia. 

3. Más. Mi tendencia a infravalorar a los clásicos intocables que tras décadas en la pomada poco aportan y mucho se les eterniza siempre tiene excepciones que confirman la regla. Por tanto, a Americana le veo más virtudes que defectos si lo comparamos con bastantes de las llamadas “instituciones clásicas del pop-rock”. No citaré nombres ni obras, me los guardo para charlas amistosas privadas, pero los hay para dar y vender. 

RAY DAVIES - Americana 3
4. Si todo el disco hubiera sido como el trío de ases inicial (Americana”, “The deal y Poetry) pocas dudas quedarían de que estamos ante una obra maestra o, cuanto menos, una atípica resurrección en toda regla. Por cierto, no he leído nada al respecto pero The deal, de la que seguro tiene la bendición de Bowie desde los cielos, no es un tema nuevo, ya me impactó en algún directo hace más de 10 años junto al excelente grupo americano Yo La Tengo. 

5. Para toparnos con otros temas de nivelazo, después del apabullante inicio, hay que rodar hasta The great highway, ideal para fans de Chuck Prophet, o hasta esa joya final que es Wings of fantasy, donde recoge el testigo de los tiempos ochenteros de los Kinks. Ambas me recuerdan aquel “The road”. 

6. En cuanto a Message for the road no he llegado a localizar, leer o escuchar ningún elogio. Todo negatividad, que si es aburrida, banal, muy lenta,… Pues este dueto con Karen Gortberg me parece de mucho sentimiento y ya veríamos algunas opiniones negativas si la teclista se lo hubiese cascado con Gary Louris. Donde sí he constatado lógicas coincidencias sobre el dueto vocal es en esa especie de alegre opereta titulada A place in your heart. Algo es algo, algún consenso es importante en estos tiempos. 

RAY DAVIES - Americana 4
7. No están mal Mystery room, la onda tribal de Change for change o las aproximaciones al swing en I’ve heard that beat before, pero no son nada del otro mundo. Y bastante menos esas especies de monólogos recitados que son Silent movieo The man upstairs, habría que saber la intención de las mismas si es que el álbum pretendía tener un concepto homogéneo. 

8. Absolutamente nada he leído o escuchado de A long drive home to Tarzana y poquísimo de The invaders. Una pena, tanto pelar a favor y en contra y se subestiman estas perlas, la primera repleta de sensibilidad y la segunda de esencia campestre. 

Resumiendo, a favor tiene tantos argumentos como los expuestos y, en contra, principalmente, el de competir con un buen número de propuestas alternativas más juveniles o de nombres de culto que aportan bastante más a la actualidad y que muchas veces son ninguneadas por aquellos que solamente están pendientes de las “instituciones clásicas”. Difícilmente Americana podrá entrar en una lista de, por ejemplo, dos decenas de mejores discos del año en curso (a día de hoy podría citar una docena que se lo comen con patatas) pero puedo prometer y prometo (como decía Adolfo Suárez) que no habría perdido el tiempo en dedicarle unas líneas si el disco me hubiese disgustado o lo considerase mediocre como pienso de tantísimos otros.

Y concluyendo, un lujo que Ray Davies esté vivo y que todavía nos brinde grandes canciones. Ahí queda, dejo el resto para los catedráticos de las heterogéneas opiniones y para los amantes de los debates feisbukeros y twitteros. Que cada palo aguante su vela y que Dios nos pille confesados.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

9 comentarios :

  1. Los discos son sus canciones. Y este tiene 5 estupendas: "Americana", "A Place in Your Heart", "I've Heard That Beat Before", "The Great Highway", "The Invaders".
    A mi juicio el título es una declaración de intenciones y, como seguidor de ese estilo, una reivindación de la "americana", la hija mestiza del country y el rock.

    Una ponderada reseña; hablaremos "off the record" de esos grandes nombres en nuestro próximo encuentro.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. He actuado de manera similar a la tuya. Y debo decir que coincido bastante sino mucho en tus apreciaciones. No tengo pensado esciribr crónica sobre "Americana", la verdad. Creo que me ha gustado un poco menos que a ti.
    Sería interesante para esas charlas entre amigos el asunto del título y la verdadera esencia estilística del disco.
    No obstante Ray Davies no es Bowie, ni Dylan, ni Jagger porque la luz mediatica no quiere, pero es tan grande como estos y en ocasiones mayor.
    P.D. También escuché bastante este disco en un primer momento, pero Hitchcock me lo tapo con su último artefacto.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. La reada de comentarios que ha traído este disco pueden servir en clase de antropología para confirmar que Ruth Benedict tenía razón con sus ideas sobre el relativismo cultural. Por eso, la mejor música es la que le gusta a cada quien. Y la prueba es que no se conoce persona alguna que se queje de tener mal gusto musical. Una aclaración: Change for Change no creo que sea catalogable como música tribal. Estoy casi seguro que Ray Davies tomó como referencia para esa canción las grabaciones que hizo la Alan Lomax Collection en la prisión se San Louis Missouri. Todo ello con el afán de presentar su disco como un retablo musical de USA.

    ResponderEliminar
  4. Yo he sido uno de los que he escuchado y vertido comentarios en torno a este disco. He leido post en los que alguna persona ha rebatido comentario a comentario de los que se han publicado en la red. Solo decir que la sola fusión de Jayhawks y Davies, ya de por sí, genera una expectación previa que dificilmente va a permitir hacer juicios parciales de esa obra.
    Yo sólo decir que me parece un disco digno de escucha, de analisis, y de muchas cervezas en la barra de un bar musical, rodeado de buenos musiqueros como todos vosotros.
    Davies y los Jayhawks, no estaban obligados a hacer el disco del año... tan solo han hecho un disco que yo tengo y tendré. Me imagino que cuando te llamar Ray DAvies y ademas eres SIR, y ademas te acompañan una de las mejores bandas de AMERICANA de todos los tiempos, pues tienes derecho a publicar lo que te venga en gana.

    ResponderEliminar
  5. Esta polémica la tenemos servida cuando son músicos de esta categoría (véase anteriores con Dylan, Stones o Bowie). Para mí es un sinsentido ya que en la música arranca emociones que surgen desde la propia experiencia interna, son valoraciones subjetivas que son difíciles de discutir cuando son legítimamente tuyas. Tienes razón en todo lo que dices. El disco tiene una cuantas canciones de un nivel incontestable, de alguien que sigue escribiendo la historia de la música con cada composición, y eso es mucho. Abrazo Johnny

    ResponderEliminar
  6. Coincido bastante contigo en tus comentarios, aunque sólo apriori. Todavía no lo he escuchado. Eso sí, he leído crónicas que hablan de él como si fuera el mejor disco de la historia. En mi opinión, creo que debe ser ni lo uno no lo otro: ni el mejor disco de la historia, ni el resultado del injusto ninguneo histórico hacia Davies y sus Kinks.

    Dicho lo cual, me gustaría felicitarte por el post. Enhorabuena.
    Un abrazo, master!

    ResponderEliminar
  7. La mayoría de las críticas que he leído sobre el disco son positivas, sin ser un disco que se pueda catalogar como una obra maestra, calificación que creo que a estas alturas al amigo Ray Davies se la debe soplar. No he escuchado aun el disco y, de hecho, estaba esperando a ver la postura que tomaban las opiniones que más estimo para decantarme sobre una futura adquisición o no del último trabajo de Ray. Si su "Working´s Man Cafe" me pareció muy digno, este su "Americana" con el añadido de The Jayhawk debería sumar más que restar, tanto por el valor indiscutible de artista inglés como por la excelencia de la banda americana.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
  8. Me identifico mucho con lo que dice Antonio, las polémicas con los artistas de mucha categoría me parecen un sinsentido. Y lo importante es eso, que todavía Ray hace grandes canciones, algo que muchos ni eso. Otra cosa es que se diga que es el mejor disco del año y se exageren las posturas. Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Pues, no, no chochéa aún el amigo Ray. De las cinco o seis canciones que he oído, puedo decir que me han gustado todas bastante. Alguna me ha enganchado y la he tarareado durante un par de días, no me la podía quitar de la cabeza. A mí me gusta más el típico sonido inglés de los primeros tiempos de los Kinks, pero esto no está nada mal. No señor. Me quito el sombrero otra vez. Laarga vida el rey.

    Buen post Johnny, como siempre.

    Saludossssssss

    ResponderEliminar

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER