12

TELEVISION - Marquee moon (1977) - 40 años de oscuridad y de modernidad

TELEVISION - Marquee moon (1977) 1
...recolectó, amasó y troqueló el suculento patrimonio de la Velvet Underground... para volar muy alto, para lamer las heridas con esas guitarras... el noctambulismo más sensible y amargo... la desgarradora grandeza de uno de los discos más fundamentales de la historia del rock...
Hoy, 8 de febrero del 2017, se cumplen 40 años desde la publicación del fundamental, seminal y esencial debut de TELEVISION. Estamos hablando de, nada menos y nada más, el Marquee moon, una obra que, pese a su mérito, influencia y reconocimiento por parte de críticos y entusiastas simpatizantes, se mantiene como uno de esos discos llamados “de culto” puesto que no ha obtenido una trascendencia popular acorde a la calidad e importancia de su contenido. 

TELEVISION - Marquee moon (1977) 2
Para rendirle un merecido homenaje creo que tendríamos que contemplarlo con el uso de la máquina del tiempo hasta trasladarnos a un año clave de cisma roquero. Aunque algunos iluminados ya podían barruntar lo que se avecinaba, el año 1977 supuso, al fin y al cabo, la ruptura definitiva con unos sonidos setenteros que cada vez daban más signos de agotamiento. De una mayoría es sabido lo que en Europa implicó durante aquel año el “Never mind the bollocks” de los Sex Pistols pero lo que no resulta tan popular, salvo para frikis y amiguetes de las catacumbas rocanroleras, es la tremenda magnitud del CBGB neoyorkino. 

Es allí, en el célebre club underground de punk-rock y new wave donde se cocieron un buen número de propuestas musicales con vital importancia en el devenir de la música popular. Ramones, Blondie, Talking Heads,… fueron su cara más divulgada, pero allí, entre sus subterráneas paredes, transitaron otros nombres, tanto o más fundamentales pero menos afamados, como por ejemplo TELEVISION, la banda del egregio Tom Verlaine

TELEVISION - Marquee moon (1977) 3
Digamos que Marquee moon fue, salvando honrosas excepciones menos obvias (como por ejemplo el homónimo de los Modern Lovers o el “Rock ‘n’ roll animal” del mismísimo Lou Reed), la primera gran obra musical que recolectó, amasó y troqueló el suculento patrimonio de la Velvet Underground. Digamos también que, además de su inclinación velvetiana en esta irrepetible masterpiece, el talento del Sr. Verlaine se aproximó tanto al pretérito reinado del glam de Bowie o Bolan como a la actitud y urgencia del punk coetáneo. 

Ocho coplillas, para qué más, sin residuos ni despojos. Muy difícil elegir una favorita. Quizás guardo especial cariño y devoción por Friction, la primera que escuché, con ese halo de “no futuro”, de desesperanza, de que los chicos acabarán de bruces entre barrotes de una pestilente mazmorra. 

TELEVISION - Marquee moon (1977) 4
Pero al loro con ese inicio. See no evil es para volar muy alto, para lamer las heridas con esas guitarras que, entre Tom y Richard Lloyd, se muestran provocadoras antes de apostar por la melancolía en un tributo a la divina belleza como Venus”, o por la hipnótica y oscura profundidad de escuchar la tormentosa Marquee moon que da título a esta emblemática POM (puta obra maestra para aquellos lectores que desconocen el significado de este vocablo). Fred Smith al bajo y Billy Ficca a la batería completaban un cuarteto de leyenda. 

TELEVISION - Marquee moon (1977) 5
Más crápula, y al mismo tiempo más iluminada es Elevation. No me extrañaría que en un posible sondeo fuese la preferida de los más fans. El noctambulismo más sensible y amargo se exhibe en Guiding Light, de esas canciones que crecen en sucesivas audiciones, tal y como seguramente haya podido sucederle a alguien a lo largo de estas cuatro últimas décadas tras escuchar y estremecerse con Prove it

Muy atinadamente se clausura este clásico con Torn curtain, conteniendo las lágrimas, para recordar un pasado que dejó una indeleble huella, algo similar a lo que es en conjunto la desgarradora grandeza de uno de los discos más fundamentales de la historia del rock. Llegarían más destacables trabajos de Television (“Adventure”, "The blow up") o de Tom Verlaine en solitario, pero nunca más tan geniales y tan monumentales como el Marquee moon. 

Please, que nunca se haga muy popular, que una minoría privilegiada de resistentes podamos continuar disfrutando del más moderno y vanguardista disco de los últimos cuarenta años.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

12 comentarios :

  1. Sorprendentemente nunca le he pillado el punto a "Marquee Moon", Johnny. Voy a volver a escucharlo por respeto a tu criterio, y porque el análisis que haces es muy atinado.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Tom Verlain es muy talentuoso influencio claramente a The Church,Lloyd Cole and The Commotions o The House of Love.
    Personalmente ,nunca he conseguido conectar al 100% con su musica,ni siquiera el Marquee Moon.

    Los 80s fueron mejores ,salvo raras excepciones como Neil Young o Van Morrison

    ResponderEliminar
  3. En la columna vertebral de la historia del pop, obra maestra absoluta; predicadores de la palabra de Cale y Reed, llegaron más lejos. Aún sigue siendo minoritario y eso lo hace más grande. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Uno de los discos que mejor representa el sonido crudo de las guitarras post-punk de los últimos 40 años. Demoledor. El Lloyd de Television y el Quine de Richard Hell & The Voidoids son los mejores guitarristas de la generación del rock de los 80, y este "Marque Moon", con un Verlaine totalmente inspirado en sus composiciones, es un disco que ya ha alcanzado el estatus de mítico.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
  5. Uno de mis discos favoritos de todos los tiempos. Qué más puedo decir.

    Saludosssssssssssss

    ResponderEliminar
  6. Yo lo puedo resumir como uno de los discos clave de mi vida, aparte de todo lo que tu relatas. POM absoluta. Yo también celebro que siga en ese esatado místico de semi-degradación popular.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que este disco resume por dónde iban los tiros en aquella época. Sonido oscuro, guitarras más tendentes a los fraseos que a los solos, rehuyentes de virtuosismo, sobriedad vocal... un gran disco.

    Un abrazo, master!

    ResponderEliminar
  8. Disco de la vida para mi, ya lo sabes bien Cosmic Master. Con él algunos aprendimos que lo importante era la calidad/emoción de las notas -en una eléctrica- más que el número por segundo de ellas o el volumen a disponer. Verlaine y cia asimilaron como nadie esa emoción desde la Coney Island del Maestro y realizaron algo que, para mi al menos, resulta completamente irrepetible. Bravo Johnny, como siempre pero esta vez si cabe incluso más. Y abrazo guzzero, desde luego.

    ResponderEliminar
  9. Una obra maestra irrepetible, amigos. Como bien dice Don Guzz, asimilaron mejor que nadie la emoción del maestro Lou. Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. yo cuando los vi en el Azkena hace 2 años, que lo tocaron enterito, entendí mucha parte de su grandeza, aunque ya me gustaba claro.

    Brazzzos.

    ResponderEliminar
  11. que suerte verles en el azkena entre los cinco discos de mi vida

    ResponderEliminar
  12. Llegue tarde, muy tarde a este disco. De hecho lo compre y no le hice mucho caso durante años. Creo que hoy entiendo lo que significa. Andaba yo metido en Patti Smith y en Lou hasta las trancas so, era un paso bastante natural ... supongo. Gran post!.

    ResponderEliminar

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER