Buscar

Cargando...
6

LANUCA - Tibia turbia (2017)

LANUCA - Tibia turbia 1
...la mayor aproximación realizada en España al 'Street hassle' de Lou Reed, aunque esa afirmación pueda aparentar una osada barbaridad...
Ángela Bonet acaba de dar un paso más en su trayectoria musical al frente de su alter ego LANUCA, completando una trilogía que mantiene la unidad argumental tras "Pómulo" en el 2013 y "Gran mandíbula" en el 2015, pero que con este tercer episodio considero que crece en capacidad seductora para un número mayor de público. Sí, los suficientes nos podíamos imaginar algo así por potencial, por sensibilidad y porque además vuelve a estar muy bien escoltada por el egregio Manolo Bertrán de Doctor Divago a las guitarras, por Dani Cardona en la producción y percusión, y por Ana Santos (de Artico) a los teclados. A todos ellos se suma también en esta ocasión Vanessa Juan de Galavera con el cello. 

Hay que decirlo y, si hace falta, destacarlo con negrita. Porque estas cosas no suceden con frecuencia. Al menos no rebosan con tanta claridad, con tanta originalidad y con tanta calidad. Todo, absolutamente todo “es por amor”, sin tapujos ni medias tintas, desde el primer verso en que “todos los pianos suenan al mismo tiempo” hasta ese “me derrites con tu voz”. 

LANUCA - Tibia turbia 2
La sensación a lo largo de todo el disco es como si flotásemos en un espacio intangible de armonía donde el velvetismo más melódico adquiere profundidad y consistencia. No en vano me evoca y me parece la mayor aproximación realizada en España al “Street hassle” de Lou Reed, aunque esa afirmación pueda aparentar una osada barbaridad, al menos entre las que han llegado a mis pabellones auditivos. Digo esa referencia de la infravalorada obra maestra del 78 por esa especie de minimalismo de cámara con pop-rock épico. Apuesto que el padre del rock alternativo estará bendiciendo desde los cielos (o desde los infiernos) las siete coplas que componen este brillante trabajo. 

Con Es como amor fascina desde el primer instante tanto como la mejor de las caricias, hasta incluso llegar a entender que las plantas o el océano cumplen las funciones del ciclo vital de la naturaleza gracias a los sentimientos más afectivos. Mucha sustancia, mucha palpitación hay también en Pétalo de abismo”. 

Sorprende gratamente que a estas alturas de la vida se acuerde alguien de una exquisita canción de Luis Sancho Monleón, el mítico cantante valenciano de boleros y pasodobles, más conocido como Jorge Sepúlveda. Fenomenal y originalísima adaptación de la emblemática Mirando al mar que a partir de los años 40 marcó a buena parte de aquellas generaciones. 

Más intimismo, más “molestia callejera” desde lo más tierno y sensible, con guitarras que rugen en Besos tormenta y en Mi revolver, ese que no deja de apuntar a tu interior. 

Un instrumental muy apropiado como BBB sirve casi para introducir el final de Tibia turbia que, cual si estuviese bajo el influjo de tito Lou en trance, en éxtasis, o de una oculta gran estrella como Chris Bell, da la impresión definitiva de que nos hallamos ante un disco cósmico, de esos que nos hacen falta. Hay que recalcarlo, Lanuca continúa sumando. 



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

6 comentarios :

  1. Pues si, originalísima. Y esa versión marciana de Mirando al mar es muy curiosa. No conocía a esta valenciana que sabe arroparse muy bien con Manolo Beltrán y los demás que nombras.

    Saludosssssss

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor la version para mi gusto de largo al combinar esa ensoñacion marina con un riesgo musical evidente. Me sobra el instrumental . El resto excelente con un toque avant garde A mi juicio como si la Velvet se hubiera instalado en Paris . Un notable disco desde luego

    ResponderEliminar
  3. "La sensación a lo largo de todo el disco es como si flotásemos en un espacio intangible de armonía donde el velvetismo más melódico adquiere profundidad y consistencia". Me quedo con este párrafo de tu estupenda reseña Johnny. Con todo el respeto y valorando los tres trabajos en su dimensión, creo que consigue aquí la redondez y equilibrio justo, la última pincelada.
    Una delicia que me tiene atrapado desde el otro día y de la que en breve hablaré, aunque tras leer tu entrada se lo piensa uno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Iguales de originales me han resultado tanto la reseña como el tema que has puesto.

    Un abrazo, master!

    ResponderEliminar
  5. No has podido describir mas exacta la sensación al escuchar el disco.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Está evolucionando muy bien. Me gusta eso que dice Bernardo de que es como si la Velvet se hubiese instalado en París. La versión de Mirando al mar es superoriginal. Abrazos.

    ResponderEliminar

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER