Buscar

Cargando...
10

THE NEW TROCADEROS - Thrills & chills (2015)

disco NEW TROCADEROS Thrills & chills
...porque con “Thrills & chills” se nos puede producir un cortocircuito mental por exaltación y excitación ante tanta emoción y escalofrío que provocan todos y cada uno de sus adictivos pildorazos... 

En circunstancias saludables generalizadas, esas que valorasen objetivamente el buen rock and roll como actividad de ocio y disfrute de dicho hobby a lo largo de la vida, no habría margen de dudas acerca del vendaval sónico con el que tras tres singles o Ep's (“Money talks”, “Kick your ass” o “Frenzy in the hips”) publicados desde el 2013, han consumado su debut de larga duración los NEW TROCADEROS. Y, a buen seguro, en esa coyuntura, obtendría esta rodajilla un más que notable reconocimiento a nivel popular por utilizar las guitarras para engendrar un brillantísimo cóctel de punk, pop y rock and roll de pura cepa.

THE NEW TROCADEROS - Thrills & chills (2015) 2
Porque con Thrills & chills se nos puede producir un cortocircuito mental por exaltación y excitación ante tanta emoción y escalofrío que provocan todos y cada uno de sus adictivos pildorazos. Sí, fijo que alguien dirá que no hacen nada nuevo (cosa que se podría decir de todo Cristo) pero hay que reconocer que el proyecto de Kurt Baker junto a Brad Marino y Geoff Useless engancha, es coherente, honesto y, sobre todo, resulta muy beneficioso anímicamente ante tanta novedad musical cansina y aburrida. Y es que estos americanos se muestran espléndidos a la hora de aplicar cada una de sus influencias, desde la new wave con nombres como Jim Carroll o Rockpile (el fugaz pero inolvidable proyecto de Dave Edmunds y Nick Lowe) al powerpop de los Undertones o The Beat pasando por referencias sixties como The Kinks o Beach Boys, por el mejor rock setentero de los Rolling Stones o de los Flamin Groovies y, hasta en un momento determinado, por el garage escandinavo de los Nomads, por el punk-rock americano de los Heartbreakers y de los Dead Boys o por el británico de los mejores Clash.

Si en la callejera What the hell did i do aparentan ser los chicos más católicos del barrio (tanto como el mismísimo señor Caroll) en I’m so badrecuerdan a los Chesterfield Kings en su “Let’s get stoned” cual si estuviesen homenajeando a Sus Majestades Satánicas.

Sin despeinarse pero dejándose la piel entre el buen rollo de Ben Vaughn, el powerpop de Paul Collins o los Real Kids y la energía contagiosa noventera de los Redd Kross, The Muffs o The Friggs (no en vano por ahí andan como acompañantes Kim Shattuck y Palmira Delran) suenan Crazy little fool o Like an angel. Más o menos similar pero con más poderío y velocidad guitarrera despunta Love and hate. Ahora bien, si lo que queremos es contundencia, ahí queda con la bendición de Joe Strummer un himno como By the ballso una salvajada rocanrolera comoHey big boy(creo que mi preferida, para menear el esqueleto sin césar), de las que dejan exhaustos y de la que se sentirían orgullosos los Barracudas o el mismísimo Peter Zaremba con sus Fleshtones.

Entre el beat sixtie y una especie de bublegum ramoniano anda esa maravilla tituladaShe don’t know. En Oh boy (today is my birthday) nos dejan sin aliento con su frenesí en un acercamiento al garage y al punk-rock americano que pudiera sonar en el CBGB de finales de los setenta.

Lo de Love anymorees casi como un respiro con esos aires fifties de doo-wop antes de volver a atizar con Midnight creep”, auténtico himno que dejaría complacido tanto al sueco Nick Valhberg como al siempre añorado Stiv Bators. Como colofón final una refrescante copla repleta de buen rollo y del mejor rocanrol, y es queBusiness to tend to es de las que gozarían tanto Cyril Jordan como Lee Brillaux.

Está más claro que el agua. Este disco es sólido, consistente, homogéneo, no posee desperdicio, y contiene motivos suficientes para auparlo a lo más alto aunque dudo mucho que buena parte de los medios más especializados lo ubiquen como candidato a disco del año. Y es queThrills & chills es demasiado sucio, demasiado fresco, demasiado desinhibido, demasiado punk, demasiado roquero, demasiado powerpopero, demasiado cañero. Es demasiado. Muy, muy, muy grande.

Se puede escuchar, paladear o agenciar en el siguiente enlace de bandcamp:
https://thenewtrocaderos.bandcamp.com/album/thrills-chills



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

10 comentarios :

  1. Qué bien suena esto. Vi a Kurt Baker con otra banda en Donosti en el Jazzaldia y me encantó. Por la senda oculta cuando puedas.

    Brazzzos.

    ResponderEliminar
  2. Pues otro que me apunto, ando con unos cuantos ahora que tenía esperando desde antes del verano, Seasick, Berrio y unos cuantos, poco a poco, pero este me interesa mucho, veremos si no lo colamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Son bandas que entran del tirón, su bandcamp tiene un buen ramillete de canciones que entran perfectamente en estos últimos días del verano que quedan. Por cierto, lo de Rafael Berrio y su "Paradoja", lo tengo cada vez más claro, uno de esos discos llamados a ser clásico absoluto. Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muy divertido lp de powerpop espidico en la linea de Kurt en directo que imprime a los temas un poquito de velocidad para acercarlas a cosas como a The Boys

    ResponderEliminar
  5. Cómo mola el r&r clásico. En realidad: cómo mola lo clásico, porque no se puede hacer nada nuevo sin bar estudiado antes las obras clásicas; da igual del campo del que se hable.

    Enorme.

    Gracias, JJJ. Espero que me llegue algún día, porque he estado buscando por ahí y suena todo de fábula.

    ResponderEliminar
  6. Un auténtico discazo Savoy, Addison, que me temo va a pasar semi-desapercibido.

    Tienes razón,Antonio, a mí me entró superbien desde el principio. Sobre el de Berrio, ya sabes mi opinión, creo que estamos ante una obra maestra del rock, y no me refiero exclusivamente del hispano.

    Cierto, Bernardo, al recordar a The Boys. Es un crack Kurt Baker, a mí me gusta incluso más en esta aventura con los Trocaderos.

    Por su camino comprobarás, querido Alberto, que este trabajo es fabulosamente de fábula.

    Abrazos, friends. Un lujo vuestros comentarios..

    ResponderEliminar
  7. WOW!!! suenan realmente adictivos y enérgicos y me los voy a 'agenciar' pero ya mismo, me han encantado!! suenan frescos, con ese sutil toque de locura, de expontaneidad powerpop, de rock'n'roll coño!!!...GENIALES!!!!

    Buena, buenísima recomendación My Mestre Friend!!

    ResponderEliminar
  8. Ahora, con COMPLETO conocimiento de causa, debo decir: "un discazo".
    He descubierto que sigo teniendo una vena macarra.
    Gracias, JJJ.

    ResponderEliminar
  9. Kurt Baker es muy grande...siendo tan joven... Esta semana ya me pongo con este disco. Powerpop,quizas el genero mas agradecido que hay hoy dia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. A mí me parece una bomba rocanrolera, Pupilo, junto al retorno de los Sonics para mí los dos mejores artefactos de tralla en esta añada.

    Sácala, sácala Alberto, la vena, jejeje. No viene nada mal ventilarla.

    Kurt Baker es un crack,Victor, cada vez lo veo más nítido, y ahora está en el mejor momento. Sobre el powerpop está claro, el genero con más posibilidades de dar buenas sorpresas. 

    Me alegra que os estén molando los Trocaderos, a mí me encantan. Gracias por comentar. Abrazos.

    ResponderEliminar

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER