Buscar

Cargando...
13

RAFAEL BERRIO - Paradoja (2015)

disco RAFAEL BERRIO - Paradoja
'...es la existencia, ya lo sabemos, no salen las cuentas, yo ya me entiendo. Qué clase de vida, hay ciertos momentos, no es solo el dolor,'…'Solo el amor que me has dado no muere conmigo' en el, posiblemente, mejor disco en castellano del año en curso...

No digo que sea mejor o peor, tampoco es cuestión de comparar pero a título personal me eclipsa y me atrapa mucho más que sus excelentes acústicos e intimistas discos predecesores (“1971” y “Diarios”) y, probablemente, ello tenga que ver con el plus eléctrico que contiene Paradoja dentro de una interesante evolución en la que RAFAEL BERRIO demuestra clase y dignidad. En cierto modo, para intentar introducirnos de alguna manera en el meollo de la cuestión, me da la sensación de que musicalmente se distancia algo de Leonard Cohen y se aproxima más al padre del rock alternativo Lou Reed.

RAFAEL BERRIO - Paradoja (2015) 2
“Es la existencia, ya lo sabemos, no salen las cuentas, yo ya me entiendo. Qué clase de vida, hay ciertos momentos, no es solo el dolor, yo ya me entiendo…” Ese par de versos pertenecientes a Yo ya me entiendo contienen las claves de este gran artefacto musical. Como de costumbre el inclasificable cantautor donostiarra se mueve en el terreno de la realidad a partir de la experiencia inmediata de la propia existencia.

Y es ese existencialismo latente que huye del bombo mediático el que rezuma melancolía, humildad, honradez y grandeza con pequeñas gotas de humor absurdo que conviven entre la fidelidad con uno mismo, el dramatismo, la emotividad, el inconformismo y la propia subsistencia.

RAFAEL BERRIO - Paradoja (2015) 3
Joseba Lenoir, Rafael Berrio y Rafa Rueda
Sobre los geniales textos. Cada uno de los versos, sin excepción, de cada canción (excluyendo, claro está, el fenomenal tema instrumental que da título al disco) son hondos, astutos, precisos y, también, se convierten en irresistibles al acoplarse esa tensión velvética provocada por la parte más eléctrica de las guitarras de Rafa Rueda y Joseba Lenoir, donde la intensidad de sus riffs también podría evocar a bandas indies o de noise-pop de finales de los ochenta y principios de los noventa. Es ahí donde la peculiar forma de cantar por parte de Rafael Berrio (más bien tendríamos que hablar de recitar) recuerda a Lou Reed aunque con algunas diferencias a tener en cuenta. Por ejemplo, si en el maestro neoyorkino primaba el desasosiego o lo sórdido, en el guipuzcoano todo parece un remanso de paz interior a pesar de los mencionados fulgurantes destellos guitarreros que en algunos momentos le acompañan.

Eso sí, que nadie espere de Paradoja un disco revivalista de raíces americanas, de folk dylanita o de blues. Es más que probable que los puristas del rock (incluidos aquellos que dicen estar encantados con la música de Lou Reed aunque solamente hayan escuchado sus canciones más populares) no hallen en este trabajo los parámetros más convencionales del rock que les satisface. Porque aquí hay velvetismo puro y duro, auténtico veneno corrosivo que se va abriendo paso hasta dejar un poso vital e imperecedero, y eso para el que suscribe es muy, muy, muy (al cubo como mínimo) emocionante.  Y muchísimo más, si cabe, al gestarse en uno de mis idiomas habituales de uso.

Resulta paradójico que Paradoja, valga la redundancia, se convierta en un disco profundamente adictivo, como también lo es que con tanta morralla musical que existe en estos tiempos no obtenga mayor repercusión un artista de este ingenio y de esta categoría.

RAFAEL BERRIO - Paradoja (2015) 4
Foto de Rafael Berrio: Thomas Canet
¿Acaso nunca has tenido un pensamiento extraño que se opone al sentido común o a la opinión general de una mayoría?  Puede que lo aparentemente contradictorio, absurdo e inverosímil no lo sea tanto si se profundiza, por ejemplo, en esta obra. Muestras de ello son  Contra la lógica a partir de esa entusiasta defensa del dadaísmo y de la flor del sinsentido o, de forma similar también, en Inanimados”.

Referencias a la mitología o a la cultura clásica griega no faltan. La primera de ellas es una espada de Damócles que se cierne sobre el futuro más inminente al compás de los dos acordes de Cambios a mansalva y decadencia.  Por su parte el erotismo y la sensualidad más lasciva convergen dentro de En lo mórbidocon protagonistas como el dios Zeus, reyes de Tebas como Yocasta o Edipo, sacerdotisas como Medea o relaciones de Andrómeda y Perseo entre vulvas, labios, puntas dilatadas de senos,... Brutal, salvaje, palpitante, genial me parece ese verso de “en el lóbulo perfumado que succiona para sí un Jasón enardecido”.

Y vivir, vivir, resulta conmovedor como se desliza la guitarra entre el ritual de manías de una oscura e impresionante balada como es Niente mi piace. No menos impresionante es el final de otra balada como El animal que has sido con ese “soy el que soy y niego el olvido”. Dicho tema me recuerda el fantástico “Magic and loss” de un brillante y renacido Lou Reed  en los noventa. Ídem de lo mismo se podría decir sobre un sobrecogedor colofón final como es El mundo pende de un hilo”.

RAFAEL BERRIO - Mis ayeres muertos 2015
Punto y aparte (y mención muy expresa) para un emocionante recorrido por la vida: ”…los dones de la infancia,…el vino y las rosas de la plenitud, las lindes del edén y las lindes del infierno,… la guerra y la paz, lo efímero y lo eterno,… los amores tardíos,… las perseidas en el cielo de la noche elemental, naufragios y odiseas en el trance de los sueños,… la ternura de los cuerpos,… los senos desnudos de la meretriz…” Podemos buscar en Londres, podemos buscar en el delta del Mississippi, podemos buscar en Sydney o en Nueva York pero quizás no haya que irse tan lejos porque Mis ayeres muertoses la canción, la definitiva, la del 2015, al menos para el que suscribe.

Ya les gustaría a muchos de aquí, de allí o de allá tener la mitad de nivel que tienen las letras de Rafael Berrio, de lo mejor que se ha escrito en castellano dentro del mundo del rock mal que le pese al habitual alzheimer o falta de reconocimiento en este mundillo. Pocos, muy pocos discos del año en curso en el actual estado español, contaditos con los dedos de una mano, podrán rivalizar o jactarse de estar a la altura de esta paradoja cuando se produzca el cambio al 2016. Porque algunos sentimos orgullo, admiración y agradecimiento por este trabajo, porque el destino lo forja el temperamento, porque lo atroz y lo bello, lo noble y lo vil conviven en ese mundo que pende de un hilo fino. Y por una consumación como “solo el amor que me has dado no muere conmigo” en el, posiblemente, mejor disco en castellano del año en curso. ¿Y por qué no?



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

13 comentarios :

  1. He leido tu articulo. me he ido al spotify, he oido los versos que presentan tu escrito. Mañana mismo voy a por el disco. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Después de leer esto y de escuchar los ayeres muertos es imposible no acercarse a esta obra. Gracias Juanjo una vez más.

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo pendiente, y creo que lo estoy retrasando demasiado tiempo, pero tengo un montón de discos en espera, este sospecho que certificare tus palabras porque he escuchado unos cuantos temas y opino como tu, pero tengo que escucharlo en global, como tiene que ser.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Precisamente porque es un artista de ingenio y categoría dudo que alcance más repercusión, o al menos la que debería. Hay cosas que por su calidad, o por las aristas que no muestra directamente pero se intuyen, son apartadas a un lado de la carretera... donde vamos dando tumbos unos cuantos recogiéndolas...

    Fíjate que yo no puedo olvidar 1970 y Diarios, dos de los discos más mayúsculos que he escuchado nunca, pero Paradoja vuelve a hacer sentir algo inexplicable. Y ahí reside su misterios.

    Abrazo, J.

    ResponderEliminar
  5. Llevaba tiempo deseando escuchar algo así en castellano, me ha encantado la canción del vídeo. El artículo ha despertado mi interés por la obra de este autor. Muchas gracias y a disfrutar de lo que te llega ahora.

    ResponderEliminar
  6. Un tipo imprescindible, no he escuchado este disco que tan magníficamente presentas, los anteriores son más intimistas pero lleno de los mejores escritos que se han hecho en español de lo que llevamos de siglo. Empecé a escucharlo en un disco increíble y vital que es "Harresilanda" (http://deriva.bandcamp.com/album/harresilanda), cuando formaba parte del grupo "Deriva", y quedé enganchado a sus textos directos, que definen una personalidad libre, introvertida...."Trata de ser invisible, oculto a las cosas, que no haya quien vea en ti una forma borrosa..." Estaba deseando escribir algo de Rafael Berrio, me alegro que seas tú el que lo hayas hecho y tan bonito. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Maestro de maestros. Enorme Rafa Berrio. Inconmensurable, una vez más.

    ResponderEliminar
  8. ¿Y por qué no?, es de una belleza... impresionante, un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Un discazo como la copa de un pino, Johnny, totalmente de acuerdo. Yo también celebro el enchufe eléctrico, le añade más fuerza y tensión a sus magníficas letras.
    Pásalo bien por mi norte querido y vuelve con las pilas a full.
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. La canción del vídeo es magnífica, Johnny, la Velvet, Dream Syndicate, Sonic Youth… pero en castellano. Me voy a hacer con el disco porque ya son muchos blogueros de fuste que los ensalzan, y tu excelente entrada se lo merece.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. A estas alturas ya lo sabes Carlos, es una obra maestra.

    Gracias a ti Pep. “Los ayeres muertos” es la canción.

    En global es una bomba, mysuperfriend Addison.

    Me consta tu admiración por este artista, my Lord of Red River desde sus anteriores trabajos. No es para menos.

    My friend Millan65, me parece un disco estratosférico, no te digo nada más, y encima en castellano.

    “Harresilandia” es un disco que he descubierto hace relativamente poco tiempo, Antonio. Qué bien dices esxo de invisible. Con “Paradoja” estamos ante una obra maestra absoluta del rock español.

    Bien lo sabes, Javi de El Club de Amigos del Crimen. Hay que traerlo para Valencia en concierto.

    De una belleza total, amigo Silvo.

    Cómo me gusta cuando coincidimos, querida Lu, que a todo esto es generalmente, jejeje. Besos.

    Grandmaster Gonzalo, este disco lo vas a flipar, lo sé, estoy seguro.

    Abrazos a todos y gracias por la deferencia de dejar comentarios..

    ResponderEliminar
  12. ¿Acaso nunca has tenido un pensamiento extraño que se opone al sentido común o a la opinión general de una mayoría? Puede que lo aparentemente contradictorio, absurdo e inverosímil no lo sea tanto si se profundiza, por ejemplo, en esta obra. Muestras de ello son “Contra la lógica” a partir de esa entusiasta defensa del dadaísmo y de la flor del sinsentido o, de forma similar también, en “Inanimados”.

    Hablabas de mí. O eso siento.Un artista personal. Me gustaron especialmente "Niente mi piace" y "El mundo pende de un hilo".

    Gracias JJJ

    ResponderEliminar
  13. También podría hablar de mí en alguna que otra ocasión, amigo Alberto. A mí me gusta todo el disco. Me ha marcado mucho, tanto que hasta me sorprende, por algo será. Gracias a tí por comentar, my friend.

    ResponderEliminar

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER