Buscar

Cargando...
8

Nuestros apreciados padrinos los GODFATHERS (16 Toneladas, 30-4-15)

 GODFATHERS (16 Toneladas, 30-4-15)

...una banda que siempre ha sabido reciclar y modernizar el pub/punk/garage-rock, llevando a su terreno la rica herencia de Johnny Rotten, de Joey Ramone, de Doctor Feelgood,...

Hace ahora seis años, mes arriba, mes abajo, afirmaba en una crónica sobre un concierto de los Godfathers que daba lo mismo que interpretasen las mismas canciones de antaño, sin ampliar el repertorio, porque cualquiera de los temas escogidos de su soberbia primera trilogía (“Hit by hit”, “Birth, school, work, death” y “More songs about love & hate”) carecen de desperdicio, poseen una fuerza descomunal en directo y además cada uno de ellos sirve para regenerar el sistema neuronal del oyente de turno. 

 GODFATHERS (16 Toneladas, 30-4-15) 2
Foto cortesía de Perrín Muchacho Bass
Pensándolo bien ahora, y con media docenita más de abriles por parte de todos los que todavía andamos por estos mundos, podría servir la misma reflexión para reafirmarme e incluso ampliarla como mínimo al que fuera el cuarto álbum “Unreal world” del 91. 

Como no podía ser de otra forma Peter Coyne dirigió el cotarro en la sala 16 Toneladas con su careto impávido, de sabueso mafioso, cual si estuviera en pleno rodaje de alguno de los primeros clásicos de Tarantino. Sí, porque el bueno de Peter es un tremendo y carismático frontman que además tiene la fortuna de estar bien arropado por una banda que siempre ha sabido reciclar y modernizar el pub/punk/garage-rock, llevando a su terreno la rica herencia de Johnny Rotten, de Joey Ramone, de Doctor Feelgood, incluso de grupos sixties como los Them o Creation y, en un momento determinado, también de Johnny Cash.. 

 GODFATHERS (16 Toneladas, 30-4-15) 3
Foto cortesía de Perrín Muchacho Bass
I want everything fue el primer pepinazo y tras él un arsenal de escándalo. Pertenecientes a aquellos primeros hits del 86 no faltaron a la citaI want you", “I’m unsatisfied o This damn nation”. 

De los inolvidables himnos nihilistas del 88 dejaron su improntaCause i said so”, “If i only had time”, “The strangest boy”, “When am I coming down”, “Love is dead y un Birth, shool, work, deathcon el que lógicamente cerraron el concierto. 

Se unieron a la causa cuatro maravillosas canciones de amor y odio como Walking talking Johnny Cash blues”, “How low is low?”, “This is your life yShe gives me love”. 

 GODFATHERS (16 Toneladas, 30-4-15)
Foto cortesía de Perrín Muchacho Bass
De la etapa más psicodélica retumbaron Unreal world y una excepcional This is war, a mi gusto la mejor de la velada a pesar de verse inmersa en ciertos problemillas de sonido de la sala que no mermaron el poderío de esta explosión de rock and roll anfetamínico. 

Asimismo rarezas como Just because you’re not paranoid…, y temas más recientes comoI can’t sleep tonight” junto a novedades del año en curso como Till my heart stops beating y Rewind timecompletaron el catálogo de pildorazos energéticos. 

Alguien dirá que THE GODFATHERS no son los mismos de sus mejores tiempos, entre finales de los 80s y principios de los 90s, y no seré yo quien le lleve la contraria, evidentemente, pero, todo hay que decirlo, tampoco es que se haya producido una pérdida abismal, al menos en directo. Ah, mención especial para ese joven guitarra llamado Mauro Venegas, pura dinamita, complemento ideal para los hermanos Coyne, Steve Crittall y Tim James. Y es que esta histórica banda londinense, en su gira por el 30 aniversario de existencia, mantiene buena parte de la energía y de la actitud que los distinguía, por lo que resulta una gozada disfrutar una vez más de sus himnos, aquellos que dejaron indelebles marcas a toda una generación.

     * Surca hoy el Espacio un trallazo de la talla de "When am i coming down" 



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

8 comentarios :

  1. Ese sonido garajero que tienen es buenísimo, la verdad. Yo, voy a ser sincero: no los conozco mucho; pero conforme me adentro en su discografía, sobre todo con los discos que has mencionado, pienso que son otros de los grandes infravalorados. Muy bien, Johnny. En tu línea, vamos.

    ResponderEliminar
  2. Forman parte de mi formación musical, una banda que irrumpe en una década poco dado a esos sonidos guitarreros. Adoro sus discos más conocidos de finales de los 80 y no indagué más en los siguientes años. Quizás sea el momento de hacerlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Que envidia, han pasado por ahi abajo Godfathers y Robyn Hitchcock en la misma semana, ninguno se ha aventurado por el norte, toca esperar a la próxima, conociendo a los padrinos me creo tu reseña a pies juntillas y la de Hitchcock (a este no le he visto live nunca), también.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A ver... no se llega así como así a los treinta años de carrera. Por algo será.

    Me alegro de que los disfrutaras, master.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Sus cuatro primeros álbumes no tienen desperdicio, Alex. A por ellos.

    Buenísimos Silvo.

    Y de la mía, apreciado Antonio, y de la mía. Yo te recomendaría el “Unreal world” del 91.

    Son unas bestias pardas en directo, mysuperfriend Addison. Los he visto 4 o 5 veces y nunca me han defraudado.

    Efectivamente, masterfriend Evánder, son una caña. Gran disfrute.

    Se agradecen los comentarios. Abrazos a los 5. .

    ResponderEliminar
  6. Como se aprende al surcar estos mares mi amigo , ignorancia total con estos londinenses de mi parte y agradecimiento total por la data . Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Son fundamentales, my Luther Blues. Dales caña, te gustarán. Abrazo.

    ResponderEliminar

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER