Buscar

Cargando...
15

EMMYLOU HARRIS & RODNEY CROWELL - The traveling kind (2015)

EMMYLOU HARRIS & RODNEY CROWELL - The travelling kind (2015)

...continúa la química entre dos amigos, dos incombustibles viejos lobos que sienten y hacen sentir la música con calidez y calidad.

RODNEY CROWELL es uno de esos artistas que infunden mucho respeto, de los que sin hacer ruido mantienen un más que aceptable nivel con cada publicación discográfica. En definitiva, de esos escasos músicos que a mi gusto y juicio envejecen bien mostrándose ajenos a modas o a excesiva promoción mediática. Sin ir más lejos el pasado año publicó un excelente trabajo titulado "Tarpaper sky" que en su momento no caté suficientemente como ahora considero que merece.  

EMMYLOU HARRIS & RODNEY CROWELL - The travelling kind (2015) 2
Vamos al grano. Dicen que si te juntas con sabios, sabio serás, y dicen que si te juntas con lobos aprenderás a aullar. No sé yo quién es más sabio/sabia, quién es más lobo/loba, si Rodney Crowell con esa estupenda y desconocida regularidad que le caracteriza o una EMMYLOU HARRIS que es una auténtica musa del country, una jabata que nunca ha bajado el listón, sobre todo en sus duetos, desde Gram Parsons a Neil Young pasando por Roy Orbison, George Jones, John Denver, The Band..., donde en todos ha conseguido poner ese rasgo inconfundible de la mejor escuela emocional. 

Si hay algo presente en The traveling kind es el espíritu de Willie Nelson, de Johnny Cash, de Hank Williams y precisamente sobre todo de aquellas legendarias grabaciones de Emmylou con Gram Parsons en, por ejemplo, un “Grievous angel” que con el tiempo se ha erigido como pilar del country-rock alternativo. Ese aura angelical se presenta afectiva y excitante en cortes como el tema que da título a este álbum. Y mucho más en las mayores perlas a mi gusto de este trabajo. Hablo deNo memories hanging round”, donde la pareja rescata entre sublimes arreglos de violín la vieja composición de Crowell en el 79 para Rosanne Cash y Bobby Bare, en You can’t say we didn’t try o Just pleasing you" (si en estas dos baladas no se enamora el más ducho en el género ignoro en cuál se podría embelesar). Ah, y atención a otra también como Higher mountains donde Emmylou toca cielo, allá en lo alto.

EMMYLOU HARRIS & RODNEY CROWELL - The travelling kind (2015) 3
A clásico del country-rock más movidito apunta Bring it on home to Memphis o If you lived here, you’d be home, lo mismo que a rockabilly de raza unThe weight of the world”. 

Punto y aparte para las versiones de I just wanted to see you so bad donde la pareja rescata espléndidamente el clásico ochentero de Lucinda Williams o el Her hair was red de Amy Allison, la cual antecede a ese fantástico final a modo de himno folk que esLa danse de la joie”. 

La relación de ellos se remonta a mediados de los setenta con The Hot Band. Ahora, dos años después de que ambos grabaran “Old yellow moon”, un disco que obtuvo un Grammy (aunque eso para mí es lo de menos), continúa la química entre dos amigos, dos incombustibles viejos lobos que sienten y hacen sentir la música con calidez y calidad.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

15 comentarios :

  1. Joder lo tengo sin catar, y eso que tengo entradas para Riaza, espero mucho y me das esperanzas de encontrarlo, el disco de rodney del año pasado lo puse entre los mejores de mi lista y me pareció espectácular, le defines muy bien, discreto en su carrera y emocional en su arte.
    Emmylou es un angel del country, tengo unas ganas de ponermela delante y escucharla del copón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Con lo que a mi me gustan estas mandangas y se me había pasado el artefacto. me tengo que hacer con él aunque sea por al via criminal.... El texto como siempre de lujo que invita a comprar el disco, esta gente debería pagarte un plus por cada unidad vendida!!!!

    ResponderEliminar
  3. L:o tengo en espera para el finde pero tiene una pinta mas que excelente. Rodney siempre es un sintoma de calidad

    ResponderEliminar
  4. Este lo tengo que escuchar sí o sí. Es una combinación infalible. Por lo que conozco de ambos, esto es calidad garantizada, vamos.

    Un abrazo, master!

    ResponderEliminar
  5. Suena a clásico como no podía ser de otra forma , me gustan los dos artistas y esta unión me parece muy correcta.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. Joder la Emmylou lleva toda una vida pegadita a tios con clase.... Y Rodney tiene clase para aburrir...Luego le sumo esa voz de cantante de country que aporta la Harrys en esos coros celestiales,,,, y...Garantia segura de buen disco. Sin esperar ninguna filigrana y solo haciendo lo que saben, bueno seguro!!

    ResponderEliminar
  7. Te va a gustar mucho, mysuperfriend Addison. Lo sé.

    Jejeje, molaría que me pagaran, my king Nikochan. No caerá esa breva.

    Efectivamente, Bernardo, Rodney tiene el sello de calidad siempre.

    Un dueto infalible, masterfriend Evánder.

    Es una combinación excelente, Jordi Digital33rpm.

    Así es Jose, Quien a Emmylou se arrima buena sombra le cobija.

    Se agradece la deferencia en dejar comentarios. Abrazos a tutiplén..

    ResponderEliminar
  8. Llego tarde pero llego. Me alegro de coincidir de nuevo contigo, Wood. Sólo nos separa ese penúltimo párrafo donde citas los tres temas que no me han llegado, pero en el global es una auténtica maravilla.

    Salud

    ResponderEliminar
  9. Si te soy sincero, Paula, de las que dices son las que menos me han llegado respecto a las demás. Miento, la versión de Lucinda me parece buenísima. Salud.

    ResponderEliminar
  10. Lobos y sabios se han juntado para esta maravilla ,. Acá decimos que Gardel cada día canta mejor y Emmy no se queda atrás . Saludos master !

    ResponderEliminar
  11. Me gusta eso que decís por allí, my friend Luther. Mucha salud, compañero.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, JJJ.
    Debo confesar aquí (ahora que ella no me va a leer) que hay tres mujeres con las que me he quedado tonto.
    Primero fue Debbie, más tarde Sade y después Emmylou. A Emmylou llegué cuando ella era una estrella total, por mediación de un disco "Duets" que empleaba como técnica de seducción (sin éxito, porque nunca conseguí convencer a ninguna para que viniera a escucharlo a mi casa, pero esa es otra historia).

    Luego, cuando maduré [pausa dramática para aguantar la risa], encontré lo excitante de la madurez y me molestó el uso de acrónimos para describir a chicas como Emmylou.

    En fin, un discazo de tomo y lomo, salpimentado por la crónica de un enamorado de la buena música que es, afortunado me siento por ello, mi amigo. En la época de esta reseña debí compartir mesa y mantel contigo. Espero repetir.

    Gracias siempre.

    ResponderEliminar
  13. Es que el disco "Duets", querido Alberto, es una delicatessen. Te voy a confesar ahora que no nos oye nadie que a mí la dama del rock que me perturbó en su día considerablemente fue Natalie Merchant. Llegué a tener una de esas obsesiones raras que a veces se tienen. Este disco está de puta madre. Ganas de repetir pronto mantel otra vez. Algo habrá que hacer, y con las familias. Ya lo hablamos. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este momento mi hijo mayor (16, ya) ha descubierto a Natalie. Anda con el sentido perdido con ella.
      Mi padre decía que lo que se hereda no se compra.
      Pobre.

      Muchas ganas de volver a vernos; bien lo sabes.

      Eliminar
    2. Oh Natalie Natalie, tu hijo sí que sabe. Hay ganas de vernos. Abrazos.

      Eliminar

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER