30

NEIL YOUNG EN BIARRITZ: al galope con el eterno gigante indomable

NEIL YOUNG EN BIARRITZ
Cima y valle, valle y cima,... La vida son emociones. Mañana cima, hacemos cumbre, habemus Young, me decía en la víspera del evento el gran señor del río Rojo. Y vaya si hicimos cumbre. Entre risas, cervezas y anécdotas, algunas relacionadas con el inolvidable Rust Fest de Frías (Burgos) que tuvo lugar doce días antes en homenaje a NEIL YOUNG, se aproximaba a pasos agigantados el Gulliver de la historia del rock en pleno glamour de la cebada. 

No hubo sorpresas para comenzar en Biarritz, era de conocimiento público (al menos de los suficientes fans) el repertorio que con variaciones frecuentaba Neil Young con su Caballo Loco en el Alchemy Tour. El pistoletazo de salida en el sur de Francia durante la noche del 18 de julio del año en curso llevaba consigo amor, amor y sólo amor. Tuvieron que transcurrir cinco minutos más o menos de canción para equilibrar el sonido hasta conseguir que se desplegaran los sueños. El amor se proclamaría vencedor y era lo que iba a perdurar. Todo había comenzado con lo que a muchos les gustaría finalizar: Love and only love

Bastantes ansiaban su llegada, la de un barco blanco río arriba, con su farol rojo, su bandera y un hombre en la barandilla. Big John o Emmy Lou fueron recordados (e incluso vitoreados) con fervor por la concurrencia: Powderfinger

Primer pildorazo psicodélico de la velada. Miré a mi alrededor, un buen puñado de amigos se divertía pero alrededor también lo hacían anónimas chicas de muy buen ver, algunas perfectamente dotadas, divinas, mucho nivel, aquello era droga dura: Psychedelic pills.
NEIL YOUNG EN BIARRITZ

La píldora lisérgica comenzaba a surtir efecto. Alucinación o el poder del rock, mucha grandeza, nadie habría apostado por él, yo seguro que no, quizás el momento cumbre, ese que no sucede siempre y que te eleva a un palmo por encima de la multitud. Neil Young se hacía más grande, como un gigante dispuesto a salvar al mundo. Aquellos silbidos, aquellos coros y aquella distorsión repleta de complicidad con Frank Poncho Sampedro a la guitarra, con Billy Talbot al bajo y con Ralph Molina a la batería. El mundo era mejor aunque solo fuera por unos instantes: Walk like a giant

Se abrió el cielo. Aquella inédita sonaba a bendición celestial, cual si fuera un clásico, sin desentonar ni un ápice: Hole in the sky. Y ese buen sabor de boca iba a ceder todo el protagonismo al corazón. Al corazón y a la emoción. Oro puro al unísono con los asistentes: Heart of gold. Después, al fragor de la nebulosa que generaba el disfrute multitudinario se le unía una llamada a la sensibilidad: Human highway

Palabras mayores. Manida y sobada pero eficaz. Vi lagrimillas por allí, y ellas no eran de cocodrilo. Cuántos caminos, cuántos mares, cuántas veces, cuántos años,…, el viento: Blowin in the wind. Y del clásico a una novedad inédita, continuaba el momento dylanita (o dylaniano), que no falte nunca, por cierto. Enorme, dedicada al momento de la revelación en una composición musical donde se necesitan poner palabras a los sentimientos de los demás: Singer without a song

NEIL YOUNG EN BIARRITZOtra pastillita para el cuerpo. Y de nuevo la levitación, me atrevería a afirmar que mucho más incluso que con cualquier deseado clásico. Cántico a la convivencia, al amor, a la amistad, al día a día en la vida entre distorsiones instrumentales: Ramada inn

Prosiguió una escapada al pasado, se percibía que el maestro canadiense estaba a gusto, frecuentes sonrisas de complicidad con los miembros de Crazy Horse, y un temazo que hasta ese día no había valorado en su justa medida: Sedan delivery

Como un reactor aterrizó la sorpresa, pocos habrían apostado con que allí nos acompañase la historia de Joe el Surfista y de Moe el Sucio con ese crucero de placer abarrotado de mujeres y de alcohol donde se puede fumar hierba y que tampoco desentonó en la recta final del evento: Surfer Joe and Moe the sleaze

Himno, ¿qué digo himno?, himnazo donde los haya, el de la libertad, el de la resistencia en el decadente sistema capitalista, el que tendrá que sonar con la ansiada revolución que nunca llega. Unanimidad en todas las gargantas: Rockin in the free world

El pasado, la historia, la canción que habrían deseado los Rolling Stones en su repertorio perteneciente a la etapa de Buffalo Springfield. Con todo el alma, eliminando cualquier indicio de malhumor y afirmando que eres un tipo raro pero no debes cambiar: Mr. Soul.
NEIL YOUNG EN BIARRITZ

El broche final. Distorsión sobre distorsión, al cuadrado o al cubo. Un mensaje tatuado a fuego lento entre la mayoría de los asistentes: Rock and roll can never die. Y allí hubo más en el cuadro o en la imagen de lo que el ojo podía ver, mucho más: Hey hey, my my (into the black)"

Se acabó. Satisfacción plena era la nota predominante, se veía en la cara del nutrido grupo de amigos (Perrín, Bronco, Joserra, Cris, Josetxo, Savoy, Mansion, Alex,…) con los que había tenido el privilegio de ver a Neil Young & Crazy Horse, con mención especial para un joven al que dirigí la mirada, el hijo del gran señor del Cierzo que no pudo asistir. Las conclusiones eran claras, acordes y coincidentes con el sentir general: habíamos cabalgado con el nº 1 en la estratosfera del rock, en otra capa, en otro nivel. 

Como dice el Gran Señor del Río Rojo en su excelsa crónica (véase pinchando aquí): “…Han pasado cuatro días desde aquella noche y uno esperaría que la euforia sentida se hubiera atemperado. Pero no. El recuerdo ha ido creciendo y creciendo, difuminando la realidad de lo visto, convirtiendo toda la semana pasada en una especie de sueño, de irrealidad vivida, de milagro onírico. Cuesta enfrentarse a otras músicas, cuesta que los dedos paseen entre los discos,… A los que estuvimos en Biarritz nos da igual. Porque durante dos horas y pico estuvimos en el ojo del huracán. Estuvimos vivos y asombrados”. Como reza un temazo de la talla de “The painter” hubo un largo camino por detrás, quedaba un largo camino por delante… si sigues tus sueños. Este espacio hace un alto en su trayecto mientras continúa el verano “young” del 2013. Habemus Neil Young!!!



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

30 comentarios :

  1. Bueno mastr of little, por fín tenemos la crónica!!! (con tu permiso la he añadido al post del setlist).

    Y que quieres que te diga? pueso, eso que envidia sana... y encima tocó Rockin in the free world!!!! Brutal!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues brother, ya sabes que tenemos algo para recordar juntos mientras vivamos. Un concierto que sobrepasó emociones, minutajes, barreras, el rock and roll en definitiva que nos une, y que nos hace meternos unos cuantos Km para ver al más grande.
    Cuantas churris botando con Tío Neil, qué aprendan otros...

    Brazzzos.

    ResponderEliminar
  3. Una noche para no olvidar. Creo que fue un sueño, demasiado bueno para ser verdad. Pero no, allí estuvimos tio y no olvidaré nunca. Neil fué la guinda a un dia perfecto.

    ResponderEliminar
  4. afortunados y ahora le tirare de las orejas a un amiguete que estuvó en Biarrttz y no fué

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena a los presentes. Me alegra que lo disfrutaseis. Por las crónicas tuvo que ser alucinante. ¿El video se grabó esa noche? Fabuloso.
    Leí que Sampedro dijo antes de la gira podía ser la última de los Crazy Horse, la edad y las enfermedades ... ¡Están pletóricos!

    ResponderEliminar
  6. Si, tuvo que ser memorable. Me alegro tocayo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Maravillosa Crónica mi Comandante.Como ya te habia comentado a ti y al gran Perrin, la espera de este concierto era más larga que un parto, desde que compramos las entradas en febrero. Mereció la pena, Neil no defraudo,su acústico, su eléctrico,su público, que grandeza.
    No puedo marcharme sin dejar un GORA a todos los colegas de Bilbo,gracias por vuestra acogida y dedicación.

    ResponderEliminar
  8. Gran crónica, representa a la perfección las emociones que allí vivimos muchos.

    saludos

    ResponderEliminar
  9. Cronicaza!!! como era de esperar, no pasara un dia en mi vida sin que me arrepienta de habermelo perdido, pero bueno, vuestra visita a mi city en la que me permitisteis estar presente y conoceros merecio la pena por toda una vida también, hago ese gora extensible ademas de a los blogeros presentes a los grandes Bronco y Perrin... mas que un placer... Los Waterboys esperan a la vuelta de la esquina.
    Abrazos Johny y compañía.

    ResponderEliminar
  10. Menudo verano consagrado a Neil Young te estás pegando, compañero...!

    Rock-On

    ResponderEliminar
  11. ¡Enhorabuena a los premiados!, evento por lo que comentas inolvidable..., y una colleja inmisericorde a cualquier de los promotores españoles que no fue capaz de organizar un concierto aquí.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
  12. qué bien, toda una orgía de rock and roll, por lo que transmites, algo para recordar, seguro, para contar a los nietos... "yo estuve allí" :)

    ResponderEliminar
  13. Pues a disfrutar lo que se pueda con el parón veraniego. Con sana envidia hemos podido vivir un pedacito de lo vivido con esta gran crónica del concierto. Resulta inexplicable que no girara por España.

    Un abrazo de Pep.

    ResponderEliminar
  14. Qué grande es ese hombre, per favortt!!!!

    Cómo disfrutamos,lovely, y que no pare.

    Debo confesar que a mí "Ramada Inn" me pone los vellos como escarpias. La adoro. Mi favorita.

    Disfruta del verano y de la vida...aunque no me prodigue nada últimamente sigo aquí.

    Muchos kissesssssssssssssssssss!!!

    ResponderEliminar
  15. Magnífica crónica. Me alegro por vosotros (la envidia nunca es sana jejeje)

    Saludosssssssssssssss

    ResponderEliminar
  16. Acabo de arreglar el ipod y acabo de cargar losdos últimos de estudio, el Ragged Glory, el Rust Never Sleeps y esos conciertos que os envié. Inspiradoras las reseñas de Savoy, Rodri y la tuya. Abrazo tocayo.

    ResponderEliminar
  17. Ay amigo, cualquier cosa que diga sería enturbiar tu dicha que más valor tomará conforme se macere en tu memoria. Pasará a la historia... Neil ya es historia.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  18. @ RTHB: a tu disposición, ya lo sabes, master of rock&racket. Brutal!!!

    @ Savoy: todo grandioso, incluidas las churris que botaban a tu alrededor. Brazzzzo.

    @ Mansion: ahí estuvimos my friend, ahí.

    @ Bernardo: la verdad es que estar en Biarritz ese día y no ir merece un estironcillo de orejas.

    @ Millan65: en algún instante pensé lo que te habría gustado como a otros amigos. Algo he leído que es la última con Crazy Horse pero estuvieron pletóricos sin duda. El video sí que es del concierto, en youtube ya hay material, algunos se escuchan bastante bien.

    @ Ned: memorable, tocayo, totalmente. Observo por tu último comentario que también te ha entrado la fiebre “young”. A disfrutarla.

    @ Bronco: mi teniente, hemorragia de placer, jejeje. Y tanto que ha merecido la pena, y los días en Bilbao inolvidables también con el batallón vizcaino.

    @ Kepa: lo mismo digo, my friend, respecto a la tuya.

    @ Addison: te echamos de menos en el concierto pero compensamos en Bilbao. Waterboys forever, jejeje.

    @ Monsieur Deville: la verdad es que está siendo todo consagración, jejeje.

    @ Javier: yo creo, amigo mío, que los promotores andan desbordados porque no pueden competir ni mantenerse con la política de recortes y de subida del Iva de nuestro Gobierno, entre otros motivos. Inolvidable, totalmente.

    @ Raúl: orgía para los sentidos, masterSones. Memorable para nietos, bisnietos y tataranietos, como mínimo, jejeje.

    @ Pep: gracias, ahora una paradita veraniega que hacía falta. España se queda más fuera de los circuitos con la subida del Iva y demás.

    @ Sinco: querida, “Ramada Inn” fue a mi gusto junto a “Walk a giant” las dos mejores. Qué temazo. Los mejores deseos recíprocos. Muchos kisssses.

    @ Babelain: pues la verdad que sí, habrías disfrutado, toda una experiencia para los sentidos.

    @ Sergio: así es, había ilusión y ahora hay historia, un pedazo de historia inolvidable.

    Se agradecen los comentarios. Aquí pegamos un paroncillo veraniego de publicaciones. Abrazos múltiples.

    ResponderEliminar
  19. Qué me gusta leerte crónicas de directos! Si es que... las disfrutas y las vives de tal manera... que me duelen hasta las piernas de saltar en un concierto al que no he ido físicamente! jajajaja
    Descansar toca... a saborear en buena digestión, Bigger!
    Achuhcones!!!!!!!

    ResponderEliminar
  20. Lamentablemente nunca tuve la oportunidad de verlo en concierto. Me gusta todo de él. Un abrazo, Jhonny.

    ResponderEliminar
  21. Llevas muchos orgasmos cósmicos en poco tiempo. Relájate. Pillo vacaciones mañana, tenemos que vernos sí o sí. ¿Estarás cerca de mí?

    Un saludo,
    beblack.

    ResponderEliminar
  22. Que envidia...Me alegro que disfrutaras, tu y todos los que pudieron ir a ver a Tito Neil.Esta vez para mi no pudo ser, y es una lastima poruqe cada concierto es una emocion renovadora.
    A+

    ResponderEliminar
  23. Pa que envidia por dios!
    Yo nunca lo he visto y mataria por verlo! MATARIA!!!
    Y toco Sedan Delivery por dios!!! Es punk eso!!! Le da con ladrillos a la guitarra en esa cancion. Yo amo el Neil Young acustico, pero lo que me mas me gustaria ver es el electrico, porque ahi demuestra que es un rockero y que no le interesa nada. Y ME FASCINA QUE HAGA RUIDO!!!
    Ojala el dia que lo vea toque un repertorio como el que viste tu!

    Saludos!!!!!!

    ResponderEliminar
  24. @ India: y a mí que me gusta que las leas y las comentes, es como compartirlas en vivo. Así es, a descansar ahora en las vacaciones con un gran sabor de boca. Chuches.

    @ Javier: si algún lo día lo puedes ver en directo no creo que lo olvides fácilmente. Abrazo.

    @ Beblack: toca relax ahora, aunque un nuevo orgasmo veraniego sería verte. Estaré cerca de tí hasta el 11 de agosto. Llámame cuando puedas, sí o sí necesito que me confieses.

    @ Tsi-na-pah: por lo menos lo has visto en otras ocasiones y has disfrutado de tan grandísima emoción.

    @ Santiago: si te soy sincero como digo en el texto no había valorado "Sedan delivery" en su justa medida hasta el concierto. Vaya temazo, otro más del gran maestro. Ojalá puedas verlo algún día, no creo que lo olvides.

    Gracias a los 5 por comentar. Abrazos múltiples y a disfrutar del verano.

    ResponderEliminar
  25. Un abrazo de última hora, Johnny. Gran crónica. Feliz verano.

    ResponderEliminar
  26. ¡Espléndida crónica! Ver a N.Young y Cía. uf! casi ná... vaya envidia me das, jeje. Muy difícil de superar, no me extraña que os dure la alegría, seguro que lo recordaréis durante mucho tiempo.

    P.d Por fin te pongo cara al nick, ya vi vuestra foto de expedición al evento ;)

    Amunt!

    ResponderEliminar
  27. Enorme crónica, si señor. No estuve en ese concierto,pero he visto al viejo-joven dos veces y es para mi una de las pocas figuras respetables del rock, de las que aún están en activo.

    ResponderEliminar
  28. Cómo me gustaría ver a Neil Young en directo. Nunca lo he visto y es una asignatura que me gustaría tener aprobada. Después de escuchar su último disco, aún tengo más ganas.

    ResponderEliminar
  29. Excelente blog el que has logrado conformar un gusto visitarte.

    ResponderEliminar
  30. Gracias a todos por los comentarios. Abrazos.

    ResponderEliminar

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER