15

NUDE BEACH - (2014) 77

NUDE BEACH - (2014) 77

...auténtico despelote de guitarras donde principalmente se rinde tributo a los pioneros del powerpop y a la vertiente del punk más melódica...

En 77 hay punk-rock por el título, por la actitud de sus canciones y por esa onda juvenil que lo envuelve. Ahora bien, ahí no queda la cosa, ni mucho menos. En realidad 77 es un auténtico despelote de guitarras donde principalmente se rinde tributo a los pioneros del powerpop y a la vertiente del punk más melódica. Por encima de todo resulta evidente la estela de la Big Star, la mítica banda de culto de Alex Chilton y Chris Bell, pero también se percibe una exquisita aproximación a referencias como Cheap Trick, Replacements, The Only Ones, Badfinger, Redd Kross o los Buzzcocks, entre otras. 

Como siempre que me llega un soplo desde el Cierzo noto el frescor hasta en el cogote. Al fin y al cabo, a my dear Lord de las latitudes donde se origina esa corriente de aire, en el valle del río Ebro, lo considero virtuoso poseedor de ser una de mis fuentes de sugerencias musicales con mayor calado. A pesar de ello, 77, el tercer álbum de NUDE BEACH no me resultó un impacto súbito en un primer momento y ahí quedó aparcado a la espera de nuevas oportunidades. Con la insistente recomendación de una dama con gusto musical refinado y exquisito donde las haya como Lu, cual si fuera una cosqui, tal y como a ella le gusta decir sobre estos asuntos, se me destapó definitivamente el tarro de las esencias respecto a este trío neoyorkino. 

NUDE BEACH - (2014) 77 - 3
Si Used to it es una delicia que sigue el rastro luminoso de la Gran Estrella, en I’m not like you”, “For a while oI can’t keep the tears from fallingse visualiza la nebulosa de ese cuerpo celeste incluso cuando pisan el acelerador y las guitarras suenan pletóricas hasta llegar a riffs contagiosos y reconocibles como los de Yesterday, en los aledaños de los Flamin Groovies.

Por su parte con Time frenan, embragan y cambian de marcha, cantinela más profunda, más intensa y sobre todo muy setentera. Turno para See my way, una exquisitez en toda regla, orfebrería de alto nivel que a buen seguro es bendecida allá arriba por un Sr. Chilton rodeado de ángeles y, por qué no también, por los hermanos McDonald aquí abajo, desde Los Angeles (valga la redundancia angelical) pues posee un innegable desparpajo en el estribillo que recuerda algún temazo de los Redd Kross. Un tanto de lo mismo se podría decir también deOn the one too many
  
NUDE BEACH - (2014) 77 - 2
Punto y aparte para Geoffrey's Tune, no llega a dos minutos esta preciosidad, no hace falta más, qué pasada, me atrapa, mención expresa y muy especial para tamaño megatemazo. 

ConFor youse produce un acercamiento a, digamos, posiciones dulces de bubblegum o más glam-rockeras que podrían evocar algún episodio tiranosáurico de Marc Bolan,  mientras que con It’s so hard ponen el freno de mano en una acústica de poco más de un minuto, quizás para darle un nuevo impulso a una recta final donde impera la rabia guitarrera en Can’t get enough o The witness, la psicodelia más elaborada en Changes, el poderío popero en It’s so hard to love you o I found you, las sensaciones más sixtie-kinkys en Set me free o ese colofón a modo de himno setentero que es If we only had the time

Tan solo le veo una pega a este artefacto semi-incendiario y es el exceso de temas por ser un disco doble, dieciocho cortes en total. Aún así Chuck Betz (compositor y alma mater de esta banda), Ryan Naideau, y Jim Shelton han conseguido un trabajo excelente, muy aconsejable. Más de uno debería visitar esta playa nudista para despojarse de prejuicios o, en su caso, de tanto lastre musical mediocre. Che, en un momento determinado podría ser ideal hasta para escucharlo en pelotas, sí, sí, en pelotas, como dicen que Dios nos trajo al mundo, con total desinhibición y degustando a su compás unas buenas cervezas. Seguramente el resultado sería un crecepelo milagroso o una especie de chute de bótox donde nos quitamos años e incluso hasta unos kilillos cual si fuera una liposucción sónica. Y todo porque en 77 hay materia cósmica regeneradora que se puede distinguir con un poco de imaginación, a las pruebas de su contenido me remito.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

15 comentarios :

  1. No los conocía, pero me gusta esto de nadar en pelotas.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. A mí se me pasó esa recomendación de Jesús, la verdad, pero no me extraña nada que coincidamos en gustos (llevo semanas locas con Phonograph por él). En realidad di con este grupo por una píldora de Río Rojo, en la que se anunciaba la publicación inminente de este disco, pero ilustrándola con una canción del anterior (II). Flechazo. Desde ese día estoy pendiente de ellos. No inventan nada, but I like it. El día 14 tocan en su barrio de Brooklyn, ¿vamos?
    ¡Besos, querido Johnny!

    ResponderEliminar
  3. No se puede negar que es Punk-Rock del bueno; me encantan esos dejes a lo Buzzcocks de ciertas composiciones. Te veo en plena forma, Johnny. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Johnny. En esta ocasión el post me ha resultado pedagógico, más que nada, y es que no conozco no sólo al grupo que encabeza la entrada sino a ninguno de los que cintas en lo escrito. Estas cosas no dejan de agobiarme por mi insignificancia y lo poco que se sabe de casi todo. En fin, somos limitados, qué se le va a hacer (y no lo digo en este caso sólo por mí, tampoco quiero ser tan masoquista, sino por todos en general, por las personas). De todos modos un placer leer tus entradas, como siempre que paso a visitarte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Llego supertarde esta vez, pero a tiempo de comentarte que me ha gustado mucho este grupo, master. Ya sabes que la música melódica me atrapa en todas sus vertientes. Los escucharé con calma.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Entre el despelote de guitarras y el tema que me ha gustado, ya hay dos datos positivos para que les preste atención.

    Brazzzos.

    ResponderEliminar
  7. Nadar en pelotas, un gustazo, Sergio, sin duda. Abrazo.

    En realidad fue una recomendación privada, querida Lu. Ya molaría mucho ir a verlos tocar a Brooklyn, ya molaría. Besos.

    No creas que estoy en plena forma, Alex, las apariencias engañan, tengo una epicondilitis que se agudiza por días y habrá que solucionarlo. Abrazo.

    Bueno, Buzzcocks es una referencia que yo percibo, Bernardo, también los Real Kids aunque por encima de todo mucho Big Star.

    Me alegra Javier que te haya gustado mi artículo. Siempre estamos creciendo y aprendiendo, yo lo hago mucho de ti respecto al cine. Abrazo.

    Sí, creo que es un grupo que te puede gustar bastante, masterfriend Evánder, al menos algunos temas. Cuando encuentre un rato paso a visitarte que también voy con retraso. Abrazo.

    Creo que te gustará, brother Savoy, a ti siempre te mola el despelote. Brazzzzzo.

    Se agradece la deferencia de dejar comentarios. Salud a tutiplén..

    ResponderEliminar
  8. Johnny , no los conocía pero lo he estado escuchando en Spotify y me ha parecido muy buen disco en solo una escucha!
    También me sonaron un poco sixties , no ?
    Saludos,

    ResponderEliminar
  9. guitarra a cascoporro, si los 18 temas del álbum suenan como este se trata, sin duda, de un doble, sí, doble-mente cojonudo!

    ResponderEliminar
  10. El tipo de material que casi sin darte cuenta te sube arriba ; sin derroches de virtuosismo ( ni falta que hace con la que está cayendo ) ni ejercicios de estilo , a guitarrazo limpio como bien dices ; a pelo , sin más argumentos que las ganas de divertirse y pasar un buen rato , que de eso se trata ; ya lo comentamos por encima el otro día , un disco que ha llegado justo en el momento que necesitábamos algo así ; lo has definido en mi opinión , muy bien , con precisión quirúrgica ; y no va con segundas querido Johnny , a lo mejor el tratamiento adecuado para tu codo evita pasar por el quirófano ; eso sí , tienes que intentar no forzarlo , cosa que los que tenemos ´peques ´ lo tenemos crudo .
    Quiero decirte lo mucho que me alegré de que me llamaras , siempre un placer volver a hablar contigo de todo ; espero de verdad que el 2015 nos traiga la posibilidad de poder volvernos a ver .
    Recuerdos a toda tu tropa ¡
    Abrazo grande ¡
    Ah ¡ Y a Javier Simpson sólo quería decirle que no importa nada no saberlo todo , que incluso casi es mejor por eso del factor sorpresa ; lo que importa tan solo es dejarse llevar , sorprenderse de lo que escuchas y disfrutarlo ; yo a veces hecho de menos aquel estado inicial de aficionado que sin saber nada me llevaba a lo más alto.
    Feliz fin de semana ¡

    ResponderEliminar
  11. No tengo ni idea la verdad, ando tan liado con discos y demas que creo que lo voy a dejar para después de las fiestas, año nuevo guitarreos viejos jajaja.
    Un abrazo my friend.

    ResponderEliminar
  12. Sí, Jordi Digital33rpm, también, claro, en la recta final sobre todo creo que hay más sixties. Salud.

    No todos tienen el nivel de “I’m not like you”, masterSones Raúl, pero sí que te diré que hay algunos que incluso la superan.

    Lo del codo me está fastidiando, querido Jesus, hay ratos que el dolor se intensifica demasiado, hoy sin ir más lejos. Me preocupa la operación por el curro y por las peques pero algo habrá que hacer. Los Nude Beach serán un buen acompañante, no lo dudes. Deberíamos hacer lo posible por vernos otra vez en el 2015. Abrazo fuerte.

    Cuando puedas le das caña, mysupefriend Addison. Abrazo.

    Gracias a los 4 también por comentar. Salud.

    ResponderEliminar
  13. Ya me comentaste en su día la grandeza de este disco, y es verdad que en primera instacia no atrapa, pero si tiene unas guitarras, que por la manera de estar grabadas, llaman la atención, entre punk y glam, le daré cancha my mestre, tu recomendación o merece. Saludos

    ResponderEliminar
  14. Es un gran disco que crece en sucesivas audiciones, muy recomendable, my mestrefriend Chals. Abraçada.

    ResponderEliminar

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER