11

DAVID KILGOUR & THE HEAVY EIGHTS - (2014) End times undone

DAVID KILGOUR & THE HEAVY EIGHTS - (2014) End times undone

...el neozelandés mantiene una llama que se halla ajena a tópicos o estereotipos, acuñando lucidamente una obra que tiene otra vez como protagonistas las melodías muy elaboradas... 
Llama poderosamente la atención esa forma en que David Kilgour dosifica sus publicaciones musicales y, ya puestos a suscitar interés, llama también a análisis el título, End times undone, de su ultimísimo trabajo, el segundo junto a los Heavy Eights

Me avisó mi querido Lord del Cierzo, conoce mis gustos y sabía que no me iba a decepcionar. Y es que el neozelandés mantiene una llama que se halla ajena a tópicos o estereotipos, acuñando lucidamente una obra que tiene otra vez como protagonistas las melodías muy elaboradas. Podría decirse incluso, a tenor del título, que el desecho queda para los demás. 

La cadencia armónica de perlas de pop psicodélico como Like rain”, “Dropper o Down the tubessirven para enjuagar los sentidos mientras que la belleza del pop más cristalino e intenso de Lose myself in sound”, “Comin’ on”, “Some things you don’t get back o, sobre todo, Christopher Columbus(esta última apunta a ser el hit más recordado de este álbum) contrastan en euforia con detalles de folk campestre sofisticado como Light headed, con más gancho a mi gusto que una I don’t want to live mone que peca de resultar una excesiva sosaina. De Crowdestacaría el tratatamiento de las guitarras en un entorno, digamos, más jazzístico. 

Lo dicho, el que fuera ilustre miembro fundador junto al recientemente fallecido Peter Gutteridge de los míticos The Clean, una de las bandas independientes de principios de los noventa más veneradas en Nueva Zelanda, mantiene el pulso vital de la creatividad y de la coherencia con su psych-pop efectivo y ocurrente, a veces embriagador, a veces del que suena a esto o aquello, tan aparentemente sencillo como fresco y natural, pero cuya fascinación y encanto no está al alcance de todos los que intentan hacer un artefacto musical de características similares.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

11 comentarios :

  1. Chico, en los últimos años no hago más que llevarme dulcificadas sorpresas desde las antípodas. Allí parecen desaparecer cualquiera de los encorsetamientos anglosajones y el sonido que se desenvuelve allí estar dotado de una permeabilidad sin límites. Se que puede sonar a tópico pero me encanta que las cosas no suenen tal y como deberían sonar por libro y manual, y que las escenas que se desarrollan tanto en Canadá o Australia campen libres sin ajustarse a modas o tendencias.
    Some things you don’t get back suna redondo con ese rollito a rosa marchita que me recuerda a los Church o a Hose of Love, seguro que todo el disco también.

    ResponderEliminar
  2. Un disco que me llevo al zurrón para escuchar hoy, que es fiesta en mi ciudad. Gracias, Johnny, algún día me contarás por Fb, el secreto de estar más de seis años en Blogger y mantener la ilusión intacta.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Me encanta my mestre, esa canción es magnífica, a veces parece tan fácil hacerlo y a la vez es tan difícil encontrarlo tan fresco, lo busco ya. Este año te sales my mestre. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Las antípodas es un pozo sin fondo, maese-brother BBoyz1970. Ahora que lo dices apuntas bien con tus referencias a los Church o a House of Love.

    Creo que ya hablamos sobre eso un día, amigo Alex, no es ningún secreto. Siempre me ha gustado escribir, es una vía de escape como otra cualquiera pero conste que también tengo mis crisis y mis rachas, este verano he escuchado bastantes novedades y en los últimos tiempos prefiero escribir sobre las que me han calado.

    Es un temazo, efectivamente, my mestrefriend. Fresco fresquísimo, muchos lo intentan pero no todos consiguen un resultado tan brillante.

    Se agradecen estos comentarios tan saludables. Abrazos a los 3..

    ResponderEliminar
  5. Pues esto suena de vicio, como todo aquello que viene de las antípodas (o casi todo), muy bien ese sonido y el vídeo más psicodélico no puede ser... me vuelvo daltónico.

    Brazzzzos.

    ResponderEliminar
  6. No hay más que decir, el temazo que acompaña a tu reseña es estupendo. Tengo que seguir indagando sobre este grupo y ya veo que llego con bastante retraso. Gracias por compartir...saludos

    ResponderEliminar
  7. Muy recomendable, Savoy, y creo que es de tu cuerda, la que llega de las antípodas. Brazzzzzo.

    Sí, >Antonio, “Some things you don’t get back” es un temazo estupendo. A por el Sr.Kilgour. Salud.

    Gracias a ambos por la deferencia en dejar comentarios, amigos..

    ResponderEliminar
  8. Una vez más, música neozelandesa de gran calidad. Me ha encantado el tema que has elegido para ilustrar el post, master. Me haré con el disco para escucharlo completo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. A por él, masterfriend Evánder. Un abrazo. 

    ResponderEliminar
  10. Querido Johnny nos traes trabajo, acabo de llegar de Berlin (sniff, sniff) y tras cinco dias de patear y disfrutar de lo lindo no he tenido tiempo para el rock, me lleve para darle caña al de J. Mascis y lo escuche solo un vez ayer en el avión y ahora este que también desconozco pero que suena de miedo me lo tomare con calma, me quedan vacas y tendré tiempo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Pues a acabar de disfrutar con buena música tus merecidas vacaciones, mysuperfriend Addison. Recibe abrazo.

    ResponderEliminar

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER