21

THE WAR ON DRUGS - (2014) Lost in the dream

THE WAR ON DRUGS - (2014) Lost in the dream
...ahora ya sin dudas, estará encaramado en los puestos altos de muchas listas (de las que merecen confianza) sobre mejores discos del 2014...
War on Drugs, el término americano que se utilizó para la campaña contra la producción, consumo y comercio ilegal de drogas durante el mandato de Richard Nixon a principios de los setenta. Fue el nombre de esta banda de Philadelphia lo primero que me impactó en casa de my friend Lou para, acto seguido, escuchar Burningy sentir esa preliminar atracción que me indica dónde puede haber material musical que merece la pena. Después my tete Joserra en su Land lo elevó a los altares para, insistentemente a posteriori, sentar cátedra en el Exile SH Magazine sobre este artilugio polifónico que mucho me temo, ahora ya sin dudas, estará encaramado en los puestos altos de muchas listas (de las que merecen confianza) sobre mejores discos del 2014. 

THE WAR ON DRUGS - (2014) Lost in the dream 2
Y es que al final tuve que rendirme ante la evidencia a pesar de que me asaltaron ciertas dudas iniciales por las que, incluso, me costaba reconocer dónde estaba el origen de las mismas. Tuvieron que ser más de media docena de audiciones para rastrear y delimitar concretamente esa indecisión, ese titubeo o desconfianza que me impedía admitir que estábamos ante algo grande. Ahora, superadas esas vacilaciones o en un momento determinado absurdos recelos, creo que eran las connotaciones comerciales de algunos de los cortes de este viaje entre sueños las que me provocaban pensar si ese primer flechazo se podría mantener en el tiempo. 

THE WAR ON DRUGS - (2014) Lost in the dream 3Y así, como quien no quiere la cosa, el descubrimiento de Lost in the dreamme ha servido para indagar en la trayectoria de THE WAR ON DRUGS, de la que no tenía ni pajolera idea. Tercer disco tras “Wagonwheel” del 2008 y “Slave ambient” (que por cierto está de lujo también) del 2011. Verifico muchos nombres que me vienen a la cabeza y que se corresponderían con el mencionado artículo de Joserra porque todo sea dicho, los clava, a partir de ese poso tan denso y ochentero, desde Mike Scott y sus Waterboys a Arcade Fire, desde Mercury Rev a David Bowie, desde Blue Nile a los Cure, desde Al Stewart a Fleetwood Mac o Dire Stratis, desde Pink Floyd a Bruce Springsteen…, para adquirir toda la obra una sensación de épica grandilocuente que pudiera resultarle rimbombante a más de uno pero que por otra parte también tiene mucha lógica en que puede generar bastantes incondicionales y simpatizantes hacia esa exquisitez de arreglos que contiene. 

La sucesión de fantasías empieza con una hipnosis ambiental de pop sofisticado y enigmático, Under the pressure”, que podría gozar perfectamente de la bendición de Paul Buchanan. Ídem de lo mismo para una melancólica y sentida Suffering o para una etéreaDissapearing

THE WAR ON DRUGS - (2014) Lost in the dream 4
Con los Red eyes no miran de reojo sino de frente y con la cabeza bien alta al “Funeral”, la gran obra maestra del S.XXI que los Arcade Fire publicaron en el 2004, mientras que un corte como All ocean in between the waves debería pincharse en todas las discotecas del mundo porque lo tiene todo para ser bailada y así, de paso, dejar a un lado tanta tontería y tanto producto mediocre, anodino y vulgar que mueve a los jóvenes en muchos locales nocturnos. 

Eyes to the wind es una puta maravilla, apunta seriamente a mi canción del año este medio tiempo que se halla en una encrucijada fabulosa, a caballo entre la big music de Mike Scott y el soft rock de Al Stewart. Y el viento nos arrastra a un inquietante pasaje instrumental como “The haunting idle que podría evocar a Pink Floyd y que, en cierta forma, sirve de preámbulo a una apasionada y efervescente Burning, un tema que no vendría nada mal que escuchara el Boss. Y ya de paso, que se agenciara unos auriculares y disfrutara de momentos de enajenación, a buen seguro también de asombro y estupefacción, conLost in the dream”, la que da título al álbum y que también contiene muchos matices del pequeño gran Willie Nile. 

Cierra In reverse, auténtica joya de preciosismo desorbitado, una despedida a lo grande que invita a volver a empezar otra vez con esta fantástica sucesión de ilusiones.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

21 comentarios :

  1. Coincio plenamente con "Eyes to the Wind", el disco lo he ido madurando poco a poco y sospecho, como dices que va a estar arriba en muchas listas. De lo mejor de este año irregular.
    Gran entrada como siempre.
    Abrazos y buena semana.

    ResponderEliminar
  2. Tiene una sutileza mántrica, elegante, añeja que encaja a la perfección con esas sensaciones que se nos desatan a los cuarentones cuando nos rememoran la juventud jejeje Como volver a enamorarse (pero de verdad eh?) Son sensaciones únicas e indescriptibles... gran entrada hermano!! y gran disco, por supuesto.

    ResponderEliminar
  3. Pues tendrá que ir por la senda brother, porque el tema que has puesto, la verdad es que suena bastante bien. Suena relajado, pero a la vez con intensidad.

    Brazzzos.

    ResponderEliminar
  4. Como sabes me pasó algo parecido, me encantó en principio, lo puse en cuarentena más tarde no creyéndolo un álbum tan especial y ahora, machacado que lo tengo, lo recomiendo como imprescindible en cualquier discografía casera, esencial para los sentidos. En sus temas se reconocen todas esas esencias sonoras que identificas, muy acusada con los Waterboys, pero acaba teniendo identidad propia.

    Es flipante, hay que tenerlo, de hecho lo mío ya es vicio, lo tengo en cd y voy a por el vinilo; hay que atesorar las joyas del 2014.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. A menudo se precisa más que el comienzo, es como la vida, hay que cala desde el principio y hay que no, saludos

    ResponderEliminar
  6. se veía de venir, sí, es un discazo!

    ResponderEliminar
  7. Yo los descubrí con el anterior, que ya me pareció cojonudo.

    ResponderEliminar
  8. Buen LP para determinados momentos pues necesita ser apreciado con tranquilidad y sosiego

    ResponderEliminar
  9. Suena bien, tiene algo, un sonido como ácido y etéreo que captura al instante. Voy a seguir indagando y en breve decidiré qué hago, aunque entradas como esta parece que no dejan lugar a dudas.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
  10. Dear Johnny, es un disco lleno de misterio pero también de familiaridad. Qué bonito lo escribe usted todo...ahora mismo me voy a escucharlo, en la intimidad como el puto Aznar habla el catalán. Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. No lo había escuchado nunca. Habrá que ponerse con él.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Me encanta la canción, ya le he dado al play varias veces seguidas, sin duda un disco que voy a tener muy en cuenta desde ya mismo

    ResponderEliminar
  13. Pues sí, entra a la primera, y poco más que añadir a tu fantástica reseña; tiene eso que nos gusta a los que llevamos mucho tiempo escuchando, de aquí para allá. Con temazos como este Red Eyes que vamos a rayar en el coche. Saludos

    ResponderEliminar
  14. No es el estilo que mas me convence, pero digo lo que tu.Hay que alejarse de prejuicios preconcebidos y otorgar a estos menesteres el beneficio de la duda en forma de varias escuchas, para poder dilucidar fríamente.
    Así se hará, apreciado Johnny.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  15. “Eyes to the wind” es una gozada total de canción, como otras tantas del disco. Lo ilógico, my superfriend Addison es que este disco no acabara entre lo mejor del año. Abrazos.

    Gracias, brother Bboyz1970, por lo de la entrada. Efectivamente tiene algo que nos transporta a las sensaciones de juventud, un discazo.

    Por la senda irá, brother Savoy, se me acumulan los frentes así que recuérdamelo. Brazzzos.

    Ves, como te dije, Sergio, tuvimos sensaciones similares a la hora de valorarlo. Percibo la esencia de Mike Scott aunque quien sabe si realmente Adam Granduciel siente esa fuente como tal. Abrazo.

    Así es Silvo, un disco puede calar antes, después o nunca. Saludos.

    Totalmente, grandmaster Raúl, un discazo.

    He descubierto ahora el anterior, my friend Atalanta y cierto, es cojonudo. Me alegra volver a leerte por aquí y por allí.

    Cierto es, Bernardo, es fácil que entre pronto pero para apreciarlo en su justa medida hacen falta momentos claves de audición.

    Yo te lo recomiendo mucho Javier. Además has sabido captar rápidamente su esencia con eso que dices de ácido y etéreo. Gracias por lo de la entrada. Abrazos.

    En la intimidad como el puto Aznar habla el catalán, jajajaja, qué grande, tete Joserra. Me enorgullece que valores así el texto. Es un discazo, las cosas como son. Abrazos.

    No lo dudes, masterfriend Evánder. Abrazo.

    A por él, Boris y más si “Red eyes” te ha gustado tanto.

    Se agradece eso de la reseña Antonio. A mí me tiene muy enganchado el disco, además no tiene ningún altibajo, todos son temazos, igual hoy te atrapa uno y mañana otro. En el coche suena divino. Salud.

    Reconozco que hay matices o quizás prejuicios preconcebidos como dices, apreciado Ficus que creo que a ti y a mí nos tiran para atrás pero yo los he superado y en cierto modo ahora los valoro positivamente por ese resultado final. Ya me contarás. Recíproco abrazote.

    Se agradece la deferencia en dejar comentarios. Abrazos a tutiplén.

    ResponderEliminar
  16. Hola my mestre, lo he intentado por cada misa dedicada al grupo, y no hay manera, no llego a conectar, lo vuelvo a intentar con tal pasión desplegada en este texto, o puede que deba dejar correr el aire un poco y retomarlo más adelante, lo que no tengo duda, es de la sensación de estar perdiéndome algo importante, todo se verá.
    Saludos my mestre-friend

    ResponderEliminar
  17. No estoy seguro de lo que debo aconsejarte, querido Chals. Entiendo perfectamente que estamos ante un disco con detalles que pueden generar sensaciones, digamos, dispares. Mi experiencia es que el día que llega es para quedarse y de qué forma, en estos momentos creo que es el mejor disco del año y quizás de lo que llevamos de década aunque el tiempo puede darme otra perspectiva peor. Deja pasar unos días, dale caña después y puede que... Y si no a otra cosa, que no tiene por qué gustar a todos. O quizás más adelante, quién sabe. Abraçada.

    ResponderEliminar
  18. Es curioso lo que me pasa con este tema que has puesto, por un lado me gusta ese sonido extraño que han buscado y encontrado, pero por otro, veo que la "canción" propiamente dicha (el meollo del asunto, esa idea inicial del compositor) se me pierde en la producción y los arreglos. Una cosa como agridulce jejeje.
    Cuestión de acostumbrarse, digo yo.

    A pesar de todo, ya digo que me atrae el tema.

    Saludossssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  19. Te entiendo, querido Bab, a mí me pasó un poco similar en eso que mencionas de agridulce, una especie de atracción con cierta precaución o distanciamiento. Yo creo que es un disco fenomenal pero hace falta darle cancha, dejarlo reposar y que un día se produzca el alineamiento cósmico para que el disco cale y de qué manera. Abrazosssss y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  20. Definitivamente: yo el año pasado hubo una época que estuve tonto.
    Y se me pasó este discazo.
    Gracias JJJ

    ResponderEliminar
  21. Este disco te va a molar mucho Alberto, lo sé. Abrazos.

    ResponderEliminar

▼ Reseñas novedades discográficas 2019 ▼

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER