17

JOSEPH ARTHUR - (2014) Lou

JOSEPH ARTHUR - (2014) Lou
...un homenaje en toda regla y con muy buen gusto al siempre añorado Lou Reed...
No está mal, pero que nada mal. Y digo más, está cojonudo, de lujo pero sin pompa ni ostentación, con guitarra, piano y en todo caso algunas voces o coros de lazarillos acompañantes a la taciturna y melancólica voz del cantautor americano JOSEPH ARTHUR

Lou es el título de su nuevo álbum, un homenaje en toda regla y con muy buen gusto al siempre añorado Lou Reed, publicado alrededor de seis meses después de su muerte. Y digo buen gusto porque además del maravilloso elenco escogido, la interpretación de todos los cortes guarda una línea, una homogeneidad y un equilibrio digno de admiración, con un halo místico y espiritual que lo identifica y lo envuelve. 

De la etapa “velvet” ahí está la controvertida por su temática acerca del uso y abuso de drogas Heroin, y dos piezas de enorme sensibilidad inmersas en el homónimo del 69, Stephanie saysy Pale blue eyes. Del primer álbum en solitario y todavía con ramalazos velvéticos rescata esa maravillosa ofrenda para romper un corazón salvaje, el de la Wild child

JOSEPH ARTHUR - (2014) Lou
El estado de espiritualidad y misticismo antes mencionado aparece de forma más nítida e inmaculada en la forma de recitar dos clásicos del “Transformer" como Walk on the wild side y Satellite of love, o en la berlinesca Men of good fortune

Sorprende y muy gratamente la lectura del Dirty Blvd dentro de una lógica parada en “New York” que se ve rubricada con NYC Man, quizás el tema más destacable de un irregular “Set the twilight reeling” que el maestro publicó en el 96. 

Como mayores profundidades del alma me congratula totalmente la inclusión de Sword of Damocles, uno de mis temas preferidos de Lou Reed y ahí queda también de esa etapa el hechizo de Magic and loss. Cierra, tenía que ser, con la gloria del amor, Coney island baby, pura delicadeza, pura grandeza. 

Se puede afirmar que con estas once interpretaciones nos damos cuenta por enésima vez de la magnificencia de Lou Reed. No hay riesgo en declarar que si no fuera porque es un álbum de versiones estaríamos ante el mejor disco del año (y de muchos anteriores), pues composiciones de este calibre, de esta envergadura y de esta trascendencia tienen difícil parangón.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

17 comentarios :

  1. Como imaginarás voy a tener que ir a buscarlo, vamos, más que por obligación por devoción.

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Una preciosidad y un grande en el fondo, saludos

    ResponderEliminar
  3. Esto tiene una pinta bárbara. Descubrí a Joseph Arthur con "The Graduation Ceremony", que para mí fue de lo mejor de 2011. Con la sensibilidad que tiene este tipo, esta revisión de canciones del añorado Lou puede ser algo glorioso... Emocionado estoy.
    Abrazos y gracias por alegrarme el día con esta entrada.

    ResponderEliminar
  4. Qué buena pinta, mayor aún gracias a tus emocionantes palabras, hermano del alma. Repitamos una vez más: qué pedazo de artista que fue Lou Reed, desde el plátano hasta Loutallica. Maestro absoluto del rock and roll.

    Un abrazo, Johnny.

    ResponderEliminar
  5. ¿Este es el Soul Man que nos sorprendió hace unos años con ese glamuroso disco que recordaba a Tom Jones?, porque si es así me quedo a cuadros. No hay nada más reconfortante que ver a los artistas hacer lo que le sale de los cojones y caer de pie. Por lo menos esa versión de "Walk on the wild side" suena de vicio, con lo cual, ¿que manera mejor que volver coger el hilo de esta magnífica voz que con un homenaje al amigo Lou?

    ResponderEliminar
  6. Quizás sea la hora de volver a escuchar las canciones del maestro, aunque en la voz de otro; resulta difícil creer que no ya no está con nosotros. Buena recomendación Johnny, suena de lujo.

    ResponderEliminar
  7. Qué magnífica versión de Walk on the wild side. Con qué gusto y que delicadeza está interpretada. Me ha encantado, sin alharacas ni hostias.

    Saludosssssssssssssss

    ResponderEliminar
  8. Ni puñetera idea, Johnny; pero para eso está tu blog: deleitarnos.

    ResponderEliminar
  9. Pues esta claro que habra que darle caña a este homenaje, Lou fue grande y si un artista es capaz de homenajearle como es debido no sere yo quien se pierda la oportunidad.
    Abrazo y buen finde amigo.

    ResponderEliminar
  10. Siento una contradicción al haber escuchado el walk on the wild side. Siempre he pensado que el tema de Reed es casi una sublimación de la gente que describe aunque encierre su parte de critica, pero en esta se da una melancolía tan brutal que desaparece aquel homenaje y parece que tengas que sentir pena por la gente que describe. No sé, igual te parece una tontería... aunque claro, al ser una disco de versiones se la ha llevado a su terreno, y contra eso no hay nada que decir, supongo.

    Suena muy bien, eso sí y habrá que escucharlo con atención con todos esos temazos en el disco.

    Saludos meu

    ResponderEliminar
  11. Todo un homenaje al gran Lou Reed. Merecida reseña, amigo.
    Un abrazo, master!

    ResponderEliminar
  12. Por devoción te gustará Sergio, ya lo verás.

    Así es, una preciosidad de disco sobre un grande. Saludos Silvo.

    Creo que te va a encantar, my friend Lou, desborda sensibilidad a raudales. Abrazos.

    Repito contigo, hermano Gonzalo: qué pedazo de artista fue Lou Reed, maestro absoluto del rock. Abrazo.

    Pues todo el disco suena en la línea del “Walk on the wild side”, maese-brother Bboyz1970. Un homenaje de vicio.

    Yo todavía no me hago a la idea, parecía inmortal tito Lou. Te gustarán estas canciones del maestro, Antonio.

    Así es Bab, gusto y delicadeza, sin aditivos ni conservantes. Abrazosssss.

    A deleitarse pues, Mr.21st Century Schizoid Man.

    Y vas a flipar cuando le des la oportunidad, mysuperfriend Addison.

    Me gusta mucho tu interpretación sobre el trasfondo del “Walk on the wild side”,eMe Logar, ni por asomo me parece unta tontería. El disco con sus versiones se las ha llevado a su terreno. Salud.

    Sin duda un gran homenaje, my masterfriend Evánder. Abrazo.

    Se agradece la deferencia en dejar comentarios. Abrazos a tutiplén.

    ResponderEliminar
  13. qué buena pinta, me parece una idea fantástica grabar un disco tributo de estas características, me lo voy a procurar pero ya!

    ResponderEliminar
  14. Me lo acabo de bajar, después de un finde orgásmico entre la décima, diversas pinchadas, fiestas de grupos valencianos y conciertos. Tiene una pinta extraordinaria, y todo lo que sea venerar al gran Lou Reed merece la pena, y este vídeo que has puesto me ha gustado, con un toque totalmente curioso al clásico del Transformer.

    Brazzzos.

    ResponderEliminar
  15. Está de lujo, masterSones Raúl, ya lo verás.

    A descansar, brother Savoy de tanta movida. Este disco te relajará. Brazzzo.

    ResponderEliminar
  16. Acabo de ver esta entrada, Johnny. Siento el despiste. Lo curioso es que la semana pasada lo recomendé a muchas personas tras escuchar una entrevista a Jospeh Arthur en Disco Grande de la mano de Julio Ruiz. Interpretó en direco Walk on the Wild Side y sonó la version de estudio de Satelite Of Love que me emocionó muchisimo.

    El disco es una delicia. El cancionero sobre que trabaja Arthur es apabullante pero le da un toque Cave o yo que se, que me ha encantado.

    ResponderEliminar
  17. Nunca es demasiado tarde, amigo Mansion. Como bien dices el disco es una delicia total con ese toquecillo personal. Creo que el siguiente artículo del Baseball Project también te puede gustar ya que entre otras cosas anda uno de Rem. Saludos.

    ResponderEliminar

▼ Reseñas novedades discográficas 2019 ▼

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER