16

THE SADIES: experiencia cósmica en la Wah Wah (30-1-14)

THE SADIES: Wah Wah (30-1-14)

Sucedió como tenía que suceder, tal y como la imaginación había fantaseado previamente respecto al vendaval que se avecinaba procedente de Toronto (Canadá).

THE SADIES: Wah Wah (30-1-14)
Sorpresas pocas para los que sabíamos como se las gastan encima de un escenario, profesionalidad mucha y dignidad rockera por tubulares, cañerías y conductos que deberían ser de obligado cumplimiento y reconocimiento.

Desde que hace más de un par de años me los recomendara encarecidamente mi psicoterapeuta de Garajeland dejé de tener la menor duda de que los canadienses THE SADIES son los grandes tapados del mundillo musical en los últimos años. Tapados, ocultos, disimulados o como se les quiera llamar. El caso es que la banda de los hermanos Good atesora un sinfín de virtudes que les permiten jugar con solvencia en varios campos y estilos con una ligereza que acaba resultando arrebatadora, la cual se acentúa muy especialmente durante sus conciertos en directo.

THE SADIES: Wah Wah (30-1-14)Allí, en la Wah Wah, intimidaron con su altura física cual si fueran Gullivers, con esos caretos que aparentan haber vivido en primera persona duras batallas, con esos elegantes trajes satánicos que a buen seguro triunfarían en alguna pasarela de diseñadores de moda (por cierto, impresionantes botas azules de piel de serpiente que lucía el contrabajo) y, en definitiva, con esa imagen que parecía extraída de “Reservoir dogs” o de alguna secuela o refritos de films de Tarantino.

THE SADIES: Wah Wah (30-1-14)Pero por encima de todo estos señores del rock destaparon el tarro de sus esencias, ese tarro repleto de melodías embaucadoras, habilidad, experiencia, técnica, simpatía (escasa pero justa, la adecuada y suficiente para fascinar al público que allí se congregaba), pop psicodélico de mucho gancho, garage con abundantes pasajes surferos y country-rock de exquisitez suprema.

Y todo ello sucedía porque presentaban su último álbum, el Internal sounds, (por cierto, allí nos enteramos que la portada se hizo a partir de una radiografía de pierna rota en un accidente de esquí de uno de los Good), discazo del 2013 que inexplicablemente ha pasado de largo o de puntillas entre las abundantes listas del pasado año aunque algunos, los suficientes, no desfalleciéramos en destacar y en recomendar. Y es que todo sea dicho, la apisonadora del tiempo, esa que pone las cosas en su sitio, lo dirá, pero aquí hay uno que apuesta una y otra vez porque este disco será de los que se queden y de los que obtendrán un reconocimiento gradual y paulatino.

THE SADIES: Wah Wah (30-1-14)Del mencionado trabajo destacaron temas de raza como Another yesterday again”, “The very beginning”, “The first five minutes”, “Starting all over again,... Me asombraron con Leave this world behind, un tema que no le había dado el caché que merecía hasta ese momento, y consiguieron fascinarme absolutamente al compás de Story 19con un Dallas en plenitud de facultades y un Travis que parecía haber entrado en trance cual si estuviera poseído por el espíritu de Neil Young.

A tener en cuenta también otros que estuvieron allí del estupendísimo Darker circles del 2011 como Tell her what i said”, “Another year again,... o la instrumental Ten more songs. Creo que fue al compás de esta última cuando el Duke sentenció: “estos tipos serían capaces de intercalar estilos desde Dead Kennedys a Simon & Garfunkel y quedar de puta madre”.


THE SADIES: Wah Wah (30-1-14)El final fue de traca. Lo habían conseguido casi sin mutar un semblante serio, de entrega, de actitud y de carisma. Observé las caras de satisfacción de los miembros del batallón acompañante. Acabábamos de ser los personajes secundarios de otra película más del western que protagonizan los Sadies tras aquella consumación que fue A house is not a motel, la maravillosa canción de Arthur Lee con Love, desenlace ideal para tan magno evento. Muy, muy, muy grandes, se llaman THE SADIES.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

16 comentarios :

  1. Pelos de punta brother... qué momentazo la versión de Love... me elevo mientras escribo y escucho... me elevo... y qué grupazo The Sadies... Aupa el batallón valenciano.

    Brazzzos.

    ResponderEliminar
  2. Recientemente enganchado a este grupo he empezado a buscar sus discos después del último que me encantó. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Más alto se puede decir, pero nunca, nunca, nunca más claro. Brutales, psicodélicos, roqueros y feos como los hermanos Calatrava, pero maravillosamente, maravillosos.
    Gran concierto que quedará en la psiquis del III BATALLÓN CONCERTERO.

    ResponderEliminar
  4. Menudo conciertazo!!
    Hasta ayer por la noche no había oído prácticamente nada de estos virtuosos y fue un privilegio poder disfrutar de uno de los mejores 10 conciertos de mi vida.
    Gran recomendación de Le Commandant
    El Batallón sigue pisando fuerte
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Buena música, si señor, saludos

    ResponderEliminar
  6. si un móvil es capaz de capturar todo ese estruendo a partir de 2:30, sentirlo allí tuvo que ser un momentazo. se despeinan poco los tíos, eso sí. profesional, muy profesional.

    ResponderEliminar
  7. Cierto, más feo que los Hermanos Calatrava, pero que buenos son estos tíos. Lástima del sonido del vídeo "pirata", aunque me hago una idea de como fue, por tu crónica. Gracias, Johnny.

    Saludosssssssss

    ResponderEliminar
  8. Joder que temporadita de bolos os estáis marcando la sección Madrid y Valencia de la blogo...si lo confieso tengo envidia, encima a Redd Kross me los perdí por curro...
    Me alegro la ostia de que los estéis disfrutando.
    Abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Me está calando este grupito de canadienses ...
    Me alegro que disfrutaseis de este gran concierto.
    Habemus envidia.

    ResponderEliminar
  10. Menuda serie de conciertos os estáis marcando.. qué envidia. Aquí no vienen ni las águilas. Me alegro de que disfrutaras, master.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Para la próxima entrada de los Sadies prometo haber sido el último que no disponía nada de nada del grupo (vergüenza). Y ya veo que disfrutásteis como enanos.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
  12. Como siempre, gran Johnny, la crónica conciertera de sobresaliente cum laude, casi como estar alli.
    Coincido contigo, sin lugar a dudas "Internal Sounds", una de las mejores noticias que deparó el pasado año.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  13. Jo que envidia me dais cada vez que leo una crónica conciertil, yo ya sabes que ando corto de fuerza muscular pero vivo cada una de las vuestras como si allí estuviera de cuerpo y alma. Ahora solo me falta acabar por estudiar la materia SADIES cual forense musical.

    SALUDOS!!

    ResponderEliminar
  14. @ Savoy: el temazo de los Love fue de fantasía. Brazzzzzo.

    @ Antonio: a por ellos, que no se desgastan. Salud.

    @ Bronco: cierto, se quedará en la memoria ad eternum.

    @ Duke: ya te avisé, te conozco demasiado. Sabía que lo ibas a flipar. Salud.

    @ Silvo: muy buena, canela final. Salud.

    @ Raúl: sabes captar esas instantáneas, masterSones.

    @ Babelain: pues si te haces una idea seguro que en vivo lo habrías superado. Abrazossss.

    @ Addison: bueno, este es el primero del año por Valencia, el de Redd Kross fue en Madrid. Tela marinera los dos, mysuperfriend. Abrazo.

    @ Millan65: los Sadies se abren poco a poco y se van quedando. Habemus sana seguro.

    @ Evánder: estuvo muy bien, masterfriend. Abrazo.

    @ Javier: yo te los recomiendo muchísimo para próximas oportunidades, tanto en estudio como sobre todo en directo. Salud.

    @ Ficus: me congratula te haya gustado la crónica. “Internal sounds” es buenísimo, cada día que pasa me gusta más, es probablemente de mi lista del 2013 el que más peldaños sube día tras día. Recíproco abrazote.

    @ BBoyz1970: primero esa fuerza muscular hay que recuperarla, vas por buen camino seguro. Dale a Sadies que algo aportará. Salud.

    Se agradece la deferencia en dejar comentarios.

    ResponderEliminar
  15. Menuda pedazo de crónica.

    Son mágicos, son virtuosos sin olvidar que se deben a las canciones y al público que les va a ver, son bien vestidos, son humildes y son un auténtico tren en directo. Son la esencia de la música norteamericana gracias al sacrificio y el largo trabajo de un grupo que nos pone de acuerdo a todos, público, críticos e incluso perros y gatos, lanzándoles parabienes más que merecidos. Por una sóla vez: ¡Todos llevamos razón!

    Un brazzo.

    ResponderEliminar
  16. Gracias por lo de la crónica, psicoterapeuta mío. Los Sadies son todo lo que Vd. dice. Tan solo un matiz, son demasiado desconocidos y creo que hay como una especie de temor a reconocerlos como muy grandes. Reciba mi brazzzzzzo.

    ResponderEliminar

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER