10

MANOLO BERTRÁN, cuestiones sobre el 'Imperio' del Doctor Divago

MANOLO BERTRÁN, entrevista, doctor divago
   Bon dia, Manolo. Tercera vez que divagamos por este espacio. Nos hacemos más mayores, que no viejos, pero aguantamos el tipo. Será que como me dijiste hace años hubo un día en que algunos bebimos el elixir de la eterna juventud.
       No recuerdo haber dicho eso, pero quizá nos lo mezclaron en alguna copa. En cualquier caso, encantado de visitar de nuevo estas páginas, viejo o no tan viejo. Lo importante es intentar no perder la perspectiva y seguir teniendo curiosidad. Intentarlo al menos.

Y de gran ayuda para sentirnos vivos puede ser “la fuerza del sinsentido y la nobleza del desvarío”, ¿no?
     Son versos de “Sólo la mitad de la mitad de mí”, la canción que abre el nuevo disco. Siempre he sentido atracción por determinado tipo de sinsentido, por determinadas cosas que te sacan de la aplastante realidad y que a la vez son muy poderosas e inspiradoras; oxigenantes también. Hay algunas canciones que he construido sin un sentido premeditado, no exactamente escritura automática pero algo de eso ha habido. En este disco, por ejemplo, “Un argumento tan malo” podría ser un ejemplo. En cuanto a “la nobleza del desvarío”, relaciono la locura con la nobleza, con la pureza, con la infancia…

Sabes, esa foto que guardaba tu padre de “Gracia Imperio” me ha servido, entre otras cosas, para desempolvar recuerdos sepultados en el tiempo, como por ejemplo extractos de conversaciones que escuché a mi familia durante mi infancia sobre una famosa vedette que murió en extrañas circunstancias.
MANOLO BERTRÁN, entrevista, doctor divago
       Pues era ella, entonces. La foto de la que habla la canción “Gracia Imperio” ahora la tengo yo, me la regaló mi madre hace unos meses. La extraña muerte de Gracia Imperio ocurrió cerca de casa de mis padres, muy cerca de donde se desarrolló gran parte de mi infancia y mi juventud y cerca de bares que he frecuentado bastante. La canción rinde homenaje a todo eso, a mi entorno, a mi familia, a una Valencia en blanco y negro de la que ahora ya no queda ni el recuerdo en muchos casos. Valencia es una ciudad con muy poca memoria. Mi padre me había hablado en varias ocasiones de Gracia Imperio y de su trágico final. Hace algunos años, mi amigo Toni Gominola y yo investigamos un poco el caso y publicamos un artículo al respecto en una revista que publicaba Toni: Combustión Valencia. Ahí se quedó la cosa hasta que llegó en forma de canción. Se dio la circunstancia también de que mi padre falleció hace un par de años y, probablemente, eso desencadenó su composición. Aunque, fíjate si soy torpe, que yo no me di cuenta de que, en realidad, estaba homenajeando a mi padre hasta que Chumi me la escuchó en una maqueta casera y me dijo: “Ostia, tete, es un emocionante homenaje a tu padre”.

Esto no lo recuerdo con tanta exactitud pero no desecharía para nada la posibilidad de que tras alguna juerga de “puro vicio” nocturno allá por el 92 o el 93 volviera a casa en coche escuchando adaptaciones al castellano del “Héroes” de Bowie, “Pedro Navaja” de Ruben Blades o “Lucilla” de Little Richard en boca del incombustible Julio Galcerá.
       O el “Todo negro” de los Stones, “No me importa nada”, de Luz Casal, “Sixteen tons”, de Merle Travis/José Guardiola, “The harder they come” de Jimmy Cliff… tiene grandes versiones que lleva a su terreno como pocos. Aparte de canciones propias como ”Mala seguida” o “Flores del tiempo”, por citar sólo un par, que son unas joyas. Recomiendo su caja “Cuarenta años y un día pisando el escenario” o cualquiera de sus discos. Y sí, ésa era la idea básica: el regreso, después de una tormentosa noche, con Julio Galcerá sonando en el coche. Luego, toda la detestable fauna de personajes que aparece en la canción, que en el fondo también somos nosotros mismos, está sacada de “La Divina Comedia”, del “Infierno” de Dante. La música de Julio pone el contrapunto positivo, es el único rayo de luz en la canción. Hace poco, en una radio comercial valenciana, muy valenciana, el locutor me confesaba no tener ni idea de quién es Julio Galcerá. Una lástima, porque para mí es de esos músicos que pellizcan. 

MANOLO BERTRÁN, entrevista, doctor divago
Cambiamos de tema. Parece claro que debilidad no es amor. Debilidad podría ser atracción, pasión, seducción, fascinación,…
      A veces es difícil distinguir con claridad el concepto. No lo sé, desde luego debe de ser difícil. A lo largo de la vida, hay personas por las que sientes debilidad, y no siempre son amores entendidos como lo que se llama “relación sentimental”. “Debilidad” es uno de los momentos intimistas del disco.

 Incluso también se le llama amor a una perjudicial obsesión de la que resulta difícil escapar.
Sí, claro. Supongo que te refieres a “Ni una pizca de tu amor”. Está escrita desde el punto de vista de una chica que escapa de una relación de maltrato. 

Más cosas. Le expliqué a una de mis hijas, gran fan del Doctor, lo que era Pangea. Le conté también que la canción era una metáfora entre el antiguo continente gigante y la grandeza de un viejo amor que se quebró, que acabó. A partir de ese momento le fascinó todavía más “la deriva continental”, un temazo que, a mi juicio, crece muchísimo con cada audición hasta hacerse adictivo.
      Yo no estoy seguro de que ese amor del que habla la canción se haya quebrado, pero es tu interpretación y me parece válida. La canción habla de que en tiempos remotos dos personas fueron una unidad y las desgajaron en dos, pero no concreta si continúan de la mano o no como entidades corpóreas independientes. Me alegro de que os guste. Dale un beso a tu hija. 

Noventa y dos horas sin ver al ser amado. Nuevamente el amor como protagonista y un enorme final que lo dice todo: “…se hunde el techo, roto de quererte”.
      Tengo una anécdota al respecto: una amiga escuchaba “se hunde el pecho” y le parecía prodigioso. Con temor a decepcionarla tuve que aclararle que escribí y canté “techo” y creo que se decepcionó un poquito, aunque estuvimos hablando de que el sentido era el mismo si lo que se hunde es un techo emocional y el pecho se considera el guardián de las emociones. 

Pese a las diferencias entre ellas me atrevería a decir que el Doctor Divago emplea la mayor parte de su esencia medicinal y reconstituyente en “Solo la mitad de la mitad de mí”, “Una vida plena” y “Un argumento tan malo”. ¿Me equivoco?
MANOLO BERTRÁN, entrevista, doctor divago
       Bueno, en todas y cada una de las 10. Pero a esas tres les tenemos cariño. También porque son muy distintas entre sí. 

No me gusta el boxeo pero me atraen anécdotas biográficas que lo rodean. “Barney Ross” me ha servido para indagar en detalles de un púgil histórico.
       Me alegro. Y te habrás encontrado un contexto histórico y social y muchas otras cosas en torno a la vida de un púgil. Es lo que me ha pasado a mí siempre leyendo sobre boxeo, que me enteraba a la vez de otras cosas. Yo crecí con las revistas de boxeo de mi padre y heredé su afición. En mi caso como espectador y estudioso de su historia. Hoy en día tengo una pequeña colección de literatura pugilística. En cualquier caso, seas aficionado o no, el mundo del boxeo es muy literario y ha dado lugar a grandes historias, es muy atractivo. 

Oye, una última cosa. Tengo la sensación de que cada vez somos más los que valoramos positivamente al Doctor Divago. Quizás tenga que ver con una incuestionable fidelidad a un universo y a un sonido muy personal que no ha dado bandazos en una larga trayectoria, todo un ejemplo dentro del espectro musical nacional.
        Me gustaría que fuera así, que cada vez fuerais más. En nuestra carrera hay poca premeditación y poca estrategia, hemos ido completando etapas de forma natural. Es esa evolución natural y no forzada la que puede dar esa impresión que comentas de no dar bandazos. Desde luego, no los hemos dado. Tampoco hemos recurrido a fuegos de artificio para intentar captar más seguidores y también es cierto que nadie nos lo ha propuesto jamás, que puede ser una ventaja de trabajar desde la más absoluta y miserable independencia, como siempre ha sido. Ha existido una evolución, lógica en todo grupo, y a la vez hemos intentado ser fieles a nuestra personalidad. 

Bien Manolo, gracias por tener la deferencia de compartir unos minutos para este espacio. Ya sabes que aquí sentimos como un gran acontecimiento cada publicación del Doctor Divago. “Imperio” no iba a ser menos.
        Me alegro mucho de eso y os lo agradecemos de verdad. Nosotros también somos fans del blog de Woody Jagger. 

Desde este espacio se recuerda que el próximo día 7 de diciembre tendrá lugar la presentación oficial en la sala Wah Wah de Valencia del disco reseñado aquí de “Imperio” , una cita ineludible para los suficientes. Mientras tanto disfrutamos de su exquisito último clip “La deriva continental”, para ver, oir y escuchar.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

10 comentarios :

  1. Gran entrevista, me gustó, saludos

    ResponderEliminar
  2. Jodo Johnny, ¡que entrevista!, que repaso al disco, discarraco diría yo, este blog es un lujo que muchos nos permitimos y que ya forma parte del día a día, como la corrupción y la falta de verguenza de los políticos, cosas diarias pero este especio en bueno, en imposible mejor.
    Gracias a ambos y saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
  3. Preguntas inteligentes con respuestas inteligentes. ¿Qué más se puede pedir? Hay muchas cosas en la entrevistas que me suenan muy cercanas, aunque sea en otra tierra y en otro tiempo. Gran canción.

    Saludosssssssssssssss

    ResponderEliminar
  4. Magnifica entrevista y entrevistado. Porqué no estarán en más programas de Tv o mass media fenómenos como él

    ResponderEliminar
  5. Bien brother, gran entrevista. La verdad es que yo con Doctor Divago tengo una deuda pendiente que espero corregir.

    Brazzzos.

    ResponderEliminar
  6. esa chiquilla tuya, que ya sabe lo que es pangea, que disfruta con el doctor, apunta bien alto! siempre interesantes tus entrevistas, una gozada.

    ResponderEliminar
  7. Estupendo tema, espero que giren por el sureste de la península porque es uno de los conciertos que no me perdería. Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Sabes, Johnny, hay tipos que dignifican la historia del rock de un país mucho más de lo que ese país merece. Manolo es uno de ellos.

    ResponderEliminar
  9. Da gusto leer esa charla, más que una entrevista fría típica de pregunta sosa y respuesta automática veo una charla de alguien que sabe de lo que habla y un entrevistado que se implica nos da buenas respuestas y muchos detalles. Buen trabajo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias amigos por los comentarios. Me congratula que os haya gustado la entrevista. Cómo dice Red River, Manolo es uno de esos artistas que dignifican la historia del rock de un país. Abrazos múltiples.

    ResponderEliminar

▼ Reseñas novedades discográficas 2019 ▼

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER