35

Searching for Sugar Man (descubriendo a SIXTO RODRIGUEZ)

Searching for Sugar Man (descubriendo a SIXTO RODRIGUEZ)

Entre sueños de colores y barcos mágicos, tarareando Sugar man a través de carreteras costeras de Ciudad del Cabo, segunda ciudad más poblada de Sudáfrica. Así comienza esta increíble y maravillosa aventura, recordando que habían pasado cuarenta años desde el lanzamiento de Cold Fact, el primer Lp de un tal RODRÍGUEZ del que no se sabía nada a pesar de lo popular que fue en el país del extremo sur del continente africano. Hipótesis de un final dramático tales como una sobredosis de heroína en la cárcel, que se había suicidado quemándose a lo bonzo o disparado con una pistola encima de un escenario como colofón a un fiasco o fracaso de su trayectoria musical.

Me avisó mi apreciado amigo Luis G.: "¿has visto esto? Es estupendo, te va a gustar mucho. No busques nada por Internet, que el documental te cuente la historia”. Y así fue, y es de agradecer porque “mucho” a veces puede ser “muchísimo”, y porque tras ese “mucho” se ha podido abrir un mundo, por una parte a nivel fílmico y por otra a nivel musical. En este último apartado me podría declarar un auténtico ignorante (uno de tantos) hasta hace unos meses sobre Sixto Rodríguez, un grande oculto entre toneladas de artistas, de discos y de manipulaciones de la industria discográfica. Searching for Sugar Man ha servido para poner algunas cosas en su sitio merecido.

En el film de Malik Bendjelloul se reproduce fielmente a modo de documental la búsqueda de un artista misterioso. En él aparecen declaraciones de privilegiados productores que quedaron atónitos entre brumas y humo de un desolado Detroit de 1968 al escuchar unas letras que surgían de la voz de un tipo que cantaba de espaldas en un rincón. Era como si se cruzaran Bob Dylan y Nick Drake. Allí se gestó la posibilidad de que Rodríguez grabara un álbum, en las calles del Detroit de 1970, las mismas que servían de argumento a sus poemas musicados. Tenía todo a su favor y, sin embargo, no tuvo éxito. Su segundo discoComing from reality con Steve Rowland de productor volvió a ser un fracaso.

RODRIGUEZ - (1970) Cold fact
RODRIGUEZ - (1970) Cold fact
Cuenta la leyenda que Cold Fact llegó a Sudáfrica a través de una copia que llevaba consigo una chica americana que iba a visitar a su novio. Gustó en un grupo de amigos y comenzaron las grabaciones de unos a otros. En pleno apogeo del apartheid, ese hippie sentado con gafas oscuras se había convertido en una especie de icono revolucionario aunque nadie sabía nada de él a nivel personal. Su popularidad fue inmensa a mediados de los setenta y su blues anti-establishment fue un importante detonante social para liberar a un pueblo oprimido. Sin comerlo ni beberlo Cold Fact se convertiría en un disco que contenía himnos para la revolución sudáfricana de un país con constantes boicots deportivos o culturales y con una mayoría de población marginada. En la comunidad de cantantes Afrikaans se creó el Movimiento Voelvry cantando contra el apartheid, y allí había un indudable referente, Rodríguez, a pesar de que la censura etiquetara algunas de sus canciones con el término “evitar” o que ciertos surcos fueran deliberadamente rayados. Pero lo cierto es que lo prohibido genera más atracción y casi resulta inverosímil que en un país relativamente pequeño con 40 millones de habitantes en aquella época se vendieran medio millón de copias y fuese disco de oro un puñado de veces, con mayor popularidad incluso que dinosaurios de la talla de Elvis Presley, The Doors o los Rolling Stones.

RODRIGUEZ - (1971) Coming from reality
RODRIGUEZ - (1971) Coming from reality
En 1996 el sello South African lanza en CD la reedición del segundo álbum de Rodriguez titulado Coming from reality” que contenía una frase en la contraportada sobre el misterio que rodeaba al artista y una llamada a quien quisiera aportar algo. A partir de ahí se investigó la ruta del dinero de forma que las sospechas y pesquisas fueron evolucionando hacia la industria discográfica en lo que aparentaba una trama de dinero sucio repleta de obstáculos. Los emolumentos por derechos de autor se remitían a Sussex Records como subsello de A&M, y un nombre como Clarence Avant (dueño de la misma y expresidente de la Motown), parecía andar detrás de todo.

Después, una págína web creada para compartir información sobre Rodríguez generó un intercambio de datos hasta que llegó la luz dentro de una letra del disco. La luz era “Dearborn”, un barrio de Detroit y referencia ineludible de la Motown en aquellos días. Destapar el asunto se había convertido en una obsesión y, en una entrevista con Mike Theodore, co-productor del primer álbum, se manifiesta que Rodríguez no había muerto y residía en Detroit. Se buscaba a un muerto y fue hallado un vivo, comenzaba otra historia.

En Agosto de 1997, Eva, la hija de Rodríguez, se pone en contacto con la web que buscaba información acerca de su padre y por fin, tras una entrevista con el artista se pudieron saber detalles tales como que empezó tocando en salas y clubes pequeños de la ciudad, que compaginaba con su trabajo en una sección de aire acondicionado en la Chrysler, que nunca estuvo en Sudáfrica, que nunca supo que allí había sido una estrella del rock y que después del fracaso del segundo disco volvió a trabajar de jornalero como albañil en labores que nadie quería hacer, sobreviviendo, sin sentirse decepcionado, leyendo, tocando la guitarra, colaborando en actividades sociales y comunitarias, asistiendo a protestas y manifestaciones sobre causas que consideraba justas, apoyando especialmente a los trabajadores, desempeñando también las responsabilidades de marido y padre, enseñando a sus hijas que no eran menos que nadie e intentando proporcionarles interés por los libros, los cuadros y la música. Aquella entrevista derivaría en una mini-gira por el país sudafricano

En Marzo del 98 Rodriguez y su familia son increíblemente recibidos en el aeropuerto de Ciudad del Cabo con limusinas y un montón de periodistas esperando. Todo el mundo estaba radiante con la llegada de Sixto Rodríguez. Con los pies sobre la tierra asumió la situación sin abusar de las comodidades. Tras ensayar con la banda que iba a actuar como acompañante llegó el día. Gentes de todas las generaciones fueron a verle y dieron una apoteósica bienvenida en el concierto de Rodríguez. Tras una frase conmovedora: “gracias por mantenerme vivo”, pasó con absoluta serenidad por unas horas a ser un músico en un escenario con montones de seguidores ovacionándole.


Y así fue como gracias a los sudafricanos se realizó este film y los suficientes conocimos la magia de un artista y poeta, esa que se eleva por encima de lo trivial y de lo mediocre. Aprovechándonos de parte de unos versos de Sixto Rodríguez en “A most disgusting song”, sería maravilloso que sus canciones sonasen en bares de gays o de putas, en funerales de moteros, en teatros de ópera, en salas de conciertos, en centros de rehabilitación, y en cualquier otro sitio de gente normal. Merci beaucoup, Luis. Hacen falta más películas como Searching for Sugar Man, hacen falta más sueños, más milagros y más emociones. Que siempre suenen fuerte esos versos de un temazo como "I wonder" de un tal Rodríguez: Me pregunto cuántas veces te derrotaron, y me pregunto cuántos de tus planes fracasaron…



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

35 comentarios :

  1. conocía la historia, había leído alguna cosa sobre este docu, todo parabienes, pero con tu entrada ya no lo prolongo más, de este finde no pasa!!

    ResponderEliminar
  2. Bufff, hace días que le estoy dando vueltas justamente a este tema... Pero desde otro punto de vista.
    El fenómeno se ha de reconocer que ha sido brutal: solo te digo que mi primera noche "libre" fui a ver la película.

    ResponderEliminar
  3. He visto el documental. Vi a Rodríguez no hace mucho en el programa de Jools Holland en la BBC y busqué sus discos.
    Me hice con los dos discos que nombras:

    Cold Fact de 1970 y Coming from Reality de 1971 (si no los tienes y los quieres, solo tienes que decirlo)

    El documental me parece buenísimo y la historia muy curiosa.

    Saludosssssssssssssss

    ResponderEliminar
  4. Me encantó. Espectacular reseña del documental. Yo fui otro que conoció a Sixto Rodriguez y me parece un artista espectacular.

    Un abrazo de Pep.

    ResponderEliminar
  5. Joder, la tengo pendiente brother, pero ese I wonder lo he puesto ya 5 veces no te engaño, la madre del pavo qué musicazo, y la historia es brutal.
    Bab, porfa por correo, gracias.

    Brazzzos.

    ResponderEliminar
  6. Voy a ir a ver el documental la próxima semana. Tu entrada y el resto de las opiniones confirman que se trata de una oportunidad que no se debe perder.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, se puede ver en cines todavía? Dónde lo vas a ver tú? Me apunto. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Dónde coño están esos cines Gonzalo? Mecaguentooo!!!

      Eliminar
  7. Pues te puedes creer hermano que ni tan solo he escuchado nada de él salvo las canciones que habéis colgado mis blogeriles del alma, el documental también lo tengo pendiente. Pero es con tanta fiebre RODRIGEZ, no hago más que posponerlo jejeje viejos vicios los mios. :-) Con esta entrada y la que puso Txarls espero no ser el único "pringao" que no la conozca jejeje

    SALUT!!

    ResponderEliminar
  8. El documental es fantástico y la historia increíble supera a la ficción. Si he visto en tienda venderse el disco en bastantes ocasiones, ya es un afigura mediatica

    ResponderEliminar
  9. Joer, master. Esto tengo que verlo. Menuda presentación. amigo mío. En cuanto pueda me hago con el documental.

    Enhorabuena por el post, master. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Había otro Bob Dylan y todos nosotros sin enterarnos hasta el documental. Lo que es el negocio de la música. Buen artículo, te remito a mi web de nueva creación un poco más comercial por si te pica el gusanillo. www.amigorockero.com Saludos y keep on rockin´

    ResponderEliminar
  11. Pues me sumo a los absolutos desconocedores de la obra de este pedazo de artista.
    Ya mismo me pongo a ver ese documental y a intentar hacerme con su obra.
    Maravillosa y perfectamente explicada reseña, gran Johnny.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  12. Como casi todos, yo no sabía absolutamente nada de Rodríguez hasta que lo confirmaron en el Primavera y después salió la película y toda la pesca. Escuché las canciones y me enamoré al segundo de ellas, después vi el documental y caí rendida ante el embrujo tanto de las canciones como de la preciosa historia que nos relata la película. Tan emocionante que no puedo evitar soltar alguna lagrimilla de cara al final, que no he podido evitar verlo ya dos veces, que se va a convertir en mi película de este 2013.

    Al final no pudo venir al Primavera pero le veremos el próximo 8 de Julio en el Poble Espanyol, me muero de ganas.

    Excelente artículo, por cierto (como siempre).

    Molts besets!!!

    ResponderEliminar
  13. Me ha emocionado la entrada, Johnny. Aunque ya conocía la historia, contada por ti adquiere un relieve más humano, más cercano. A ver si veo la película.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hasta la realización de este documental era casi imposible conocer a Rodriguez por aquí, ahora se le he hecho justicia a nivel diría que mundial y aunque sea un poco tarde esto es mejor que si nunca llega a haber ocurrido este fenómeno.

    ResponderEliminar
  15. @ Raúl, Savoy Truffle, Javier de Gregorio, Bboyz1970, Evánder, Ficus: no lo dudéis, no os la perdáis y que la fiebre Rodríguez no os abandone.

    @ Uri: me dejas en ascuas con ese “darle vueltas al tema desde otro punto de vista”. Tú si que supiste escoger algo bueno para la primera noche “libre”.

    @ Bab: tengo los dos discos ya, gracias. El primero me parece fabuloso. Todo parabienes, el documental, la historia,…

    @ Pep Estruch, Bernardo de Andres, Boris: es espectacular, la historia supera a la ficción.

    @ Amigo Viajero: bienvenido. Gracias por lo del artículo y por la invitación a tu web.

    @ Atticus: querida, estamos rendidos ante la evidencia de que Rodríguez es un grande. No sabía lo del 8 de julio, difícil, ya sabes y ya me contarás. Gracias por lo del artículo. Besets.

    @ Gonzalo: y a mí me has hecho esbozar una sonrisa de satisfacción con lo de “un relieve más humano y más cercano”.

    Se agradece la deferencia en dejar comentarios. Abrazos múltiples.

    ResponderEliminar
  16. Hablan maravillas de este documental. Mi novia me dice que si no lo veo no me vuelve a hablar. Tenía muchas ganas de hacerlo, pero mi novia es muy pesada, así que tal vez no lo vea para que no me de más la paliza. A lo mejor dijo en serio lo de no hablarme... y que mejor oportunidad para me deje tranquilo durante una temporada :-P

    Un abrazo, Johnny. Estupendisima reseña ¨joer no me funciona el teclado bien y no acentua"
    Ciao

    ResponderEliminar
  17. la cancion de sixto me gusto mucho la verdad.
    por lo que contas, mas el trailer, tiene pinta de estar buena. aca a uruguay no va a llegar nunca asi que la buscare por torrentz o algo por el estilo. buen post! siempre esta bueno encontrar desencontrados

    saludos!

    ResponderEliminar
  18. La historia es conmovedora, me hubiese encantado verla en pantalla grande pero me he tenido que conformar con verla en la web; aún así la calidad narrativa es excelente y nos ha descubierto a un personaje que por méritos propios pasará a la historia de la música. Por cierto, enhorabuena por tu entrada, no se podía contar mejor. Un saludo

    ResponderEliminar
  19. peliculón!
    fa rabieta que vingui ara pel juliol per aquí i no el vegi... :S

    petons!

    ResponderEliminar
  20. No conocía la historia, me ha parecido interesantisima, un gran trabajo Johnny, didactico y perfecto, muchas gracias por compartir estos documentos y este trabajo con nosotros.
    Un admirado abrazo tío.

    ResponderEliminar
  21. @ Javier: haz caso a las mujeres, jejeje. Abrazo.

    @ Santiago: pues si no va a llegar a Uruguay, mira a ver por la red o ya me dices. Saludos.

    @ Antonio: una vez vista también me habría gustado verla en pantalla grande. Gracias por lo de la entrada. Saludos.

    @ Anna: Jo tampoc podré veure-ho ara al juliol. Més petons.

    @ Addison: pues ya tienes suficientes argumentos para verla. Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Me he animado a verla ayer despues de ller tu entrada y tener criticas de otros compañeros muy positivas, que se puede añadir a lo que has dicho: seguramente lo mas recomendable de la cartelera de cine actual
    Gracias y un abrazo

    Jesus

    ResponderEliminar
  23. Inspiradora es la palabra. VIVA LA VIDA y sus recovecos!

    ResponderEliminar
  24. Excelente post, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar tu Blog.
    Te invito al mio, seguro que te gustará:
    http://el-cine-que-viene.blogspot.com/

    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar
  25. Aun no la he visto, la buscaré, al igual que sus discos. La historia supera cualquier guion de ficción, impresionante. Muy buen post, saludos mestre-friend.

    ResponderEliminar
  26. He vist el trailer he m'he aborronat!! je je je. La tinc que veure.
    Salut mestrefriend

    ResponderEliminar
  27. @ Jesus: me congratula mucho que te haya gustado y que el post haya sido el detonante para verla. Un abrazo y gracias por comentar.

    @ Recopetín: tú si que sabes, amigo. Viva la vida.

    @ Oz: me alegra que te haya gustado el blog. Pasaré por el tuyo, claro. Salud.

    @ Chals: T'encantarà, no te la has de perdre, mestrefriend.

    ResponderEliminar
  28. Excelente recomendación. Yo lo vi hace unos meses y me encantó. Haces un resumen muy bueno de la historia, aunque desvelas varios spoilers, jeje. Cuando yo lo vi, también por recomendación, sabia cuatro datos contados y me pilló todo de sorpresa, creo que por eso lo disfruté mucho más si cabe. Un artista a reivindicar y un documental muy emocionante, sí señor.

    Amunt!

    ResponderEliminar
  29. Ni idea tenía y te has lucido, esto sí que es saber dar un azucarillo, man.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  30. @ Karlam: es verdad, amigo, quizás me excedí revelando más detalles de la cuenta, quizás por la emoción que me embargó al escribirlo después de disfrutar de la película. Amunt sempre.

    @ Sergio: pues no te la pierdas que seguro que te encantará. Abrazo.

    ResponderEliminar
  31. El documental es fantástico.
    Tu crónica le hace justicia.
    Releerlo ahora me hace rejuvenecer.

    Gracias JJJ

    ResponderEliminar
  32. Me impactó mucho en su día, Alberto. Me apetece ahora volverla a ver. Abrazos.

    ResponderEliminar

▼ Reseñas novedades discográficas 2019 ▼

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER