33

NEIL YOUNG, con un par en el 2012 (Americana & Psychedelic pills)


Se me antoja siempre difícil escribir sobre NEIL YOUNG y aportar algo más de lo que habitualmente aparece sobre su figura o sobre sus novedades musicales. Fue el amigo Joserra, master de conocimientos y pasiones musicales donde los haya, el que en grata conversación privada me incitó, instigó y estimuló para que lo hiciera con el fin de colgar el presente en alguna almena de un viejo castillo. 

Y decía escribir porque hablar o comentar siempre puede resultar más obvio y sencillo. Bien podría resumirlo todo en que cada paso del maestro canadiense es un ejemplo atípico de cómo puede evolucionar y mantenerse con regularidad, dignidad, actitud y creatividad un gran dinosaurio del Mesozoico musical. Y es que mientras otros se arrastran como pueden por mantenerse vivos en el espectro del mundillo, mientras otros acostumbran a dar una de cal y una de arena, mientras otros vuelven en estos tiempos en los que el retorno es una pauta habitual, mientras las nuevas generaciones del mundo del rock difícilmente pueden competir con los clásicos de décadas anteriores,…, allí va él como valor seguro, a su puta bola, hasta el punto de que en el 2012 se haya cascado dos discazos de miedo. Ale, como diría la expresión popular “por si no quieres caldo, toma dos tazas”. 

Aunque en los últimos tiempos no sigo con especial devoción las novedades musicales, siempre hay excepciones y Neil Young es Neil Young. Comenzaba la primavera del 2012 y, entre vivos colores del campo y la estimulante fragancia de las flores, era ya de conocimiento universal que el maestro iba a publicar un disco titulado Americana donde revisaría clásicos tradicionales del folk. Y además con el plus de estar bien escoltado por los Crazy Horses dentro de una obra en blanco y negro cuyas composiciones originales pertenecían a una América de otros tiempos pero que algunas de sus letras evidenciaban problemas sociales de vigente actualidad. 

Desde la primera pieza Oh Susannah ya se percibe el verdadero objetivo del autor que es principalmente recalcar cuáles fueron los cimientos de la palabra que da título a todo el trabajo. Después, con Clementine”, “Tom Dooley”, “Gallows Pole”, “Get A Job, Travel On”,”High Flyin’ Bird”,”Jesus chariot" (por cierto, mi preferida esa adaptación del "She’ll Be Comin ’Round The Mountain"), This Land Is Your Lando Wayfarin’ Stranger, cabalgamos a través de cantinelas clásicas de las raíces americanas, algunas que incluso en otros tiempos acabaron siendo tarareadas por niños a pesar de llevar consigo contenidos de lucha social, y todas ellas hasta llegar a esa audaz y peculiar versión del himno británico God save the queen, un tema que me encanta pero no acabo de ver cuál es la relación con la homogeneidad del resto de trabajo. Pero por encima de todo "Americana", con la voz, los coros y la energía eléctrica marca de la casa, es esa energía que humedece a sus fieles (a sus fieles y puede que a los que no sean tanto, o a los que lo consideren oportuno), aunque todo sea dicho, han llovido las apreciaciones más dispares. La mía, cuando me metí a fondo durante el pasado verano, es que disfruté del trote y del galope hasta considerarlo uno de los discos del año, uno de esos que creo se asientan en el tiempo, un clásico sobre clásicos, reivindicativo, donde no hacen falta ideologías que fracasan porque sus miembros carecen de la aptitud y actitud necesarias para mantenerlas a través de los tiempos. Un disco que además aparenta ser realizado por diversión, con naturalidad y espontaneidad, cual si fuera una jam-session realizada por unos colegas. Mucha, mucha grandeza.



Nos situamos ahora en pleno verano del 2012 y una nueva noticia sobrevuela el panorama musical. Increible pero cierto, en breve nuevo disco de Neil Young, pildorazo que te crío y segunda taza de caldo en pocos meses, esta vez con material propio en un disco doble (y triple en vinilo) dentro de lo que sería su álbum nº 35 (se dice pronto). Y por lo que he leído también opiniones para todos los gustos entre los fans.

En pleno otoño aparece "Psychedelic pill", que se abre con 27 minutos de "Driftin back". Sí, 27 minutos y pico. Bravuconada, excentricidad, apetencia o sinceridad. O quizás todos esos calificativos juntos. Procediendo del maestro me da la mismo aunque en un momento determinado a mi gusto la habría reducido en el minutaje definitivo. Sea como sea, ese primer corte impone y ya cae como una losa en el conjunto de toda la obra. Después, en el tema que da título al álbum se utilizan viejas técnicas de algunos disc jockeys de finales de los ochenta y, cuál si estuvieran mezclando analógicamente la misma canción en los dos platos perfectamente sincronizados al mismo tiempo, se consigue un efecto planeador sobre las guitarras que provoca sensaciones psicodélicas a unos 12.000 metros de altura como mínimo. Como otra peculiaridad, al final del disco hay una mezcla alternativa como bonus track que tiene menos apariencia de ser remezcla que el mencionado segundo corte de tintes siderales y cósmicos.

Y llegamos a los casi 17 minutos de "Ramada Inn". Aquí no falta ni sobra nada. Aquí hay un temazo como la copa de un pino, de esas escalofriantes canciones del maestro que te dejan bien apañado. Tras el country marca de la casa  de "Born in Ontario" y "Twisted road" llega "She always dancing", mi otra preferida, un medio tiempo puramente emocional, incluso angustioso, donde las guitarras campan libres por los prados en un galope uniforme, con todo los cabos perfectamente anudados. Después de la balada de "For the love of man" llegamos a "Walk like a giant", que con sus silbidos es otro de los cortes más llamativos de este disco. A mi gusto no se trata del mejor trabajo de Neil Young ni mucho menos, pero le da muchas vueltas a la mayoría de novedades del año en curso, es vitamínico y energético, y, una vez más, demuestra por encima de todo que el maestro está muy vivo, con un par bien puestos en el 2012, y eso es para celebrarlo.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

33 comentarios :

  1. tenía en la recámara una breve entrada para el maestro young, fíjate, una pincelada, para manifestar simplemente que nadie usa la distorsión en la guitarra como él, es el puto amo, en este y en muchos otros sentidos. me alegra muchísimo que tú manifieste en condiciones la importancia de este tipo en la historia de la música, una institución, un mito vivo, un hacedor de canciones como pocos, que lleva toda su vida haciendo música como le sale de los cojones. y le sale gloria bendita de ahí, la verdad, llevo 8 minutos de este "ramada inn" y ya me asoman las lágrimas.

    ResponderEliminar
  2. El de Americana como bien dices tiene pinta de ser un capricho del tito Neil, un divertimento afortunado con muy buenas versiones de clásicos bien conocidos o, en mi caso, algunos por descubrir. Pero el segundo disco que se ha sacado de la chistera este 2012 es el que a mí me tiene enamorado. Abrir con 27 minutos es una fanfarronada gloriosa, un triple salto mortal que si además como es el caso caes de pie el público sólo puede aplaudir. Yo no le quitaría ni un segundo ni medio a ese tema, su gracia es que sea así, excesivo.
    Luego estoy de acuerdo con tus otras favoritas del disco, Ramada Inn y She's always dancing son buenísimas. Bien expresado el carácter emocional/angustioso de esta última.
    No sé, quizá peco de falta de objetividad por ser quien es este hombre, pero para mí este disco da muchas vueltas a la mayoría de lo que ha ido saliendo este año...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Pues qué gran post, mecagoensuputamadre!!!
    Brother, Neil Young es tan grande que es capaz de hacer lo que ha hecho y mucho más. Sacar dos discos en un año de una calidad tal merece el mayor reconocimiento, aunque haya críticos que pongan a Americana por los suelos (me la pela) o a esta mísma Píldora psicodélica.
    Las guitarras galopan de manera segura, pero con ese galope seguro y de camino cierto.
    Neil Young es muy necesario, tanto como el aire que respiramos, y ojo, que cuando no esté, a este si que se le va a echar de menos, más de lo que muchos se creen.
    Larga vida a Tio Neil.

    A mis brazzzzos.

    ResponderEliminar
  4. El rey es el rey, los demás son todos unos simples aprendices. Todavía no he escuchado a fondo el Americana pero el último es pan divino. De la espectacular reseña me quedo principalmente con las dos tazas de caldo.

    Mister G

    ResponderEliminar
  5. ¿El rey es el rey, Mister G? Creo que ese apodo lo ostenta otro, je,je.
    De Neil poco más que decir. A seguir disfrutando con sus genialidades.
    En verano, esperemos que se confirmen unas fechas por aquí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Grandes discos pero yo tambien me quedo con el mas reciente, de hecho me impactó tanto que no me fue posible escribir nada sobre el asi que agradezco que lo hayas hecho porque ademas compruevo que nos ha gustado a bastantes!!

    ResponderEliminar
  7. Neil sigue siendo grande, pero ami que le sigo desde hace mas de 20 años , ninguno de sus dos discos me ha dejado tan patidifuso como leo en algunos.Son dos buenos discos, y se me antoja que me gusta aun mas el "Americana" que el Pills. Buenos, pero, lejos de genialidades como Rust..., SLeeps with ANgels,Broken Arrow, etc... Por mencionar discos electricos de Young. Tu post , de calidad , como nos tienes acostumbrados!
    A+

    ResponderEliminar
  8. Ya sabes que es uno de mis favoritos y que he escuchado casi toda su obra, pero me tomo las novedades con mucha calma. El último se lo he pedido a Olentzero, a ver si cuando vayamos a Pamplona lo tiene. Ya te diré el mes que viene, al menos he podido disfrutar de tu reseña doble. Por cierto, en nada estoy yo con el maestro y un disco suyo de los noventa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Neil un grande, una maravilla esta música, saludos

    ResponderEliminar
  10. Yo con Neil son muy poco objetivo. Para mi, no hay nadie como el. Me pasa como a ti, que me cuesta mucho seguir las novedades, pero Neil Young es otro mundo. Es mi mundo. La píldora es una obra maestra, se mire por donde se mire y Ramada Inn ha pasado por derecho propio a ese status de clasicos incuestionables del maestro.

    Espero disfrutarlo en vivo este año. Si no viene, iré yo. :-)

    ResponderEliminar
  11. Aquí estoy enganchado al Ramada Inn. Yo es que es escucharlo a Él y emanan desde lo más dentro de mí cascadas de buenas vibraciones y unas enormes ganas de hacer el bien a los demás.

    No estaría mal un suministro de estas píldoras tan sabrosas.

    Un saludo,
    beblack.

    ResponderEliminar
  12. Dos discarros, el tito Neil es molt gran. Excelentes palabras sobre estos dos discos.
    Saludos mestrefriend

    ResponderEliminar
  13. Master of little, acabo de llegar del habitual partido de los martes. Bueno, parece que vuelve la normalidad: Victoria el pasado viernes y tben hoy.

    Bueno, a lo que iba, acabo de llegar, y repasando el reader veo tu entrada sobre Mr. Neil Young, y aquí me tienes. El Americana, la verdad que lo encuentro bastante prescindible, pero el Psychedelic, vamos, que me parece un autentico discazo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Suena de miedo, Johnny, el gran Neil Young. Yo también le veo raíces americanas a los temas que pones. Un rock muy de allí. Habrá que comprobar y disfrutar también de esa psicodelia a la que haces mención de ese segundo disco de este año. Su voz siempre sugerente y de matices emocionales evidentes…Y ya 35 discos; ahí es nada.
    Entradón. Felices fiestas y un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Pues ¿que se puede decir a estas alturas, que no se haya dicho ya sobre Mr. Young?.
    Podría hacer una disertación sobre el criterio y la clase, pero creo que no se puede definir mejor que con una de las frases que has soltado great Johnny:

    "Ejemplo atípico de cómo puede evolucionar y mantenerse con regularidad, dignidad, actitud y creatividad un gran dinosaurio del Mesozoico musical".

    Dicho esto, dicho todo. Y todo lo que se comente a partir de ahí, es cojear de una pata.

    Una vez mas, amigo Jonny, "chapeau".

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  16. Amigo, es triste reconocerlo, suena casi a sacrilegio, pero Young junto con Dylan son mis asignaturas pendientes, no he profundizado en ellos, no tengo ningún álbum completo, sólo recopilaciones. Tendré que pedirme algo a los Reyes Magos.

    ¿alguna recomendación más aparte de ésta que ya queda clara?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para empezar con Neil Young seguramente lo mejor sean "Zuma y "After the Gold Rush". Luego ya caerán como la fruta madura obras maestras como "Everybody Knows This Is Nowhere".
      De Dylan ataca el "Highway 61 Revisited" o, un disco que tengo comprobado que funciona muy bien para enganchar al principio, el "Desire". El "Blonde on Blonde" déjalo para cuando ya seas fan (algo que pasará enseguida, tranquilo xD).
      ¡Espero haber sido de ayuda!

      Eliminar
  17. @ Raúl: ya te digo, masterSones, el puto amo que hace lo que le sale del pito. “Ramadan inn” es canela fina.

    @ JMHulme: para mí, amigo, creo que ambos discos tienen connotaciones caprichosas, pero caprichosas en el buen sentido de la palabra como por ejemplo también pudiera ser la extensión del “Drifting back”. Como álbum prefiero el “Americana” pero a nivel de canciones me quedo con algunas del pildorazo. De cualquier modo está cantado que ambos superan con creces a la mayoría de publicaciones del año en curso. Saludos.

    @ Savoy: gracias, brother, me congratula que te haya agradado. Yo creo que hay especializados y aficionados que afinan mucho. Está claro que cada uno tiene unos gustos y que no hay que desvivirse en exceso con mitomanías aunque el legado del artista sea de mucho aprecio pero es que creo en este caso que estas dos obras tienen pocos rivales en el 2012.

    @ Mister G: observo mucho monárquico, jejeje. El “Americana” te gustará, vamos, eso creo, tiene buen caldo.

    @ Rockland: siempre barriendo hacia casa, jejeje, en cuestiones monárquicas. A ver si se confirma alguna fecha y lugar por aquí cerca para Neil Young en el 2013. Saludos.

    @ Jesus: como he comentado por arriba, a mí me impactó más como álbum el “Americana”, pero algunos cortes del pildorazo me han calado hasta los huesos.

    Gracias a los 6 por comentar. Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. @ masterTsi: pues te ha pasado lo mismo que a mí, me han gustado mucho pero no me han dejado sin habla, prefiero otros de su abundante discografía. Me congratula que te haya agradado el post. Abrazos.

    @ Gonzalo: sí, grandmaster, me consta que llevas tu ritmo, el mío se parecía hasta hace bien poco, ahora es más anárquico y este año ha sido mucho más. Seguro que el carbonero se portará bien porque creo que has sido un chico bueno. En ascuas me tienes con ese disco de los 90, ¿pudiera ser “Broken arrow”? ¿O quizás "Mirror ball"?, porque no creo que sea “Sleeps with angels”, ¿no? Dime algo, please. Abrazos.

    @ Silvo: mucha grandeza. Saludos.

    @ Mansion: ya somos dos, my friend, aunque creo que habrán muchos más del entorno musical. Yo este año me he lanzado con más interés sobre las novedades que en años anteriores pero con tito Neil hay siempre cierta prioridad. Si viene en el 2013 es más que posible que nos veamos.

    @ Beblack: es que el temazo ese de “Ramadan inn” consigue que seamos mejores personas. A mí me mejoran los jugos gástricos y me emanan flujos lubricantes sin cesar. Luego te envío unas pildorillas por mensajería urgente para tu bienestar emocional. Saludos.

    @ Chals: molt, molt, molt requetegran, my mestrefriend.

    Gracias a los 6 por comentarios. Abrazos

    ResponderEliminar
  19. @ RTHB: anoche también triunfo, pero me metí raquetazo en la espinilla y ahora llevo moratón e hinchazón importante. Sobreviviremos de eso también. Dices que Americana prescindible? Master, yo como concepto de álbum lo veo espectacular, más incluso que el pildorazo. Saludos.

    @ Javier: un palmarés envidiable. A mi gusto es el artista que cuenta con mayor número de obras maestras imprescindibles. Si me parara a pensarlo detenidamente incluso creo que más que los Stones. Siempre sugerente y emocional el maestro canadiense. Gracias por comentar y por valorar tan bien el post. Disfruta mucho de las fiestas y abrazo.

    @ Ficus: hey, gran compañero, sobre todo muchas gracias por valorar el texto que, al fin y al cabo es lo que pongo de cosecha como granito de arena de la grandeza que Neil Young atesora a mi gusto. Lo dejamos todo ahí, gran amigo, a excepción de un recíproco abrazote.

    @ Sergio: un poco si que suena a sacrilegio pero tranqui, amigo, en todos los lados cuecen habas. A nivel de Dylan yo comenzaría siguiendo al pie de la letra las recomendaciones de JMHulme. A nivel de Neil Young también te recomendaría además de las que cita el “American stars'n bars”, el “Ragged glory”, el “Harvest”, el “Harvest moon” pero por encima de todo el “Weld”, mi directo preferido de la historia de la vida. A ver si me acuerdo y me transformo de algo en Gaspar, mi predilecto Rey Mago.

    Gracias a los 4 por dejar comentarios. Abrazos múltiples

    ResponderEliminar
  20. El maestro esta totalmente enfermo. Es un workaholic. A mi me gustan los dos y mucho. Ramada Inn es un clasico desde el minuto uno y muchas de las canciones en Americana me parecen perfectas. Nada de un divertimento y esas cosas que se escuchan por ahi. El unico problema es que a este ritmo no hay quien digiera tanta creatividad. Un problema menor claro ...

    ResponderEliminar
  21. De Neil Young hay poco más que añadir que no se haya dicho ya. Así que, disfrutemos de su música mientras podamos.

    Pedazo de tema ese "Ramada Inn", y no lo digo por su extensión, precisamente.
    Un abrazo, master!

    ResponderEliminar
  22. Neil Young vive en su propio mundo, haciendo lo que quiere y como quiere, no muchos artistas sacan dos discos en un mismo año pero él se lo puede permitir. Algunos dirán que su mejor momento ya paso pero todo lo que haga es un regalo que nos deja, no es Neil un artista muy cercano a mi pero aun en la distancia me alegra verle así.

    ResponderEliminar
  23. @ Eric: tremenda reflexión, amigo mío. Me ha gustado mucho eso de workaholic.

    @ Evánder: "Ramada inn" es bestial, masterfriend.

    @ Boris: se lo puede permitir porque va de cara, sin complejos y además tiene un prestigio como pocos.

    Gracias a los 3 por comentar. Abrazos.

    ResponderEliminar
  24. Millones de gracias supermaster o master POM que es como deberiamos llamarte, ya está esto en el Castles lo cual es un honor pero por favor promete que vienes a Frías, es lo mejor que me podías decir, UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
  25. @ Joserra: sería un gran POM lo de Frías, no dudes que lo intentaré. Gracias a tí, master. Abrazo.

    ResponderEliminar
  26. y que vas a decir Johnny, si es que los discos son cojonudos. Lo único, y levísimamente además, es el minutaje de I'm drifting back, pero es solo por quejarse un poco tontamente, el tito Neil nos ha dado dos gustazos este año, y bueno si, la píldora puede que no esté en el podio de su discografía pero Americana es glorioso. Son las canas Johnny, que le dan saber. Abrazo!

    pd. gloriosos Cotton Mather, me encanta el Kontiki. Zenkius!

    ResponderEliminar
  27. @ Ned: me pasa como a tí, apreciado tocayo, se me hace algo larga la de "Driftin back". Pero bueno, impresionante todo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. A ver si escucho el Psychedelic. ¡El "Americana" está bastante completo creo yo! Aunque esta temporada he estado más centrado en otros discos.

    saludos

    ResponderEliminar
  29. Sí señor, "Psychedelic Pills" es uno de los discos del año para mi dentro de la categoría de "CLASICOS". Neil Young nunca falla.
    *Tus indicaciones con el "collage" fueron buenas, ya hice alguna prueba con éxito.

    Felices fiestes!

    ResponderEliminar
  30. @ Möbius: el pildorazo creo que ha tenido mejor acogida a nivel general aunque ya sabes que todo eso es relativo. Creo que te gustará.

    @ Karlam: sin duda es uno de los "clásicos" de este año. El maestro no ha fallado, y encima este año con doble taza. Ya he visto algo que has hecho con collage, me alegro que sirvieran las indicaciones.

    Gracias a ambos por comentar y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  31. Young volvió con fuerza el año pasado, dos discos, sus memorias...

    Yo quizás soy más del Young acústico, pero sin duda creo que Psychedelic Pill se convertirá en uno de sus puntales.

    Para Neil Young hay que estar preparado, cuesta entrar pero una vez entra le coges cariño.

    En este último trabajo nos regala piezas magistrales como Walk like a giant, Twisted road, Driftin' back o la propia Psychedelic Pill, en un disco que destila nostalgia, eso sí, electrificada.

    Una obra maestra, de notable alto.

    Por si te apetece leer mi crítica te dejo el enlace a mi blog http://booksymusic.blogspot.com.es/2013/04/psychedelic-pill-neil-young.html

    Salud!

    ResponderEliminar
  32. Bienvenido Brendan, estoy contigo en tu apreciación, un notable alto. Ahora te visito. Salud.

    ResponderEliminar

▼ Reseñas novedades discográficas 2019 ▼

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER