16

THE CHAMELEONS: el que tuvo, retuvo (y el que siembra, recoge)


Cuánto inmenso placer se obtiene al recuperar en directo después de mucho tiempo una de las bandas musicales más importantes de la vida de una persona y que las valoraciones finales de ese encuentro resulten en líneas generales bastante positivas. 

Por lo que me contaron se vendieron todas las localidades. Lleno hasta la bandera, no cabía casi ni un alfiler en la Sala Wah Wah de Valencia para recibir a los CHAMELEONS durante la noche del 22 de noviembre del año en curso, cosa rara de ver en estos tiempos para los que mantenemos cierta regularidad a la hora de asistir a eventos de este tipo. Lo cierto es que entre nostálgicos de otras épocas y fans del legado de una de las bandas de culto más apreciadas de la historia del rock, la ciudad del Turia rindió uno de los más calurosos y emotivos homenajes que recuerdo últimamente a la que fue una de sus principales bandas fetiches. 

A nivel personal deseaba con ahínco que sonaran determinadas glorias imperecederas (especialmente algunas de las más agazapadas) de su fantástica primera trilogía ("Script the bridge", "What does anything mean basically" o "Strange times"). Casi con disciplina marcial fueron cayendo y, si no falla la memoria o algún despiste jugó una mala pasada, a bote pronto se echaron de menosPleasure and pain”, “Nostalgia", “Mad Jack o Tears, pero bueno, en cierto modo todo ello es algo lógico si nos paramos a pensar en el lúcido elenco e importante arsenal que los Chameleons atesoran (ah, en ningún momento sentí morriña de que en la remodelada banda no estuviesen las guitarras de sus ilustres antiguos miembros Reg Smithies o Dave Fielding). 

Sobre el concierto, lo que se podía predecir, intensidad épica de niveles estratosféricos, como solo los Chameleons sabían hacer. No en vano fueron uno de los que mejor supieron innovar dentro de la rica herencia de Joy Division aunque nunca se les haya reconocido en su justa medida a nivel popular. Abrieron fuego con uno de sus himnos más populares, Swamp thing. Con Monkeyland”, “Up the down escalator”, “Seriocity o Don’t fall pusieron a la concurrencia a sus pies, mientras que con Singing rule Britannia (gratificante estrofa que intercalaron del Transmission de Joy Division), One flesh (hasta ayer nunca había valorado la grandeza de este temazo), In shreds”, “The fan and the bellow,… consiguieron que sus lacerantes guitarras penetraran inexorablemente entre los privilegiados asistentes aunque dependiendo del tema en cuestión sonaran mejor o peor por errores técnicos o por la acústica de la sala. 

Ahora bien, la magia de algunas composiciones como Caution, mi preferida Soul in isolation(en una marejada de sonidos llegó a aparecer por medio el For what it's worth de Buffalo Springfield tal y como me apuntó my friend Perrín), Time o In answer (impresionante, con la que más disfruté) lubricó la atmósfera sugestionando a los bichos vivientes que en esos momentos mostrasen un mínimo de concentración en el espectáculo. La apasionada voz de Mark Burgess se recreó entre paisajes glaciales, oscuros tuneles y extraños mundos oníricos, y cual si fuera un efecto hipnótico seguramente consiguió junto a su banda generar algún esporádico escalofrío. Puede que muchos jamás puedan, quieran o sepan apreciar esa belleza pero no creo que fuera el caso de la mayoría de los congregados, que apuesto sabían lo que allí se iba a cocer. Los Chameleons, cuánta grandeza, todo un bálsamo para los sentidos.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

16 comentarios :

  1. Ostias, los Chameleons!!!!! Cuantas bandas de maravilloso recuerdo tengo que volver a recuperar. Como me gustaban estos tios siendo un chaval...

    Buena envidia me has dado...lo soluciono recuperando sus discos. Buenisimos.

    ResponderEliminar
  2. Objetivo cumplido cuando alguien que aprecia la mñusica dice lo que tu de ellos, saludos

    ResponderEliminar
  3. Estupenda crónica, ''master de los dobletes''. A mí me faltó la de ''Nostalgia'' para irme tranquilo a casa con los deberes cumplidos, pero aún así ya me di con un canto en los dientes al escuchar la tremenda interpretación del ''One Flesh'' que se marcaron anoche, al igual que el inicio del bis con un ''The Fan And The Bellows'' arrebatador como de costumbre.

    Con tu permiso, añadiría que anécdotas como la de John Lever confundiendo (ya no tengo claro cuál con cuál) las intros de ''Caution'' y ''Soul In Isolation'' tuvieron su aquel. Lo mismo que ver a Mark Burgess haciendo malabarismos, entre risas y buen rollo, para sacar adelante ''Seriocity'' tras la inesperada rotura de un amplificador. Y definitivamente, lo de Buffalo Springfield fue un mensaje en morse que me costó lo mío descifrar, difícil abstraerse en ese momento para viajar dos décadas hacia atrás en el tiempo. Échale un vistazo a esto a partir del 2:55 para confirmar las sospechas.

    En fin, una gozada ver a Burgess hecho un chaval con su Squier Precision en ristre. El resto de secuaces cumplieron con nota, Lever sigue siendo un portento y los otros dos ''mercenarios'' dieron una lección magistral de cómo se deben conjugar dos guitarras para hacer magia con el sonido. Suscribo lo del título, porque al final, pese a la multitud que se congregó, todos recogimos, hubo para todos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Estos son los que me decías el otro dia que añadiera a la agenda, pues no se pasaron por aquí, y lo más cerca mañana, en Donosti. Te confieso que soy un completo ignorante respecto a The Chamaleons, asi que cualquier recomendación para empezar será bienvenida. Saludos master!

    ResponderEliminar
  5. Pues ya ves Johnny, hasta en esto coincidimos. Sin duda Script Of The Bridge ha sido uno de los discos mas importantes de mi pipiolez y años posteriores.
    Incluso, a día de hoy, se me siguen poniendo los pelos como escarpias cuando escucho "Paper Tigers".
    Que grandes fueron estos tíos.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta venir a este blog, descubro lo inculto que soy aún musicalmente y afortunadamente siempre me llevo algo nuevo y bueno que poder escuchar.

    ResponderEliminar
  7. Cuánta pasión... cómo se nota que te impregnó todos los poros, no sabes lo que me alegro.
    :)

    (Buena crónica, era de esperar. Gracias)

    ResponderEliminar
  8. Qué envidia, master! Por aqui no vienen no las águilas.

    Gran crónica, amigo mío!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. @ Se hace lo que se puede, masterSones Raúl, jejejeje.

    @ La envidia sana no hace daño, Anna, claro. Besos.

    @ Entonces otro punto más en común y continuamos sumando, apreciado Mansion. Los Chameleons son los Chameleons, palabras mayores. Si llevas tiempo sin escucharlos apuesto que será un enorme placer recuperarlos.

    @ Es que yo llevo muy dentro aquellos primeros discos de los Chameleons, amigo Silvio.

    @ Hey Perrín, hacía años que no me marcaba un doblete histórico como el de estos días. Aquí tienes todos los permisos que quieras. Esas anécdotas dan caché al post, y tus sospechas confirmadas. Te añadiría algo de discurso de Jim Morrison con los Doors. Lo pasamos de puta madre. Abrazos.

    @ Efectivamente, amigo Karlam, los Chameleons son los que te dije. Yo te recomendaría la primera trilogía. Adoro principalmente el tercero “Strange times” y el primero “Script the bridge” pero el segundo también es cojonudo. Si no localizas algo, házmelo saber. Saludos.

    @ Joer, gran Ficus, entonces aquí ya estamos más cerca que nunca porque los Chameleons, joer, cuánta grandeza. Tanto el primero que citas como el tercero rodaron horas y horas (y más horas) en viejo tocata. “Paper tigers” es la rehostia, no la había nombrado en el post pero si no recuerdo mal también la tocaron. Recíproco abrazote.

    @ Pues un placer, amigo Odiealex, que tus incursiones por este espacio te resulten tan gratificantes.

    @ Fue la repera, amigo Sergio, me acordé de ti porque poco antes de salir de casa escuché el material que me habías pasado en directo.

    @ Me alegro que te haya gustado, masterfriend Evánder. Ya sabes que cuando quieras echar unos kilometrillos serás bienvenido. Abrazo.

    Se agradece que dejéis comentarios. Abrazos múltiples

    ResponderEliminar
  10. Me alegro que fuera un éxito y a pesar de que no tengan el reconocimiento que merecieran consiguieran llenar, ahora que la gente gasta mucho menos en ocio conseguirlo ya es un éxito.

    ResponderEliminar
  11. Me alegra que hayas disfrutado tanto con nuestros queridos Camaleones. La próxima semana me cuentas con detalle cuantas veces te corriste encima, bribón.

    Un saludo,
    beblack.

    ResponderEliminar
  12. @ En realidad, amigo Boris, creo que esa masiva asistencia tuvo más que ver con que era una banda muy apreciada en otros tiempos dentro de Valencia.

    @ Correrme muchas veces me cuesta a estas alturas de la vida, apreciado Reverendo Beblack, pero tener erecciones, ay, eso enseguida. La semana que viene te cuento con todo detalle los momentos en que se me puso más dura. Abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Nostalgia para mi es la mejor,luego View from the hill,Paper Tigers,Second Skin,MONKEYLAND,Don´t fall,Swamp thing,Up the down escalator.......

    ESTAN EN MI TOP 30 Y SCRIPT OF THE BRIDGE EN MI TOP 60.

    UN ABRAZO

    SALVA

    ResponderEliminar
  14. Me encantan todas esas que citas, Salva, pero hay una que para mí es una barbaridad de las bárbaras, "Soul in isolation", no sé si la colocaría como la mejor pero poco le faltaría. Abrazo.

    ResponderEliminar

▼ Reseñas novedades discográficas 2019 ▼

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER