35

MINK DeVILLE - Coup de grâce (1981)

MINK DEVILLE - Coup de grâce (1981)


Ella había tenido un buen puñado de prestigiosos amantes y eso le producía un morbo especial. Cortejarla se había convertido en su razón de ser, en su gran objetivo.

Le apasionaba escuchar a Edith Piaf, se había tatuado en el hombro un gato azul y comenzaba a obtener el crédito que sus paisanos le habían negado.

A su amada le pedía compasión, piedad y misericordia. Se había enamorado tan perdidamente de París que no quería el tiro de gracia de despedida definitiva.

Así nació “Coup de grâce” en 1981, cuarta obra maestra consecutiva de MINK DEVILLE y segunda con sabor a café y rosas de Montmartre, desprendiendo chulería, elegancia, carisma y seducción a partes iguales. Y allí dentro un montón de emociones y de declaraciones apasionadas (“Just give me one good reason”, “Teardrops must fall”, “Love and emotion”, “So in love are we”, “She was made in heaven”, “End of the line”), algunas con cierto saborcillo a soul sureño como “Help me make it” (power of a woman)” o la exquisita versión del “You better move on” de Arthur Alexander, y mis dos preferidas, “Love me like you did before” y muy especialmente “Maybe tomorrow”, tema sumamente peligroso, de esos que su intensidad puede incitar a meterse un cigarrillo entre pulmón y pulmón, como en los viejos tiempos. Señorío, clase y distinción, toujours Mink Deville!!!



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

35 comentarios :

  1. Lo de DeVille es imperdonable, pues no he escuchado ninguno de sus discos. Seguiré tus consejos y tantos otros.

    ¡Y no soy un robot, demostrado!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Nunca he escuchado bien a este hombre, la verdad. Me cuesta en un principio, la verdad. ¿Alguna sugerencia, sabiendo mis gustos?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta hasta el aire que destila, saludos

    ResponderEliminar
  4. WOW!! johnny, no sabes cómo me gusta ese hombre, todo un caballero. Tuve la inmensa suerte de verle en Barcelona debe hacer tres trillones de años, yo era jovencísima, y me fascinó.
    El amor es un buen inspirador, ya lo sabemos. Es jodido tener "demasiado corasssón".

    kissesssssssss

    ResponderEliminar
  5. Buenos días Johnny, tengo una asignatura pendiente con DeVille. Maybe Tomorrow es una buena canción, no sé si triste o esperanzadora, pero así son las cosas no?, casi nada se sabe siempre a ciencia cierta. Habrá que esperar, como dice el propio Willy. Abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. Cuantos recuerdos, un tunel en el tiempo. Barbaro el amigo Willy. Love and emotion.

    ResponderEliminar
  7. Haber Johnny, aquí otro que pide sopitas para adentrarse en la música de este señor, que tampoco he escuchado ningún disco suyo...A parte de este ¿otra sugerencia?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hay una canción de Loquillo que no se porqe me recuerda a Deville, y no por la cacnión en sí, por la letra, "Ya no se hacen tipos como él..." Con Mink rompieron el molde. Solo he escuchado uno de sus clásicos y mestrefriend, destila cada palabra de este maravilloso texto. Prioridad con Mink, tomo nota, este y sus tres anteriores.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. No le he escuchado. El post te quedó redondísimo, ok.
    Salus.

    ResponderEliminar
  10. siempre me ha gustado mucho Deville,aunque este tema no está entre mis preferidos , el post muy bueno
    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Llevo un grandes éxitos en el coche de Willy Deville, con Mink Deville y solo. Es imprescindible para viajes largos. Lo ví en Málaga en el 2007 en un festival donde tocaron también Elvis Costello y Allen Toussaint. Un gran festival. Willy Deville no andaba ya muy bien de salud, moriría poco después, en el 2009, pero hizo un recital magnífico. Genio y figura. Tambien a mi me encanta este "Maybe tomorrow"
    Es poco reivindicado en blogs, así que bienvenido.
    Saludosssssssssss

    ResponderEliminar
  12. Inevitablemente, al menos para mi generación, conocí primero a Willie y luego a Mink. El personaje, en principio, no me atraía en absoluto, pero... parte de la culpa la tiene Elliott Murphy y mi devoción por su figura y los que le rodearon a lo largo de su carrera. En concreto fue Kenny Margolis (acordeonista habitual desde hace mucho tiempo del de Long Island) quien me acercó a Mink DeVille. Lo demás fue escuchar sus discos y...demasiada clase, ya casi no quedan artistas así.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Me cuesta esfuerzo al ver y escucharlo pensar en alguien hoy con el CARISMA , LA FUERZA EMOCIONAL Y LA CLASE de Willy ; yo , al contrario de Coco , nací a su música con Cabretta y creo que MINK DE VILLE es algo irrepetible , al menos en el impacto de todo tipo que produjo en mí ; discazo y otra OBRA MAESTRA en su haber a pesar de no contar ya con Louis X. Erlanger , sigo pensando que le hubiese sentado muy bien su guitarra en este disco ; se me salta la lágrima otra vez ....
    Un Fuerte Abrazo !

    ResponderEliminar
  15. llevo tiempo dandole vueltas a hacer algo sobr Deville en el blog, porque siempre he adorado ese loser canalla y a la vez romantico empedernido que representa. Si fuese un latino en NY, quiero ser como MInk

    ResponderEliminar
  16. Este hombre sigue siendo una de mis asignaturas musicales pendientes.

    Espero que hayas pasado un gran día, master.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Gonzalo, hombre, tanto como imperdonable no sé. Lo que sí te puedo decir es que para mí Deville (especialmente en su etapa Mink) siempre ha sido una de mis grandes preferencias entre múltiples debilidades. Además de la calidad que considero atesora, va asociado indisolublemente a un período mágico de mi vida. Saludos.

    Freaky, mira, querido amigo, sinceramente pienso que Deville puede acabar acercándose a tus gustos. Te recomendaría para empezar el “Return to magenta”, o un recopilatorio también de la etapa francesa titulado “Savoir faire”. O quizás mejor sería el directo titulado “Live” del 93 que tiene la magia de los primeros tiempos y la segunda juventud que vivió a principios de los noventa. Abrazo.

    Silvo, y a mí, es uno de los artistas que más me han conmovido. Saludos.

    Sinco, me lo creo, my dear, y tanto. Yo lo ví en 4 o 5 ocasiones, alguna de ellas también jovencísimo. Sabes, tuve una etapa muy Deville que reúne un buen puñado de anécdotas, buena parte de la banda sonora la puso su música. Inspira, expira y recibe un puñado de kisssssses.

    Ned, yo diría, mi querido tocayo, que es un pelín más esperanzadora que triste. A veces merece la pena esperar, y a veces es desesperante esperar. Abrazo.

    Rosquillas, ya te digo, amor y emoción,… y recuerdos en la memoria.

    ... ... ... ... ... ... ... ... ...

    ResponderEliminar
  18. Una delicia la que nos traes....es maravilloso todo, el post también


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Tremendo el amigo Willy Deville, y esos discos que comentas de mink Deville, con ese saxo tan cojonudo.

    Brazzzos.

    ResponderEliminar
  20. Ya sabes que con Mink De Ville coincidimos plenamente, siempre grande.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Addison, mira, como he comentado más arriba es una de mis grandes debilidades pero intentando ser objetivo yo te recomendaría por el orden cronológico de publicación, “Cabretta”, échale un vistazo si te apetece a este post http://woody-jagger.blogspot.com/2010/11/mink-deville-1977-cabretta.html, después “Return to magenta” (probablemente mi preferido), “Le chat bleu” y este “Coup de grâce”. En el 92 sacó un disco con bastante repercusión “Backstreets of desire” y un “Live” muy interesante posterior. Abrazo.

    Chals, es que mestre, Deville es una de las personalidades más carismáticas de la historia del rock, uno de esos frontman capaz de hipnotizar con sus poses y sus formas, y también con la calidad de muchas canciones. En todos los discos hay cosas que rascar pero los cuatro primeros más o menos por el orden de publicación son canela fina. Saludos.

    Ángel, pues es muy recomendable. Gracias y salud.

    Outlaw, a mí es que “Maybe tomorrow” me parece sublime, aunque creo que si tuviera que escoger cuál es mi tema preferido tendría mucha dificultad, me emocionan mucho temas que me vienen ahora a la cabeza como “Mixed up, shook up girl”, “Little girl”, “Just your friend”, “I broke that promise”, “This must be the night”, “River of tears”, etc. Saludos.

    ... ... ... ... ... ... ... ... ...

    ResponderEliminar
  22. Un disque "Magnifique". Lo de Willy primera época tiene ese toque de punk con much clase.El junkie galan!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  23. En mi (in)cultura musical, por Mink como que no me venía nada, aunque el apellido era más que obvio que sí que lo conocía. Qué leches, es el mismo Willy DeVille pero en otra época, pero no conocía para nada la canción ni el disco, claro, y al menos la canción que has puesto me ha encantado. Aquello que yo digo ochentero con clase, podríamos decir que ha sido un gran descubrimiento por mi parte esta faceta del autor del cacareado Hey Joe.

    Por cierto, me estoy acordando mucho de ti estos días en que me ha dado por escuchar compulsivamente el primero disco de Garbage, qué grande!!

    Besets!!!

    ResponderEliminar
  24. Muy interesante tu blog Gracias por seguirme
    Abrazos

    ResponderEliminar
  25. Acabo de ver el video 2 veces y casi me pongo a llorar, este tipo era una bestia parda. A la noche me encenderé un purito a tu salud y lo volveré a ver. Solo me faltará una mujer. ¿Se apunta alguna? Prometo una alfombra roja a la entrada, un Armand de Brignac y la música de Deville.

    Mister G

    ResponderEliminar
  26. Babelain, en directo era la bomba, como he comentado más arriba lo llegué a ver 4 o 5 veces y tengo un gratísimo recuerdo. Uno de mis más íntimos es el spanish Deville, fan acérrimo que me enseñó a admirar el legado de este artista único. Saludosssss.

    Coco, sí, por generación conocí antes la etapa en solitario, primero con una versión que pinchaban del “Stand by me” que se hizo muy famosa. Y después vino casi a la par un íntimo que era el mayor fan en la tierra de la etapa Mink y la publicación del exitoso “Backstreets of desire”. Es duro decirlo, amigo, pero efectivamente, no me vienen ahora a la cabeza artistas de esta envergadura.

    Flordeloto, es que querida, has venido a hablar de un temazo que con un mínimo de sensibilidad resulta estremecedor. Besos.

    Jesús, pues como le he dicho a Coco, querido amigo, no me vienen a la cabeza artistas con tanta clase. Aunque no crecí con su música en el momento de su publicación, estoy contigo, la etapa Mink Deville es algo irrepetible. Sabes, apuesto que harías grandes migas con uno de mis grandes íntimos, el mayor fan que ha tenido la tierra de Deville, te lo puedo asegurar. Otro fuerte abrazo.

    Nortwinds, haz algo, my friend, de este artista tan singular e inimitable. Correré raudo y veloz.

    Evánder, no estuvo mal el día, masterfriend, gracias. Dale a Deville, te puede sorprender muy gratamente. Abrazo.

    ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...

    ResponderEliminar
  27. Il Cavaliere, no debería caber la menor duda de que el universo mink deville fue una maravilla. Abrazo.

    Savoy, tremendo, único e irrepetible. Brazzzzos.

    Chupi, lo sé, querido amigo, sabía que te gustaría. Saludos.

    Tsi-na-pah, Un des plus grands, mon ami. Abrazo.

    Atticus, la versión que hizo del "Hey Joe" y el disco "Backstreets of desire" son estupendas y le dieron una fama internacional que se merecía, pero a mi juicio como el período comprendido entre 1977 y 1983 como Mink Deville no se puede superar. Conociendo tus gustos te recomiendo encarecidamente "Return to magenta", maravilla entre las maravillas. Me alegra lo del primero de Garbage, para mí no tiene rival en la discografía de ese grupo. Molts besets.

    Recomenzar, bienvenida. Pues no sé si te has confundido pero es la primera vez que te leo. Saludos.

    Mister G, no lo puedes ocultar, eres un romántico a la vieja usanza. No me creo lo del Armand, guárdame un trago, truhán.

    Se agradecen los comentarios. Abrazos múltiples.

    ResponderEliminar
  28. !Bueno Woody llego algo tarde pero quiero decirte que soy fan, fan...jajaja...de este a cualquier precio....es el romanticismo roquero en frasquito, es un poeta de la fender, es el triangulo NY-Paris-New Orleans, es responsable de que tenga más de mil referencias de soul music en las estanterias, es por el que amo el soul de nueva orleans (Victory Mixture), dejarle aparcado por más tiempo en bloggers sobre los que se entiende tienen que hablar d emúsica con un conocimiento previo de lo básico de armario es remediable. Tanto Bruce de las pelotas y mira Willie que es tan bueno, tan bueno como ahora Richard Hawley hay que sacarlo a relucir. Como tú has hecho, bravo, bravo y bravo, viejuno power! Clase canalla!

    ResponderEliminar
  29. Gracias, Joserra, tu comentario llega a unos grados de emoción e intensidad propios de alguien a quién se nota que vibra con el romántico más roquero, con el canalla de más clase de la historia del rock. Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Yo fuí de los que el Demasiado Corazón me llevo a ignorarlo hasta hace bien poquito. Ahora me arrepiento de no poder haberlo visto jamás en directo. Que se lle vai facer!

    De todos modos no tiene ningún tema propio que me parezca un megaclásico, pero clase, clase vaya si tenía el amigo.

    ResponderEliminar
  31. Jose Fernandez, es más que posible que "Demasiado corazón" llevara a más de uno a equivocar los tiros con Deville. Ojo, no estoy diciendo que sea mala canción. En cuanto a lo de temas megaclásicos propios, eso es relativo dependiendo de lo que se entienda por megaclásico. Si te refieres a popular ahí tienes el "Spanish stroll", temazo del copón. Y si entendemos megaclásico respecto a temas de calidad extrema que crecen con los años ahí quedan algunos de los que he citado en mis anteriores comentarios aunque no sean casi conocidos. Respecto a versiones tiene el merito a mi juicio de que fue incluso capaz de superar a las originales, entre otras "Stand by me", "Cadillac walk", "You better move on" y no cito el "Hey Joe" porque sería insultar a Hendrix. Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Para mí, el punto culminante de Wily Deville es, sin lugar a dudas, 'Bamboo Road', esa canción es París, New Orleans, la esclavitud negra, la historia del sur, los ritmos latinos, el esfuerzo, sudor y lágrimas (ojo a los coros y quejidos durante la canción), lo aúna casi todo. Willy Deville tenía una capacidad cultural y una voracidad lectora que muchos envidiaríamos, por eso sus canciones están llenas, impregnadas de filosofía e historia... sweeter than a sugar cane ... we miss you Will !!!

    Toni
    Barcelona

    ResponderEliminar
  33. Bienvenido Toni. Guauu, el "Bamboo road" es un temazo absoluto. Resumes a la perfección los mejores condimentos de este fundamental artista nunca lo suficientemente reconocido. Gracias por dejar comentario. Salud.

    ResponderEliminar
  34. Bueno, he llegado a esta entrada tarde, pero, a estas horas de la noche, su contenido me reconcilia con el género humano: Hay gente a la que le gusta la música con emoción, más o menos brillante, ¡pero con emoción! Yo le ví en Getxo, en los 90, en un sitio bastante pequeño, y no se me olvida la sensación de estar escuchando, y viendo, a un fenómeno. Mi favorita, "Love me like you did before", que estoy escuchando en este momento, ¡qué guitarra y qué actitud cantando! Si queréis, aquí la tenéis: http://www.youtube.com/watch?v=kia_soW98XI

    ResponderEliminar
  35. Hey ES, para nada has llegado tarde. Es un auténtico placer que alguien comente en posts antiguos que parecen sepultados en el tiempo y proceder a releer tanto el artículo como los comentarios escritos. Willy Deville es todo emoción, lo descubrí gracias a que siempre fue el artista preferido de uno de mi más amigos íntimos, y tuve la suerte de verlo tres o cuatro veces en directo durante la década de la década de los 90. "Love me like you did before" es fantástica. se agradece el comentario. Saludos.

    ResponderEliminar

▼ Reseñas novedades discográficas 2019 ▼

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER