11

AMBROS CHAPEL - Constants are changing (2011)


Limitarse a decir que la sombra de Joy Division está latente en el último trabajo de AMBROS CHAPEL sería algo demasiado sencillo y simplificado para resumir lo que esconde “Constants are changing”. Al fin y al cabo la influencia que ejerce el legendario grupo de Manchester se encuentra oculta en más obras y artistas de lo que sus deudores le reconocen.

No me parece el caso de Ambros Chapel en su segundo disco, donde a mi juicio reconocen sus influencias pero imprimen un sello personal y diferente a un género que tantas glorias aportó al mundo del rock a pesar de que no haya obtenido un reconocimiento objetivo generalizado en el tiempo desde diversos sectores dentro de las cíclicas modas musicales. Realmente, “Constants are changing” me produce una gratísima satisfacción, esa que gana con consecutivas audiciones, solida y repleta de matices, entre la elegancia y la oscuridad, y que corrobora las buenas maneras que apuntaban en su debut con “Rome” del 2009, uno de los mejores discos nacionales de aquel año según bastantes medios especializados.

En esa amalgama de influencias, hay que tener en cuenta que la percepción de las mismas tiene carácter subjetivo y lo que para algunos puede no resultar agradable, para otros es un orgullo. Además de ineludibles asociaciones con bandas teóricamente recientes como Interpol o The Editors, creo que en este disco se rastrean imprescindibles clásicos del post-punk y del britpop.

El disco se abre con “New nation”, y lo que inicialmente aparenta ser un cruce explosivo entre el “Atmosphere” de Joy Division y el “Knocked up” de los Kings of Leon se convierte nada más lejos de la realidad en un pasadizo que podría rememorar inolvidables sensaciones entre los primeros Sisters Of Mercy del “First and last and always” y los Bauhaus del “Mask”. Esas referencias se resaltan en “Tears”, donde las positivas impresiones ceden paso a nombres más asociados con el rock alternativo británico de los noventa como Suede, banda que asomará también con enorme acierto en “Beyond my comprehension”, un tema sumamente adictivo.

Y llegamos a “Call me may”. Por fin, loado sea el señor que alguien se dedique a explorar con valentía y eficacia las atmósferas y la intensidad de los siempre reivindicables The Chameleons, cosa que se ratificará en "Survive", el brote a simple vista más tortuoso y que quizás mejor recoge la esencia de Ian Curtis, y en “Constants are changing”, el estupendo tema que da título al álbum, el cual circula también entre la densidad sonora de los mejores tiempos de Adrian Borland con The Sound.

Precisamente esa intensidad es la que da paso a una brillantísima sensibilidad en “Got an A”, quizás mi preferida del disco, repleta de cambios de ritmo donde el vocalista de esta banda valenciana alcanza cotas asombrosas que podrían recordar al mejor Jarvis Cocker con Pulp.

Es a partir del sexto corte donde comienza a coger protagonismo la banda de Robert Smith y mientras “Glorious Sunday” se acerca a la parte más popera de The Cure, en “Kissing the boom” o “Lullaby” se evocan más los tiempos entre “Seventeen seconds” y “Pornography”. Por otra parte no podía faltar en este compendio de influencias el David Bowie más berlinesco, ahí queda la fenomenal “Nice Tv”, que cabalga entre el Duque Blanco y Peter Murphy.

Entre tantos imprescindibles nombres, lo que más me parece relevante es el asentamiento de una banda cuyo nombre es un guiño a la película “El hombre que sabía demasiado” de Hitchcock, la cual tiene sobre todo fe en lo que hace y en su estilo, y de la que no me extrañaría nada que lo que fue una promesa se convierta a este ritmo en una realidad como referente de un post-punk que le pese a quien le pese nunca estará muerto.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

11 comentarios :

  1. ¿Y estos son de la Terreta? Con esas referencias y como suena se me antoja un producto irresistible. Escucharé más. Vamos, vamos.

    ResponderEliminar
  2. MARETA MEUA!!!! con todas las referencias que has citado (taaaaan de mi agrado) no puedo dejar de escucharlos YA MISMO. Searching...........qué bueno eres palpando influencias y orígenes, JOhnny haces que todo sea apetecible.

    Kissessss.

    ResponderEliminar
  3. Pero hijo mio JOHNNY tú que quieres que se me repitan mis crisis de nostalgia??? Que me estoy quitando criaturica jajaja (es coña)
    Es curioso como últimamente surgen tantas bandas con ese tipo de sonido al que hace nos años se renegaba tanto, y yo tan feliz. Entre lo actual y lo pasado siempre debe haber un equilibrio casi perfecto , sobre todo si no se quiere caer uno con tropezón incluido.
    Me gusta mucho como suenan inevitablemente se va a ir a mi saca personal junto a Capsula , Astradyne o CatPeople.

    ResponderEliminar
  4. una vez más comprometido con la música cercana, la de casa, dando a conocer unos grupos cojonudos, como este que hoy compartes. me ha encantado el tema, es todo un viaje, una orgánica experiencia sonora.

    ResponderEliminar
  5. Buenísimo el tema que has puesto. Complejo y con todos esos cambios que comentas. Gran trabajo del cantante. ¿The Chameleons, The Sound,...? Densidad sonora.
    Gran descubrimiento, Johnny.
    Abrazo gigante.

    ResponderEliminar
  6. A mi me parece que influencias tienen muchas y de diferentes géneros, este "Constants are changing" me parece mas melódico y con una instrumentación mucho mas elaborada que en su anterior "Rome". "Beyond My Comprehension" es una maravilla, creo que estos valencianos van a dar mucho que hablar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Leía en casa de rául tu comentario sobre su gusto y eclecticismo. ¡Qué nos vas a contar Maestro!, gracias por el análisis y el descubrimiento... de 10.

    ResponderEliminar
  8. a pesar de que Joy division nunca fueron my cup of tea, ya me has metido el gusanillo con estos tios,

    ResponderEliminar
  9. Suenan muy bien, aunque la voz del cantante quizás no vaya en la onda del tema melodioso, pero es la primera escucha, luego se te va metiendo.

    Quien diría que este grupo con este nombre es de Manchester, ahora a mi me recuerdan a Pulp, pero mucho mucho mucho, puedo equivocarme.

    Brazzzos.

    ResponderEliminar
  10. Has desnenuzado tan bien el disco, que resulta sencillísimo de digerir.

    Un buen tema este que has puesto. Supongo que todo el álbum mantendrá la calidad.

    Un abrazo, master!

    ResponderEliminar
  11. ...Jordi, totalmente de la terreta. Suenan bien, eh?

    ...Sincopada, no dudaba un ápice que con todas esas referencias te molarían mucho. Kissssses.

    ...Bboyz1970, las crisis de nostalgia son cada vez más frecuentes en el mundillo de la música. Pienso que en ciertas posturas extremistas todavía se mantiene desgraciadamente un desprecio hacia este estilo de música.

    ...Raúl, ya me conoces, buena parte del sentido de todo esto son esas cojonudas bandas de aquí a las que hay que apoyar ante la primacía de otros circuitos.

    ...Paco, una densidad sonora con sabor a clásicos pero al mismo tiempo con personalidad propia. Abrazo.

    ...Chupi, totalmente de acuerdo, me identifico mucho una vez más con tu comentario, me parece más elaborado incluso que “Rome”. Saludos.

    ...Sergio, bueno, tú no te quedas corto, crack. De los eclécticos será el reino de los cielos (o de los infiernos).

    ...Nortwinds, my friend, Joy Division son más heavys de lo que a simple vista parecen aunque entiendo que no es grupo fácil de entrar. De todas formas en Ambros Chapel hay muchas más referencias a tener en cuenta.

    ...Savoy, me parece que has malinterpretado parte del texto. Son de Valencia. Algún tema también me recuerdan a Pulp, como el que cito en la reseña. Brazzzzos.

    ...Evánder, a mí me parece que el disco mantiene una línea homogénea más que aceptable. Abrazo.

    Se agradecen la deferencia en dejar comentarios. Abrazos múltiples.

    ResponderEliminar

▼ Reseñas novedades discográficas 2019 ▼

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER