20

CRACKER - (2009) Sunrise In The Land Of Milk And Honey

Disco CRACKER - Sunrise In The Land Of Milk And Honey

Amanecía en un nuevo día. Le gustaba beber leche semidesnatada todas las mañanas y así de paso combatía la acidez estomacal de su pequeña gastritis. En invierno mezclaba su leche con un poco de miel y se regodeaba cavilando que de ese modo sería un tipo sobrado de energía. Y para ello le encantaba amorrarse al agujero de la botella con contenido lácteo cual si fuera un pezón y, mientras tragaba y tragaba, se ilusionaba pensando también que buenas dosis de calcio impedirían que nunca pescara una osteoporosis.

Pero los recuerdos le atormentaban. Cada día se desorientaba más pensando que toda la leche que consumía era artificial, repleta de conservantes y edulcorantes. Era entonces cuando echaba de menos la leche pura de vaca, esa que procedía de aquellas inmensas ubres naturales que sirvieron de sustento alimenticio complementario durante su infancia.

CRACKER - SUNRISE IN THE LAND OF MILK AND HONEY PROMO
Mientras se dirigía por los prados y los campos al encuentro de la leche de vaca, puso en marcha su nuevo aparatillo digital de música y comenzaron a sonar por los auriculares esos CRACKER que tanto le congratulaban. Y encontró a la vaca, y bebió y bebió. Fue a partir de ese momento cuando se percató de que con cierta regularidad debía de ir al encuentro de su leche de vaca al ritmo de Cracker. Eran sensaciones asociadas que nunca le fallaban.

Tumbado sobre la hierba campestre mientras hacía la digestión de tanto consumo lácteo, aquel tipo extravagante escuchaba relajadamente Sunrise In The Land Of Milk And Honey”. A su compás se permitía el lujo de reflexionar privadamente en la mayor de las intimidades sobre lo buen disco que era el noveno álbum de estudio de esta banda californiana de Santa Cruz, esa que tenía todo lo que necesitaba, capaz de conjugar la elegancia de los Kinks, la actitud y garra de los Clash, la dureza rompedora de los Pixies, la melodía alternativa de los Camper Van Beethoven y la fusión de elementos técnicos clásicos de rock desde Grateful Dead a los Rolling Stones o los Faces. Podía decirse pronto pero aquello era un irresistible cóctel de folk, country-rock y raíces americanas junto a pop, rock, punk y psicodelia. Y es que a ver quién cojones había sabido mezclar ese batiburrillo con tan buen resultado hasta el punto de dotarle de un atípico sello personal marca de la casa.

Además, por sus trascendentales meditaciones también figuraban las de que en la banda de David Lowery y Johnny Hickman había que tener en cuenta una serie de circunstancias relevantes tales como una trayectoria discográfica impresionante, con nueve álbumes de estudio cuyas notas nunca habían bajado del notable y de las cuales algunas oscilaban entre el sobresaliente y la matrícula de honor a pesar de que esas obras maestras no gozaran del reconocimiento generalizado pero que, al fin y al cabo, eran matices importantes a tener en cuenta por su largo recorrido cronológico, algo que no estaba a la altura de cualquiera.

CRACKER - SUNRISE IN THE LAND OF MILK AND HONEY - B
Por si fuera poco, esa banda de rock con la que tanto se identificaba nunca defraudaba en conciertos, realizados generalmente en salas de no muy grandes dimensiones y no figurando como cabezas de cartel en festivales multitudinarios.

Fueron todos esos motivos los que le infundían concluir de que Cracker reunía los méritos y los requisitos suficientes para considerarla como su banda americana preferida de los últimos veintitantos años aunque esa apasionada y osada afirmación pudiera aparentar una bravuconada pero, al fin y al cabo se trataba de una opinión sin ánimo de ser compartida.

Ataviado de una camiseta “canarinha” en la que aparecía rotulado Cracker y Camper Van Beethoven, comenzó a pasear alrededor del lugar donde pastaban las vacas en el campo. Y fue allí cuando disfrutó por enésima vez del rock cañero con nervio y actitud reivindicativa de temas como Yalla yalla (let’s go) y Show me how this things works”, del pop-rock preciosista y adictivo en ese hit titulado Turn on, tune in, drop out with me”, de la primera línea de punk-rock en las trincheras con We all shine a light o “Hand me my inhaler”, del country de vieja escuela con sabor tradicional rollingstoniano en Friends”, de la espontaneidad clásica rockera de I could be wrong, i could be right”, del pronunciado aumento de decibelios en Time machine”, de las adictivas guitarras de corte stoniano en “Hey Brett (You know what time it is)”, de un pidorazo repleto de talento acústico en Darling one y del cierre más brillante que se podía imaginar con "Sunrise in the land of milk and honey", el tema que daba título a un disco imprescindible, de lo mejor que debería perdurar perteneciente a la primera década del siglo XXI.

Y así fue como entre vacas, leche y rock de élite soltó lastre, se quedó muy a gustito y exclamó: Cracker forever!!!



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

20 comentarios :

  1. Gran post para presentar a una banda a la que conocía de refilón. Por supuesto ahondaré en su discografía cómo parece ser que se merecen.
    Un texto a la altura, como siempre!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Bueno... y siguen haciendo discos los Cracker... una buena banda que influyó a gente como Dover... en sus inicios, por ejemplo.
    Brazzzos.

    ResponderEliminar
  3. Siempre lo he dicho,a ver cuando te decides a fomentar tu vena literaria
    esta entrada ingeniosa, otra forma de descubrirnos a Cracker, por momentos parecía una fábula de samaniego
    molts besets

    ResponderEliminar
  4. Mi buen amigo, recibe mis sinceras felicitaciones. Creo que es lo mejor que he leido desde hace tiempo sobre un disco, entre vacas, entre leche y entre rock aunque eso es mucho decir por aquí y eso que muchas veces tengo la sensación de aparentes comentarios que pasan de largo estos fenomenales textos.

    Sunrise... es droga dura pero de la buena. Siempre Cracker. Un abrazo de Pep.

    ResponderEliminar
  5. WOW!! impresionante entrada para salir de mi letargo discográfico con esta banda. Hace mucho, mucho tiempo que no escucho sus discos y sus publicaciones en el nuevo milenio las desconozco practicamente.

    Voy poner remedio por lo contado y por lo visionado en esta acojonante y narrativa entrada.

    Gracias Johhny Dibud!!

    ResponderEliminar
  6. Mejor sin esas aglomeraciones en los directos, se perdería mucho de lo muy bueno que estoy escuchando ahora mismo, saludos

    ResponderEliminar
  7. qué maravilla, sólo por las cuatro perlas que traes hoy en exposicion ya merece la pena hacerse con el disco. me ha gustado mucho ese "hey bret", tan tompettiano, y no me he arrancado a cantar el rompeolas de loquillo de milagro, con los primeros compases de "friends". GREAT!

    ResponderEliminar
  8. Esta presentación láctea me ha dejado perplejo, yo que soy muy quesero, yogures y de leche; que crack, tú y los crackers.
    Lo tengo claro, un sabroso vasito de leche con miel antes de dormir, y un poquito de buena música para soñar con los angelitos.

    Lo dicho... ¡Unos cracks!

    ResponderEliminar
  9. el disco es bastante reciente pero en su momento se me paso, ahora estoy escuchando estas canciones y suenan muy bien. me pondré ahora a escuchar el disco

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena, amigo. Un gran post, sin duda alguna.

    La música genial, así que pleno conseguido.

    Tú sí que sabes, master.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Qué buena tu ida de olla bucólica pastoril...me han entrado ganas de beber y beber leche y más leche. No les conocía, te doy gracias por descubrir hoy algo nuevo de alimento para mi alma. "Friends" me ha encantado, creo que sonará el sábado en nuestra fiesta perruna.

    Kissessssss!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  12. Fuí en su día un fiel seguidor de Camper Van Beethoven y lo que he ido escuchando de Cracker durante estos ultimos años me ha parecido una trayectoria bastante irregular , combinando momentos buenos de verdad con otros que no me lo parecían tanto; de este disco solo conocía Friends , gran canción , pero que me parece poco representativa del resto del disco , mucho más nervioso( has sido certero : The Clash) por lo que llevo escuchando; me han entrado unas ganas enormes de escucharlo al leer tu estupenda entrada .
    ! Un aBRAZO !

    ResponderEliminar
  13. Pues yo, haciendo otra vez gala de mi real incultura musical, he de decir que, aunque quizás vagamente me sonara el nombre, no los conocía de nada, son todo un descubrimiento para mí. Y oye, me encantaron las canciones que pusiste. Nada nuevo bajo el sol, rock con tintes country, pero hecho con buen hacer. Me ha gustado mucho!!!

    Besets!!!

    ResponderEliminar
  14. Me alegra coincidir en Cracker, me gustan, la verdad es que algunas bandas de los 90 pasaron desapercibidas detrás del telón de la función que allí se representaba sobre el Grunge y el Brit-Pop. Me has pillado además preparando el post de Kerosene Hat, agradables coincidencias, puesto que muestras matices que yo no veía y aunque pequeños no son menos importantes. Muy buena banda de rock. Coincido 100% en todo lo que dices. Al loro compañero, el grupo valencianao Euro-trash Girl está preparando su nuevo disco, la pasada gira acompañó a Cracker de teloneros. Espero que podamos compartir algun concierto de este raigambre entre birra y birra, veremos si el tiempo y la alineación astral me lo permiten.
    Saludos mestre-friend, ets gran collons!!!

    ResponderEliminar
  15. Muy buenos!!! Ya podría aprender mi tío de ti y no poner esa música para nenazas que pone... ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  16. Ya con el nombre arracamos bien ,si a eso le agregamos buen rock y milk en abundancia ,el alma y nuestra jodida ulcero los agradeceran
    Muy buen post Wood
    Un abrazo entre mares

    ResponderEliminar
  17. El Oído: a mí me parece una banda muy recomendable. Abrazo.

    Mesié Truffe: a Dover? Qué cosas. Lo que si que tengo claro es que hay muchas bandas que reconocen en Cracker a unos cracks. Brazzzos.

    Noelia: siempre me miraste con buenos ojos. Besets.

    Pep: gracias, lo demás son percepciones que ahí están. Un abrazo.

    Pupilo: para mí es un grupo que no ha bajado el listón de forma descarada. Es más, te diría que este “Sunrise in land of milk” se encuentra a la altura de lo más grande de los noventa. Gracias a ti, master.

    Silvo: hace tiempo que dejaron de interesarme las grandes aglomeraciones en los conciertos salvo alguna excepción. Saludos.

    Raúl: a mí me parece una maravilla. “Hey bret” es la que más me gusta. Great!

    Sergio: ya te digo, un poquito de Cracker, un vasito de leche por la noche y a soñar con los angelitos.

    Boris: pues adelante.

    Evánder: creo que es un grupo que a ti particularmente, conociendo tus gustos te puede atrapar.

    Sincopada: my dear, es el perfecto alimento para las almas. Luego te diré también lo que podía sonar en la fiesta perruna. Kisssses al mogollonazo.

    Jesus: yo también fui seguidor total de los Camper Van Beethoven, todavía me siento como tal, y luego me reconvertí en lo mismo con Cracker, una de las bandas por las que más he sentido aprecio. La verdad es que en cierto modo estoy de acuerdo contigo, como es habitual, aunque no del todo en esta ocasión. De los últimos discos a mí “Forever” me pareció muy bueno, algo más comercial pero muy Cracker a pesar de las críticas, “Countrysides” fue mirar a Cracker desde otra perspectiva y “Greenland” me parece que tiene cosas bastante interesantes. Ahora bien, este “Sunrise in the land…” yo lo ubicaría a un leve peldaño por debajo del primero o de “The golden age”, mi álbum preferido de esta banda, lo colocaría a la altura de de “Gentleman’s blues” o de “Kerosene hat”. Abrazo.

    Atticus’ daughter: yo creo que si que aportan mucho novedoso, como puse en el texto, le añaden ciertos detalles punks de influencias como los Clash al country y rock clásico con una elegancia que a pocos les he visto conseguir con tan buen resultado.

    Chals: estoy de acuerdo, es una de las grandes bandas desapercibidas por no entrar en el saco del grunge ni del brit pop. Intentaré en vacaciones leer aunque sea con retraso si publicas del “Kerosene hat”, me interesa especialmente todo lo de este grupo. Para mí no es su mejor álbum aunque contenía el gran éxito “Low” pero tenía otros grandes temas aunque quizás le sobrara algo. Por otra parte en la reedición digital se incluyó el temazo de Cracker, “Euro trash-girl”, uno de las mejores canciones de los 90 a mi gusto. He visto 2 veces en directo al grupo valenciano que nombras, en la de teloneros por ejemplo, me gustan mucho y tengo sus discos. A ver si coincidimos entre birras. Me acercaré a la Iguana y a finales de Julio hay una importante excursión a Alicante a los Jayhawks, si puedes y te interesa me das el toque. Abrazo, mestrefriend.

    Caín: que sorpresa grata tú por aquí. Bueno, sé que con tu tío Midas mantienes una especie de pulso. Además de un gran aprecio que siento por él, lo considero uno de los bloggers con mayor conocimiento y apertura de este submundo, además conoce mucha más música variada que yo, eso estoy seguro. Lo de nenazas siempre me quedaré con cierto comentario probablemente bastante acertado que dijo en una ocasión de que el mundo de la música tenía demasiado arraigada la música masculina, o algo similar. Saludos.

    Luther Blues: pues si, está todo, buen rock y milk en abundancia para el alma y la ulcera. Jajaja. Abrazo a la otra orilla.

    Se agradece la participación. Mucha salud

    ResponderEliminar
  18. Upps. acabo de darme cuenta de que hacía algunos días que te tenía olvidado. (bueno, últimamente estoy realmente desaparecido de todos los sitios.....) Acabo de repasar, y un montón de entradas que me había perdido.

    Bueno, nos pondremos al día.

    Un saludo, master of little.

    ResponderEliminar
  19. Oh, master of rock&racket Perem, ya no sabía si continuabas con los problemas del pc, me extrañaba. Espero que todo ande bien. Acabo de jugar el último partido de la temporada con victoria: 4-6,6-2,6-3.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Cracker forever!!! ya sea con productos lácteos, quesos, quesitos o requesones. Energía por un tubo, aunque se de alguien que se comía los limones con pasión: energiziser total. Que fresquitos suenan tumbados a la bartola. besos.

    ResponderEliminar

▼ Reseñas novedades discográficas 2019 ▼

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER