33

THE VELVET UNDERGROUND - (1966) All tomorrow's parties (single)




1. All tomorrow's parties
2. I'll be your mirror


Lou Reed (vocals, guitar, piano), John Cale (viola, bass, organ, vocals), Sterling Morrison (guitar, bass, vocals), Maureen Tucker (percussion, drums, vocals), Nico (vocals)






Advertencia: el contenido de este texto e incluso la música que acompaña esta publicación puede herir ciertas sensibilidades.

"Erase una vez la historia de una chica que le gustaba comprarse ropa con su mamá. Las dos se miraban en el espejo y se piropeaban mutuamente sobre lo guapas que estaban. Eran coquetas, se querían mucho y eran muy felices. Un día murió su mamá. Transcurrido un tiempo su papá se casó con una señora viuda que tenía dos hijos. Mientras su papá trabajaba y trabajaba y no dejaba de trabajar, la madrastra le ordenaba a aquella chica que se vistiera con los peores andrajos para limpiar. Cuando llegaba a la habitación de sus hermanastros, éstos aprovechaban cualquier oportunidad para abusar sexualmente de ella. Y después se burlaban, se reían y la llamaban despectivamente Cenicienta, como la del cuento de los Hermanos Grimm. Después de cada “jolgorio”, ella se miraba en el espejo y no podía disimular su tristeza, aferrándose detrás de las puertas a su viejo osito de peluche y esperando que algún día llegara un hada o un príncipe. Pero nunca llegaron porque muchas veces en la vida no hay finales felices."

Algo así podría ocultarse en el trasfondo de “All tomorrow’s parties”, una de las más grandes canciones de la historia del rock aunque supongo que eso es como todo y puede que todavía haya alguien capaz de dudarlo. En ella se describen los excesos desde posturas extremas, en las que no existe la piedad, en las que no hay salvación ni posible liberación. Como si comenzara una procesión en una especie de rito lisérgico, la voz de Nico se convierte en la perfecta acompañante de Moe Tucker que golpea sin misericordia un ritmo uniformemente tribal estimulado por el piano de John Cale y la guitarra de Lou Reed que durante seis minutos de afligida belleza circulan en forma de experiencias extrasensoriales. La influencia de “All tomorrow’s parties” es tan grande que goza de multitud de versiones de todos los colores y especies, destacando las de Japan, Nick Cave, Buffalo Tom, Bryan Ferry, Siouxsie and the Banshees, Icehouse, Simple Minds, etc.

En la otra cara, “I’ll be your mirror”, otra pieza de oscura sensibilidad desbordada y en la que nuevamente la voz de Nico adquiere un papel estelar. Muy recomendable de escuchar al atardecer.

Con este primer single empezó la leyenda de la VELVET UNDERGROUND antes de que ambos temas se incluyeran en el mítico “banana álbum” de 1967, convirtiéndose en dos de los once pilares fundamentales de esa magna obra que el fuego, la lluvia y el viento transportaría a través de la historia inseminando a futuras generaciones para asentar la evolución de la música popular. Algo había cambiado, el color negro comenzaba a adquirir importancia real y no todo era aquella chica, aquel amor, aquel desamor, aquella bonita fiesta o la vida en color rosa. En la pared de un callejón cochambroso de algún lugar del planeta Tierra alguien escribió en 1966 una frase en mayúsculas y en negrita que rezaba lo siguiente: VELVET UNDERGROUND FOREVER!!!



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

33 comentarios :

  1. Acabo de llegar aqui desde meneame. Es impresionante. Tengo los pelos como escarpias. Forever Velvet.

    ResponderEliminar
  2. Nunca nadie, ni el propio Lou Reed, volvería a alcanzar las cuotas de inovación que alcanzaron la Velvet. Y esa oscuridad, mientras el mundo se regalaba flores...
    M'has deixat aborronat!!!. La Velvet que grans.
    Salut company!!!

    ResponderEliminar
  3. así se introduce un clásico, con un pedazo de entrada a la altura. tremendo post, maestro.

    ResponderEliminar
  4. la velvet, que cabrones que buenos eran, al principio no me gustaban porque Reed me parecia un puto pedante, ahora me lo sigue pareciendo pero disfruto de su musica

    ResponderEliminar
  5. Velvet siempre sera Velvet y es de lo más grande que se puede escuchar,siempre he sido un enamorado de ellos,como mi amigo johny sabe,porque se lo he dicho un montón de veces,no penseis mal,mi camiseta favorita para dormir es
    una de ellos.
    Aunque me imagino que todos lo sabreis,velvet underground significa coño.
    Un saludo,Voro.

    ResponderEliminar
  6. Has logrado que saque el disco y me lo vaya a poner ahora.

    Gracias:)

    ResponderEliminar
  7. Muy, muy especial, GENIAL,saludos

    ResponderEliminar
  8. Pedazo de cabrón velvético. Creía que no superarías en mucho tiempo el articulo de los Cramps. Estoy seguro que algun tipo raro dijo en el 66 Velvet forever. Collonut.

    ResponderEliminar
  9. La Velvet! cuanto tiempo que los tengo un poco olvidados! Tengo que desempolvar el polvo de estos maravillosos discos que nos dejaron!
    Lou, Cale, Sterling, Nico y Maureen la bateria que ahora se nos ha vuelto de extrema derecha!
    Que grandes, recuerdo esas idas de olla escuchando "The Gift" de White Light/White Heat, uff!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Tambien llego desde Meneame. Es dificil comprender la dureza de la velvet. La gente solo quiere golosinas. Muy grande esta publicación.

    ResponderEliminar
  11. Aunque tengo muy presente la carrera de Lou ,con los Velvet tengo una asignatura pendiente a la cual le tengo que poner remedio pronto my friend
    Un abrazo de orilla a orilla

    ResponderEliminar
  12. A mi me parece esto una mierda de musica, vulgar para señoritos que van de cultos.

    ResponderEliminar
  13. La entrada que te has marcado se sale. La Velvet fueron enormes! Menudo bofeton le dieron al mundo del Hippismo... Se acabaron las flores.

    Salut!

    ResponderEliminar
  14. Huy, sí, grandes idas de olla he tenido yo también con la Velvet... De los Buzzcocks me temo que sólo he escuchado inconscientemente algunos singles, nunca me ha dado por investigar... Poco a poco, que me estreso.
    Gracias por ponerme al día en el blog, Johnny. Si no recuerdo mal, creo haber hablado alguna vez con Wood de Big Star y Alex Chilton... no estaría mal que te marcaras un post terrenal como el de Weller sobre ellos, ¿eh? Voto a favor. Y oye, me interesa ese Carnation de OCS que le ofreces a Aitor, ¿podría ser? Toca cerrar el círculo con Wild Wood, sí. Y Paul Weller no ha aparecido todavía por "discos rayados"...mmmm... Jaajajaaa. No, no lo voy a hacer, no se merece una entrada así, jajaja. ¡Scott, queremos post sobre "Wild Wood"! Jajajaja. Toldía pidiendo...
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Singlazo y postazo. Genial, Johnny. Para los viejos, como yo, significaron mucho. Ésto sí que es revolución. Velvet forever. Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Mastodóntica canción.

    Al señor ese anonimo que le parece mierda y vulgar seguro que escucha a Bisbal y compañia, o puede que sea un macho bravo, o un listillo meapilas, o un critico musical, o igual es Ramoncin escondido en el anonimato. Buajjj.

    Siempre Velvet, jota, ya lo sabes.

    ResponderEliminar
  17. No le he pillado nunca la historia a la Velvet, si a Lou Reed y a estas alturas no creo. Pero el texto es fenomenal, campeonísimo.

    ResponderEliminar
  18. Madre mía, vaya pedazo de single. ¡Vaya dos caras! Pocas canciones, pocos grupos han influido en tantos, rastreando sus pistas en muchos grupos de nuestros días. Las letras de Lou son de las mejores del rock.

    ResponderEliminar
  19. Siempre acabo sorprendida por tus post...Desde su redacción, contenido y por supuesto, la música...

    ResponderEliminar
  20. @ Milhaud: gracias por estar ahí, en la semi-sombra, te percibo y comprobé que le diste cancha en el menéame ese.

    @ Anónimo 1, Isaac: forever, welcome.

    @ Txals, Raúl, Nortwinds, Victor Hugo, Silvo, Pacorro, Tsi-Na-Pah, Luther Blues, Juanvi, Paco, Jordi, Atalanta, Monik: las flores negras siempre han convivido con el resto de flora, justo es darles un merecido reconocimiento y desempolvar sus discos con relativa periodicidad.

    @ Voro: como sabes, también me siento más ligero cuando me enfundo mi camiseta velvética.

    @ Anónimo 2, Rosquillas: estad tranquilos y brindemos. Alzo mi copa y brindo ahora mismo por esta hipotética mierda.

    @ Lu: sobre todo no te estreses, querida. De Big Star habrá algo en la nueva temporada, tiene que haberlo, claro que sí. Lo de OCS, te lo envío por la vía que te indiqué (de igual forma que otras cosas que te interesen que hayan aparecido por aquí). En cuanto a “Wild Wood”, alguien tendría que hacer algo ya que incluso le haría mucha ilusión por el nombre al bastardo de mi hermano, jejejeje.

    Abrazos múltiplemente velvéticos.

    ResponderEliminar
  21. Por decir algo, no hay mejor forma de retratar a la Velvet que desde el dolor humano. Insuperables.

    Un abrazo de Pep.

    ResponderEliminar
  22. Tío, cada vez eres más maquiavélicamente genial. No se si es que todavía te duran los efectos de alguna sustancia que te tomaste hace muchos años o es que tienes algo guardado en el ropero sin fecha de caducidad.
    "Todas las fiestas del mañana" está dedicada a Edie Sedgwick, la rubia platino con leotardos negros, modelo y actriz de la Factory de Warhol y mito americano de los 60. Es una sátira sobre su obsesión por comprarse vestidos nuevos para todas las fiestas. Su vida fue muy peculiar, Si queréis conocer más sobre ella os recomiendo el libro "Edie" de Jean Stein. También hay una película sobre su vida titulada "Factory Girl" que no os será difícil de localizar por los canales habituales.

    Cuando este single salió a la calle, la Velvet formaba parte del espectáculo warholiano "Exploding Plastic Inevitable", pura psicodelia con danzas, luces, gente disfrazada, música y cine, sensaciones multicolor donde la Velvet eran la parte más dura de aceptar. Música fuerte y demoledoramente amplificada, letras que hablaban sobre la perversión, la desesperación y la muerte. En vez de elogiar los viajes psicodélicos, mostraban el poder devastador y el horror de la dependencia a la heroína, afirmaban que el sadomasoquismo podía formar parte de la realidad casi igual que el amor universal. Todo el mundo hablaba de sus ropas de cuero negro, de sus miradas ocultas tras sus gafas de yonquis.

    Mientras, los Beatles cantaban sobre amores que se acaban y "sólo necesitas amor", o los Stones lo más fuerte que llegaban a cantar era su "simpatía por el diablo". Y de repente sale un grupo que canta cosas como: "Cuando estoy hasta los ojos, me pongo como dios". Estaba claro que no lo iban a poner por la radio, aunque era bastante irónico que en New York se censurase el disco del único grupo que hablaba de la ciudad.

    Y mientras escribía ésto, me he escuchado el banana albúm y se me han puesto los pelos como escarpias. Hay muy pocos discos que me sigan produciendo esta sensación con el paso el tiempo, y tres de ellos son de este grupo maldito.

    "Me alucina saber lo que la gente sigue pensando de nosotros". Maureen Tucker.

    VELVET UNDERGROUND FOREVER!!!

    Un saludo,
    beblack.

    P.D.: Me he tomado la libertad de coger algunos datos de mi bibliografía personal de la Velvet.

    ResponderEliminar
  23. All Tomorrow's Parties siempre me ha gustado mucho, pero me temo que me he quedado ahí, todo lo demás ya no me hizo demasiada gracia. Prefiero a Lou Reed en solitario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. En fin, la Velvet es tan importante como los Beatles o Chuck Berry, el single que comentas y el primer disco son extraordinarios, al igual que toda su discografía. Estupenda la entrada, Johnny, te has salido.

    ResponderEliminar
  25. Ja, ja... gran invento ese del menease.. ja, ja... habrá que hablar con el gran guru Milhaud.... ja, ja.. pues un empujoncito siembre viene bien.

    Sobre la Velvet, te digo lo mismo que el Master Tsi, los tengo un pelin olvidados. Habrá que poner remedio a eso.

    Y cambiando de tema... aghhhhhh que grande es Ferru (ya sabes que me estoy refiriendo a David Ferrer), y que a punto estuvo de cargarse a Murray.... una autentica pena, Ferru es de esos que a base de trabajo y más trabajo, y siempre a la sombra de otos más mediaticos, ha tenido que hacerlos todo solo. Como me hubiese gustado verlo mañana en la final... en fin....

    Bueno, saludos, master of little...

    ResponderEliminar
  26. Despues de leer esto me vestiría hoy con cuero negro de buena piel. El comentario de Beblack lo complementea total. Vivan los reyes del underground. Besitos para todos.

    ResponderEliminar
  27. Texto pletórico. Vas a conseguir el Nobel de las letras. Nada menos que la Velvet, la biblia del rock. La música y toda la corriente artística que en ese momento formaba parte de la mano de Warhol.
    Besos,

    ResponderEliminar
  28. Hay grupos que simplemente hay que dar gracias a dios por tener orejas jajajajajaj

    Besicos

    ResponderEliminar
  29. no se ya cuantas veces he leído este post, y cada vez le encuentro un matiz diferente
    que bien redactas¿
    y all tomorrows parties es una de las canciones más hipnoticas que he escuchado, no se cuantas veces le habré dado al play
    Y qué vestido se pondrá la chica pobre
    para todas las fiestas del mañana?
    me he ido al google para ver la historia de la nueva cenicienta, que canción más desgarradora.

    ResponderEliminar
  30. @ Pep: cierto, el retrato del dolor fue un factor más que los hizo insuperables.

    @ Beblack: yo no sé cuántos datos has extraído de bibliografía velvética, pero para mí eres un fenómeno megacrack único. Por lo currado de tu comentario merecen la pena muchas cosas.

    @ EdCharrúa: le pasa a mucha gente. En cambio para mí Lou Reed tiene discos que son un auténtico tostón (hay algunos que los adoro) y en cambio de la Velvet todo me parece grandioso.

    @ Gonzalo: estoy de acuerdo aunque una buena parte mundo no quiera verlo. Citas las tres vías, los tres bloques de influencia que para mí son las madres de los corderos.

    @ Perem: no sé, tiene detalles que me parecen contraproducentes. Deberías darle cancha a la Velvet, por ejemplo en auriculares al compás de ver un partido. Lo de Ferru fue una lástima, cierto.

    @ Susanita: el cuero negro sienta muy bien a muchas mujeres.

    @ Vinti: ale, ya te has pasado, se trata simplemente de dejar salir sin rubor el sentimiento que te infunde una música, y en este caso ya sabes que el aprecio que siempre he sentido por la Velvet.

    @ Lou: bienvenida, pasa cuando quieras, y por supuesto geniales la Velvet.

    @ Belén: ya te digo, una de las diferentes motivaciones de la vida.

    @ Noelia: efectivamente, es tan hipnótica que genera abundantes matices.

    Abrazos múltiples y gracias por participar con vuestros saludables comentarios.

    ResponderEliminar
  31. ¡Qué gran 'post'!

    Llevaba unos días estudiando algo más de lo que me gustaría y he dejado un poco abandonados los blogs que sigo, pero ahora estoy viendo entradas que tenía atrasadas para ponerme al día.
    Y esta entrada... es genial. Me encantan ambas canciones. Me encanta la Velvet... Has hecho que me vaya a escuchar justo ahora el disco.
    Gracias,
    un beso

    ResponderEliminar
  32. Hey Anastasia, me alegra mucho que te guste. En los intermedios del estudio seguro que la Velvet tonifica y estimula el cerebro. Recibe otro beso.

    ResponderEliminar

▼ Reseñas novedades discográficas 2019 ▼

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER