10

LA GRAN ESPERANZA BLANCA - (1998) Medicine show

1. Lost Highway 2. Enroque 3. Una Historia De Opereta 4. Mistery Train 5. Nupcias 6. En Algo Acerté 7. Mi Corazón 8. Llueve Por Las Tardes En Abril 9. Cenicientas, Aspirinas Y Alcornoques 10. Parejas 11. Demasiadas Mañanas 12. Esto Es La Canción 13. Mejor Esquivar 14. La Cadena De Marfil 15. Entre Brooklyn Y Tú 16. En La Tierra De Efraim 17. Blues Del Perdedor 18. No Sabemos Que Es 19. Perdido En El Océano 20. Mi Huracán 21. Mr. Hyde




  • Cisco Fran (voz, guitarra acústica, armónica)
  • Fede Ferocce (guitarras eléctricas)
  • Chuso Al (batería)
  • Luis Vilanova 'Chiti Chitez' (bajo)
  • Paul Groggon 'Fiddler Paul' (violin y guitarra electrica)

Departir sobre el grupo valenciano LA GRAN ESPERANZA BLANCA en ciertos círculos es hablar de palabras mayores a nivel musical en España, a pesar de que nunca fueron un grupo popular de éxito.

Aunque pueda parecer una osadía por mi parte, apostaría la yema de un dedo de la mano y no creo que la perdiera por afirmar que La Gran Esperanza Blanca ha sido el mejor grupo de country-rock habido, y quizás por haber en España, donde a partir de los fabulosos textos y de las adaptaciones líricas elaboradas con una especial precisión por ese gran tipo que es su líder Cisco Fran, se fraguó una de las discografías más completas, sin milímetros de desperdicios, del cancionero español, donde la esencia del mejor Dylan (incluso el nombre del grupo es un sentido tributo al cantante de Minnesota), la actitud de Neil Young, y las raíces de la música americana encontraron una vía de escape en el idioma de Cervantes.

“MEDICINE SHOW” fue el segundo álbum de La Gran Esperanza Blanca, publicado en 1998 y compuesto por veintiuna joyas irrepetibles. El disco se abre con una atenta y elegante versión, violín incluido, del “Lost highway” de Hank Williams (otra de las grandes influencias de este grupo y gran clásico que se respira con intensidad a lo largo de este show medicinal). Después, la inclusión de “Enroque”, excelente tema country extraído de un recopilatorio variado de grupos valencianos editado en 1995, cede paso a dos canciones como “Una historia de opereta” o “Mistery train” en las que los coros femeninos les proporcionan una singular belleza. A partir de este instante este disco se convierte en un paseo por nuevas y preciosistas composiciones donde se podrían destacar “En algo acerté” (dedicada al hijo de Cisco Fran), “Mi corazón” o “Cenicientas, aspirinas y alcornoques”, sin desmerecer temas del calibre de “Nupcias”, “Llueve por las tardes en abril” o “Parejas”.

En el ecuador del “Medicine show” se encuentra “Demasiadas mañanas”, adaptación al castellano del mítico “One too many mornings” dylaniano, en una lectura acústica de la sublime versión que La Gran Esperanza Blanca incluyó dentro del “tributo en la lengua del amor”, grandísimo homenaje de diversas bandas en español que se dedicó a Bob Dylan en 1996 y que coordinó el mencionado Cisco Fran.

El resto de temas que componen la recta final de este disco recopila diez brillantísimos temas pertenecientes a los 3 primeros ep’s y primer Lp de La Gran Esperanza Blanca, donde por encima de todo “hay folk, blues y también rock’n’ roll”. La mejor medicina para reivindicar el rock nacional. Imprescindible.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

10 comentarios :

  1. Comparto tu admiración por este pedazo de grupo, incomprensiblemente desconocido para la mayoría.
    Creo recordar que el día de la quedada nos hicimos una foto con Cisco Fran en el Matisse, aunque nunca la he visto, ¿es así?.

    Joder, y luego me llaman a mí erudito. India, ¿te está chorreando la baba como me chorrea a mí ahora mismo?

    Jotajota, espero que esta noche sea tan especial para tí como el post que nos has dejado hoy. Recuerdos al gran Chef, aunque no se si se acordará de mí.

    Un saludo,
    beblack.

    ResponderEliminar
  2. No los conocia,pero ahora mismo lo remedio,que tiene una buenisima pinta.
    saludos

    ResponderEliminar
  3. De la entrada en sí, qué decir, está muy por encima de mi capacidad intelectual, pero algo me llega para decir que: excelente!!!
    Poco conocidos?, normal, si a veces somos más papistas que el Papa, leñe.
    A mi personalmente me parecen una auténtica pasada, que además entiendo.
    Gracias, y pásalo de lujo esta noche, y dile que pronto tendrá la visita de alguien al que como mínimo..princesa.
    Besines

    ResponderEliminar
  4. Es injusto que esta calidad esté en el ostracismo, un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Cómo decirlo?...es que yo...tratándose de Wood,babeo nada más que con su firma,Reverendo... ;D
    Debo reconocer mi absoluta ignorancia y desconocimiento del grupo que hoy aparece...qué chiquitita me siento...cuánto he de aprender...seguiré haciéndolo in person!
    Livy...ya princesa?jijijijijijijijiji
    Abrazos!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. suenan muy bien estas canciones,una lastima que sean desconocidos y les conozca poca gente.
    el problema creo que es de publicidad porque si no se dan a conocer es imposible que el gran público los conozca

    ResponderEliminar
  7. Tanto rock español ahora último, me cansa un poco, además de no conocerlos no me gusta como suenan, bueeeh ya volveré a por otro
    besos

    ResponderEliminar
  8. Pues no tenía ni idea de la existencia de este grupo que indudablemente no pueden negar la esencia Dylan en sus composiciones y sus formas. Todo un descubrimiento.

    Besetes, a pasarlo bien.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente desconocidos para mí. Tomo nota. Suenan bien.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Los conozco por los posts y entrevista que tienes. Suenan muy bien a pesar de ser un disco de 11 años. Supongo sería un grupo de élite de la movida valenciana que apostaba por las creatividad.
    Ole.


    pd: hoy la palabra es besingi, ¿eso es un beso en idioma woodyjaggeriano?

    ResponderEliminar

▼ Reseñas novedades discográficas 2019 ▼

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER