12

Ernst Lubitsch - (1940) EL BAZAR DE LAS SORPRESAS

Título original: The shop around the corner
Dirección:
Ernst Lubistch
Guión:
Samson Raphaelson
País: EE.UU.
Año: 1940
Género:
Comedia
Reparto: James Stewart, Margaret Sullavan, Frank Morgan, Joseph Schildkraut, Felix Bressart, William Tracy, Sara Haden


Matuschek es una tienda situada en Budapest. Todo gira en torno a la tienda, su jefe Hugo Matuschek (Frank Morgan), sus empleados, sus amigos. El empleado más antiguo es Alfred Kralik (James Stewart), joven tímido que dice lo que piensa y que ha iniciado un romance mediante cartas. Al poco tiempo, llegará a la tienda Clara Novak (Margaret Sullavan) buscando un puesto de faena como dependienta. Kralik manifiesta su disgusto porque sabe que Matuschek no va a querer. Pero el jefe dolido porque sabe que Kralik es un genio que adivina su pensamiento, decide contratarla. Clara y Alfred están a regañadientes todo el día, hasta el momento que el Sr.Matuschek decide despedirle. Justamente esa noche tenía la cita romántica con su enigmática enamorada por carta. Acompañado de su amigo el sr. Pirovitch (Bressart), y no muy convencido de querer entrar a conocerla (se la reconocerá por un libro de Ana Karenina que tendrá un clavel rojo), es su amigo Pirovich (que ya salió en Ninotchka como el camarada Buljanoff) quien a través de la ventana le dice que es la señorita Novak. Alfred desorientado, decide entrar pero sin darse a conocer. Ahora tiene que conquistarla frente a un perfecto desconocido. Un nuevo suceso, un investigador descubre que Emma, la sra. Matuschek tiene un amante que no es Alfred sino Ferencz Vadas (Schildkraut). Matuschek quiere suicidarse, pero en ese momento llega el chico de los recados Pepi Katona (Tracy), que evita la situación. Las cosas vuelven a ponerse en su sitio. Desde el hospital, el sr.Matuschek decide ascender a Pepi a dependiente y que se encargue de contratar a un nuevo chico Rudy, y Alfred vuelve tras el malentendido a la faena con el puesto de director. Durante este tiempo, Alfred tendrá que afrontar dos objetivos muy importantes, hacerle el mejor regalo de navidad al sr. Matuschek consiguiendo la mejor caja de la historia de la tienda, y conquistar a Clara para que pueda decirle la verdad sobre el anónimo de las cartas.

Lubitsch, el maestro de Billy Wilder, practica una frescura en el guión y diálogos envidiables en tan solo 94 minutos y además sirvió de base para el remake “Tienes un email” de Meg Ryan y Tom Hanks.

(Este texto ha sido remitido para su publicación por Vinti, nuestra intensa colaboradora y comentarista).



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

12 comentarios :

  1. ¿Sabes qué sería genial?que en lugar de ponerme los dientes largos con 4:06 minutos,pudiera darle al play al visionado completo de esta película y disfrutar de un sábado lleno de sorpresas...La he visto,pero como dices,tan sólo 94 minutos...se hacen cortísimos,de lo bien que lo pasas con los enredos,las tramas,las caras de James tan de James...
    Pero bueno,se supone que debo entregar dos trabajos antes de las 06:50h de mañana...así es que,gracias por pensar en que más vale que estudie y me aplique o de la web2.0 voy a ver sólo el .0
    ...y mira qué he estado cotilleando a ver si había algún hermitaño más por aquí...pero nada,llega el sábado y todo el mundo de parranda!ea!
    En fin,...hasta mañana...bechitos...voy a trabajar...sí...ahora...en un momentito...venga,...que lo paséis bien...besos...;D

    ResponderEliminar
  2. Ese director, ese reparto y la emoción que atesora esta película hacen que sea para volver a verla, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Deliciosa película que hay que ver al menos una vez al año. Os saluda un ochichornia-head

    ResponderEliminar
  4. Bonita sorpresa de buena mañana...

    Ernst Lubistch y mi querido James Stewart... ¿Que mas se puede pedir?

    Gracias por el regalo Vinti.

    Que sepas que he llegado vivo y a salvo a palacio, a pesar de la caida. Bueno, alguna astillita me clave donde no debia...
    Me encuentro con mis mejores galas y con una brillante corona dispuesto a bailar la primera pieza o vals con vos.

    ResponderEliminar
  5. Tomo nota, esta no la he visto, como alguna otra del maestro Lubitsch, habrá que remediarlo. Me permito sugerir "Remordimiento" (The man i killed, creo) que hace poco se editó en DVD y es la última que he visto de este director: imposible levantarse del sillón sin que acabe, una maravilla.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Ojú!Vinti,ándate con ojo que el de la corona lo que está deseando es contratar a El Vez para celebrar su compromiso y enlace,...saldría justo después del primer vals...XDXDXDXDXDXDXD

    ResponderEliminar
  7. Acabo de llegar y ando espeso, además de estresado. ¿Quiere decir que Su Majestad va a acudir a la birra propuesta con sus atuendos de gala para contratar al artista de su boda y ensayar primer tema de baile con Vinti? Si es así, contacte donde sabe, sabiendo además que entre mis sencillas prendas de hoy se encuentra una humilde camiseta con una Vespa Piaggio. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Si no me equivoco, se trata de la historia paralela e inversa a la bisectriz que se esta produciendo ultimamente por el blog... Caballos, doncellas, bailes, taparrabos, coronas... Vamos, lo tipico en un blog de musica y cine.

    Con respecto a lo de la boda, creo que en palacio su majestad se encuentra bastante lejos de dicho enlace... ¡Todavia no me quiero tanto como para ser un Esquimal Onanista!.
    De buen agrado su majestad se tomaria una birra con Sir Wood y bailaria un vals con Lady Vinti.

    Palabra a verificar: ainerout... No se si significara algo, pero la comparto con vosotros.

    ResponderEliminar
  9. Cuánta razón real...hay que retomar el rumbo,sí.Virando a babor!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. no la vi pero tiene que estar bien porque James Stewart era un gran actor

    ResponderEliminar
  11. Supongo que esta deliciosa película calmará los dolores de esa astilla, y el baile será de lo más dipar al ir un rey cojo y una lady patosa al compás.
    Aún así gracias por invitarme, pensaba que estaba en su lista negra tras lo ocurrido en el pasaje de "Ray". Todo un caballero, a lo James Stewart....
    Ala, ala que empiece el baile y la fiesta...¿quién se anima?.

    ResponderEliminar
  12. Quien dijo cojo mi querida Vinti?... La astilla ya fue extraida y por el bien de mi virilidad no hubo que amputar.

    Gracias por asemejarme a James Stewart ¡todo un honor!, por parte real no es impedimento el buen hacer en los artes del baile en su persona. Lo importante es el sentimiento, lo demas sale solo.

    Que comience el baile... Estais todos invitados.
    La primera pieza corre a cargo de Tchaikovsky... El baile de los cisnes.

    Ah pero antes la cerveza con Wood, que se me habia ido el santo al cielo... jajaja

    ResponderEliminar

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER