14

Jean-Claude Lauzon - (1992) LEOLO

Título original: Léolo
Dirección: Jean-Claude Lauzon
Guión: Jean-Claude Lauzon
País: Francia, Canadá
Año: 1992
Género: Drama
Reparto: Maxime Collin, Gilbert Sicotte, Ginette Reno, Julien Guiomar, Giuditta del Vecchio, Denys Arcand, Pierre Bourgault





Siempre he considerado que el cine francófilo desprende las más grandes dosis de carisma y personalidad. La primera vez que vi esta producción franco-canadiense titulada LÉOLO acabé compungido. Me gustan las películas duras, directas a la boca del estómago.

Léolo es una obra magistral, impresionante, irrepetible, delirante, no apta para todos los públicos. Es cruda, muy cruda, incluso escatológica, pero también tiene humor y ternura. Es incómoda pero es pura poesía cinematográfica. Es de esas películas que te dejan inmovilizado, clavado al asiento del espectador.

Su argumento gira alrededor de un niño de humilde, extravagante y maniática familia. Este niño se llama Leo pero se hace llamar a sí mismo Léolo, quien además de vivir con su familia convive con desbordadas fantasías preadolescentes entre las que se encuentra los deseos lascivos hacia una vecina o el convencimiento de que nació de un tomate fecundado por la masturbación de un individuo. Con voz en off se nos detalla ese entorno que lo arrastra hacia el delirio en un final históricamente devastador.

No me cabe la menor duda que si no hubiera sido por aquella maldita avioneta de 1997, JEAN-CLAUDE LAUZON se habría convertido en uno de los grandes del género. Como consuelo siempre quedará esta maravillosa obra basada en algunos aspectos de su infancia. Ah, por cierto, entre las canciones que acompañan al film se encuentran temas de los Rolling Stones o Tom Waits, pero ello es pura anécdota pues aunque no estuvieran la película en cuestión no perdería un ápice de interés.



Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

14 comentarios :

  1. ¿Dura y escatológica?, creo que la recomendación la tendré que dejar para tiempos mejores.

    Estoy totalmente de acuerdo en que el cine francófilo tiene personalidad, y no deja indeferente; o se ama o se aborrece.

    Besos wood y no echaré en saco roto la recomendación.

    ResponderEliminar
  2. Me declaro ignorante sobre el cine francés. Tendré que ponerme al día.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. no la he visto pero la voy a ver y ya os contaré.la pinta es muy buena.Si os gusta el cine francés Os recomiendo una película que se llama "de latir ,mi corazón se ha parado".si la podeis conseguir ,vale la pena.
    besos

    ResponderEliminar
  4. poco cine frances he visto.la que más recuerdo es amelie.haber si esta se puede conseguir por internet porque no creo que la tengan en el videoclub

    ResponderEliminar
  5. Gran pelicula...Leo Losone.
    Surrealista, escatologica y rallante a partes iguales.

    Desdeluego que no es una pelicula para todos los publicos, es mas yo diria que para pocos publicos pero selectos... Se sale bastante del cine convencional.

    ResponderEliminar
  6. Tus palabras describiendo la peli han acentuado la fuerza magnética que,de por sí,tiene para mí el cine francófono.No he visto Léolo,y me da la impresión de que me va a marcar,así de grande le "léo-yo" ;)
    Como también sé,que el día que la vea seremos dos y no tres...mi marido se descolgará y nos dejará a ti y a mí enganchados a la magia del cine europeo :S qué le vamos a hacer!
    Besazos,Sr.Wood,en mi humilde opinión,está llevando muy bien el mando en las vacaciones del Comandante! :D

    ResponderEliminar
  7. Esta pelicula es la leche,me compre el libro que Leolo lee en la pelicula,ahora no lo recuerdo y no lo tengo a mano.La pelicula Canadiense y no francesa tiene ese particular estilo de contar historias,te recomiendo sin nada que ver con Leolo,la pelicula C.R.A.Z.Y,otra genial pelicula venida desde el frio Canada

    ResponderEliminar
  8. Amigo Tsi-Na-Pah, eres un fenomeno. ¡Mercy beaucoup! Me has recordado aquel libro. Te refieres a "El valle de los avasallados" del escritor canadiense Rejean Ducharme. Genial. Llevo 1 hora buscándolo por casa y no lo localizo. Voy a volver a comprarlo y releerlo: "...porque sueño no lo estoy...". Respecto a lo que dices de canadiense, Jean-Claude Lauzon era canadiense de la zona francófila. Pero según tenía entendido fue una producción franco-canadiense. Sea como sea, lo que si que considero es que tiene sabor y personalidad afrancesada. Tomo nota de la película Crazy que recomiendas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. El cine europeo, lo que el público "medio" confunde con el aburrimiento, y el mal gusto, realmente es causa de los prejuicios que tienen, y los baremos superficiales a la hora de valorar una obra.

    Viva el cine bien hecho, europeo, americano o indonesio. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. "sueño porque sueño", "porque sueño no lo estoy...".

    Así justificaba Leolo (no es Leo), su diferencia con respecto al resto, con respecto a su peculiar familia.

    La película es canadiense, pero del director francés, y Leolo vive en el barrio de Montreal, aunque se identifica con Sicilia y su vecina Bianca...

    El cántico inicial y entre medios produce un poco de pavor, mientras que las imagenes grotescas de la familia o la felliniana de su madres sobre el camión de tomates, y el tomate infectado fecundado provocan risa y desconcierto.

    Se entremezclan escenas de diferente época así como pasa de generar un sentimiento de ternura a otro de miedo...No deja nunca los límites claros.

    El cazatalentos va recuperando la labor de poeta que Leolo lleva dentro. La fealdad compite con la belleza. La cruda realidad queda patente cuando el cazatalentos lee:

    "Porque sueño no lo estoy. Porque sueño, sueño. Porque me abandono por las noches a mis sueños antes de que me deje el día. Porque no amo. Porque me asusta amar. Ya no sueño. Ya no sueño. A ti la dama, la audaz melancolía, que con grito solitario hiendes mis carnes ofreciéndolas al tedio. Tú que atormentas mis noches cuando no sé qué camino de mi vida tomar... te he pagado cien veces mi deuda. De las brasas del ensueño sólo me quedan las cenizas de la mentira, que tú misma, me habías obligado a oír. Y la blanca plenitud, no era como el viejo interludio y sí, una morena de finos tobillos que me clavó la pena de un pecho punzante en el que creí, y que no me dejó más que el remordimiento de haber visto nacer la luz sobre mi soledad".


    Salu2.

    ResponderEliminar
  11. Por lo que comentais,pinta bien.Me la apunto en la agenda para verla próximamente y ya os comento si me ha gustado,aunque parece que si que me va a gustar.
    Un saludo,Voro.

    ResponderEliminar
  12. No me cabe la menor duda, la veré en la primera oprtunidad que tenga, entre la reseña y los comentarios me ha quedado la sensación que es una de esas imperdibles, y con lo que me gusta el cine NO yanqui, jeje
    un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Unas frases sueltas de esta tan interesante película:

    -"Mi madre nos regaló una bonita rosa de plástico teóricamente para alegrar nuestra habitación por eso de que la flor es una imagen, o más bien una idea de la naturaleza. Su rojo escarlata estaba siendo enterrado por el polvo que cada vez la enterraba más.
    Si al menos alguien de la familia pudiera darse cuenta de que esta flor carece de naturalidad, con su etiquetita dorada 'Made in Hong Kong' pegaba bajo un pétalo, bastaría con un pequeño gesto sin esfuerzo para despegar esa etiqueta y empezar a creer en esa ilusión. Pero me niego a tocarla, no quiero hacerle un lugar en este cementerio de muertos vivientes.
    Pero resulta que mis dedos del pie me recuerdan que estoy aquí. Salen de un agujerito en el extremo de mi manta. Cada día, sin que yo mismo me dé cuenta, consigo asomar un dedo más que el día anterior. Mañana asomaré mi pie entero. Y mi pierna. Y pronto será mi cuerpo. Siento que debo abandonar esta vida antes de estrangularme con este agujero".

    -"Yo queria a Fernand por la ternura de su ignorancia".

    -"Era el único libro que había en casa. Nunca me pregunté como había ido a parar ahí. Era gordo, las palabras se amontonaban unas sobre otras y exigían mucho esfuerzo de concentración para desvelar su secreto. En casa nunca había visto a nadie leer o escribir. La tele, los carteles publicitarios, invadían mi mente. Al principio sólo leía las frases subrayadas sin entender demasiado. Recuerdo haber querido dejarlo porque no tenía ilustraciones".

    Salu2.

    ResponderEliminar
  14. Según Times de NY es una de las cien mejores peliculas del s.XX.
    Y para quien le interese acaba de ser publicada al castellano por Ediciones Doctor Domaverso, El valle de los avasallados de Réjean Ducharme. Sí L'avalée des avalés que Léolo lee a la luz de una nevera abierta.
    No me extraña que LAuzon se inspirara en esta novela para poner toda esa imaginación como fuerza para derrocar un entorno con el que no se está de acuerdo.
    He tenido suerte de encontrarla en MAdrid.

    ResponderEliminar

▼ Reseñas novedades discográficas 2019 ▼

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER