9

JACOBITES - (1986) When the rain comes (Maxisingle)

1. When the rain comes
2. Country girl
3. The old church steps
4. Someone who cares
5. I believe in you
6. Tattered scarves




  • Nicholas "Nikki Sudden" Godfrey (vocals, guitar)
  • Dave Kusworth (guitar, vocals, bass)
  • Kevin Paul "Epic Soundtracks" Godfrey (drums)
Poco después de la publicación del extraordinario "Robespierre's Velvet Basement" de 1985, Nikki Sudden y su compañero de viaje en los Jacobites, Dave Kusworth, se descolgaban en 1986 con seis perlas de rock elegantemente acústico, entre ellas "When the rain comes", probablemente la mejor canción de esta banda maldita portadora de un sonido en el que convivían los Stones, los Faces, los New York Dolls, T.Rex o Neil Young en perfecta armonía.

Algunos de los temas que componen este fantástico maxisingle fueron incluidos en la reedición digital del mencionado "Robespierre's Velvet Basement". También aparecen dispersas en los recopilatorios “Fortune of fame” de 1988 o “Hawks get religión” de 1995.

Este texto está dedicado muy especialmente a mis amigos Víktor y Sisco, quienes cuidan como oro en paño esta joya vinílica.


Compartir este artículo en:
Síguenos en: Suscripción Pinterest

9 comentarios :

  1. reconozco que hasta hoy nunca habia oido hablar de este grupo.tendre que escucharlos a ver si me gustan

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo este vinilo bien guardado en casa en una caja de metacrilato. Este uno de los grupos alternativos y minoritarios de los 80's con mayor calidad musical. Yo siempre he sido un enamorado de su sonido. Que epoca dorada vivimos cuando grupos como este fueron top10 en los locales que frecuentabamos.
    Muy recomendable escuchar este grupo
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Ya lo tengo encargado a mi amigo el burro! No los he escuchado nunca pero que sea recomendado por este blog,es un gran aliciente!

    ResponderEliminar
  4. EN PRIMER LUGAR DARTE LAS GRACIAS POR ESE COMENTARIO FINAL EN EL KE TE ACUERDAS DE MI. LUEGO DECIROS KE SOBRE LA OPINION KE PUSE SOBRE EL LP CREO KE SIGO PENSANDO LO MISMO AUNQUE EL KE YO TENGO ES EL DOBLE LP. PERO CON RESPECTO A ESTE DISCO CON 6 TEMAS KE DECIROS PIENSO TODO LO CONTRARIO FUE CON EL KE COMO SE DICE AHORA ME TOCO LA PATATA LO RECOMIENDO YA KE SOY DE LOS KE PIENSA KE ESTE FORMATO DE DISCO "MAXIS" DABAN OTRA VIDA A LAS CANCIONES MAS VIVAS Y SI PODEIS CONPARA LA MISMA CANCION EN LP Y LUEGO EN MAXI SALUDOS SISCO

    ResponderEliminar
  5. Una delicia descomunal. No sólo las canciones son tremendas (los Jacobites dominaron el terreno acústico como pocos) sino que me parece una de sus mejores portadas. La instantánea definitiva. 9 años más tarde-tras los fascinantes Bichos-un efímero grupo de Pamplona llamado The Beatiful Losers, recuperó el espíritu de los inolvidables Jacobites.
    Gracias por rescatar estos tesoros y un brindis por los hermanos Godfrey.

    ResponderEliminar
  6. Sé que hace muchos años que la conversación se cerró en esta magnífica página pero por algún motivo tenía que hacer un comentario aún a sabiendas de que probablemente nunca llegará a su esquivo destinatario (tan fuera del tiempo como estas palabras). Estoy fumando en bata mientras un oscuro cantante susurra "alma de surf" desgarrando una puesta de sol que probablemente fue creada expresamente para ello. Al contrario de las noches, tan indistintas, las tardes tienen todas su propio e individual propósito oculto, a menudo desaprovechado. En un punto de la canción aparecieron Santo & Johnny y tuve que levantar la aguja del tocadiscos. Demasiadas emociones juntas para mi no tan joven corazón. Para tranquilizarme, volví a poner el "Before I die" de a los Jacobites, un tema inmenso pero mucho menos peligrosos que aquella canción y sobre todo que aquel cantante. Yo también brindo por Adrian y Kevin y por la extraña simetría del césped. Algún día, cuando ya nada importe, los volveremos a ver, nadando entre tiburones junto a costas de coral o en algún secreto malecón.

    ResponderEliminar
  7. Donde dije "simetría" quería decir "geometría". Pero eso probablemente lo habría adivinado el mysterioso Gaucho Divino. Gracias a woodyjagger por la página y por el espacio.

    ResponderEliminar
  8. Un placer leer tus comentarios, John Leyton. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Por extraños caminos, por sutiles ecos y coincidencias (la devoción por The Jacobites y por William Blood) y algún que otro susurro en encuentros aparentemente casuales , he llegado de nuevo a este gran blog. Hace años me dejó intrigado la fulgurante aparición del Gaucho Divino. Hoy descubro con sorpresa el comentario de John Leyton, reabriendo la conversación eones después del último comentario y desde algún punto fuera del tiempo y del espacio y, por algún motivo inexplicable, me veo en la irrefrenable necesidad de comentarlo si los admirados autores de esta web me permiten el espacio.

    Las pistas que John Leyton dejó acerca de su absoluta irrealidad, su condición, como la mía, de mero doble, de autómata incorpóreo vagando por valles sin retorno, fueron sembradas por algún motivo importante y, ahora que han germinado, deben ser recogidas.

    “Before I die” es una canción soberbia pero, como señala Leyton, menos peligrosa que esa inquietante maravilla que es “alma de surf” , a la que hay que acercarse con cautela si se quiere conservar la cordura. En ella se han comprimido, por arcanos e inasequibles procedimientos alquímicos, toda la belleza (pero también, inevitablemente, la desoladora tristeza) de mil veranos evanescentes y ya inalcanzables, los crepúsculos de un Hawai idealizado (donde nunca volveremos a quedar), el “Lonely Sea” y “The Warmth of the Sun” de los Beach Boys, el Lonely Island de los Everly Brothers y, sobre todo, ese momento de insoportable placer (“la belleza no es sino el principio de lo terrible”l) que es la aparición como invitados fantasmales de los hermanos Farina.

    En cualquier caso, precisamente por la excitación que conlleva afrontar un peligro, realizo este comentario para que los más osados se acerquen si pueden a esta “Alma de Surf” y a su misterioso cantante, ya que su canción más hermosa y letal, “El orégano de Mugardos”, sin duda la mejor canción en castellano de todos los tiempos (en la que un tema aparentemente banal se convierte en excusa para crear una oda sublime a los pequeños placeres) resulta desgraciadamente inencontrable y sólo puede atisbarse flotando en el éter hertziano, en la exclusiva Torre de la Canción, confundida con otras inmortales melodías que se ganaron su sitio en el cielo ya inaccesible de Flor de Pasión.

    Escribo estas líneas desde la lejana Kyria, como un Dunsany solitario sin más viajes fantásticos que relatar, mientras suena la voz sobrenatural de Alasdair MacLean y yace abierto y desmayado en la chaise longue mi desgastado libro sobre los pintores primitivos. En la pantalla se proyecta, en un bucle sin fin, una intrigante película en la que personajes andróginos deambulan por un París decadente y embriagador. Encontré la cinta en un bar en el que algún bendito ser de la noche debió haberla olvidado y desde entonces es mi posesión más preciada. Es una copia dañada (parece haber sido pasada por exóticos filtros orientales) y la devolvería si su propietario, por un improbable azar, contestara a este mensaje.

    Un viento salvaje azota las ventanas mientras un teléfono no deja de sonar. No puede ser contestado porque realmente no hay, ni nunca hubo, nadie aquí.

    Gracias a woodyjagger por los buenos momentos brindados en estos años y por permitirme estas divagaciones, que no son sino mensajes en una botella de un náufrago en busca de su buena estrella (la de "Los Auténticos", por supuesto). Larga vida al blog, todo un refugio para mí.

    Por Adrian y Kevin!

    ResponderEliminar

▼ Reseñas novedades discográficas 2019 ▼

▼ SUSCRIPCIÓN

TWITTER